sondeo dym de junio: el pp ganaría con el 30,9%

Sánchez impulsa al PSOE (25%) al mejor resultado desde la irrupción de Podemos

La elección del nuevo secretario general de los socialistas no solo ha puesto fin a un periodo de lucha cainita en Ferraz, sino que permite por vez primera mirar por el retrovisor a Iglesias

Foto:

La elección de Pedro Sánchez al frente de la Secretaría General del PSOE ha provocado un crecimiento del PSOE de 5 puntos en la intención de voto, según el sondeo del mes de junio de DYM para El Confidencial. Frente al 20% que obtenían los socialistas en la encuesta de marzo de este año –en plena pugna entre Sánchez y la presidenta andaluza, Susana Díaz, por el liderazgo de Ferraz–, lograría ahora el 25%. Este resultado supondría el mejor del PSOE desde que Podemos irrumpiera en el panorama electoral español en las europeas de mayo de 2014. Por su parte, el PP seguiría ganando las elecciones con un 30,9% de la intención de voto, apenas una décima menos que la encuesta de marzo.

El 25% que cosechan los socialistas tras la elección del nuevo secretario general supone no solo mejorar 5 puntos con respecto a la oleada de marzo de este año: serían 5,4 puntos más que en octubre de 2016, 2,4 puntos más que las elecciones generales del 26-J del pasado año, nada menos que 8 puntos más que en el sondeo de diciembre de 2015 (cuando el PSOE estaba más hundido), 3 puntos más que en las generales de diciembre de ese año y 5,5 puntos más que en la encuesta de noviembre de 2014, el año que irrumpió Podemos y la formación morada llegó incluso a empatar en intención de voto con el PP. Todo un soplo de oxígeno para Sánchez.

La principal perjudicada por el ascenso del PSOE de Sánchez es la alianza Unidos Podemos que encabeza Pablo Iglesias. El electorado y los simpatizantes de Podemos se sienten en mayor medida cercanos al nuevo líder socialista y ello le supone a la unión rojimorada una caída de 2,4 puntos, pasando del 19,9% que lograba en marzo al 17,5% de junio. La moción de censura, por tanto, tampoco le ha servido a Iglesias como instrumento para visualizarse como líder de la oposición a Mariano Rajoy, un papel que –según el sondeo– gana holgadamente el 'nuevo' PSOE.

En cuarto lugar sigue apareciendo Ciudadanos, con un 15,8% frente al 16,2 que obtenía en marzo. La formación de Albert Rivera no logra capitalizar votos de los desencantados del PP principalmente porque el Partido Popular ya no sufre desgaste por la corrupción: la encuesta está realizada después de la operación Lezo –que en abril llevó a prisión a Ignacio González y provocó la dimisión de Esperanza Aguirre de todos sus cargos políticos– y, sin embargo, los populares se mantienen por encima del 30% de la intención de voto.

Pero es que las tendencias –subida del PSOE, mantenimiento de PP y C's y caída de Unidos Podemos– se refleja también en la intención directa de voto, y no solo en el voto estimado. Los socialistas la encabezarían con un 15,3% y Unidos Podemos, que hasta ahora encabezaba esta clasificación, baja a la tercera posición con un 12,3%, por debajo incluso del PP (12,4), que siempre era penalizado en este apartado. La fidelidad de voto al Partido Popular es más alta que la de los otros tres partidos, lo que también viene a explicar en parte por qué los nuevos escándalos ya no hacen mella en sus perspectivas electorales: los que siguen votando al PP son auténticos "convencidos". Así, de aquellos que declaran haber votado al PP en las Generales de 2016, únicamente un 17,3% se muestra indeciso, porcentaje menor al correspondiente a los otros tres principales partidos.

La moción de censura, por tanto, tampoco le ha servido a Iglesias como instrumento para visualizarse como líder de la oposición a Rajoy

La fidelidad de voto a Ciudadanos es, por el contrario, la más baja entre los cuatro principales partidos. Este dato estaría vinculado a una importante fuga de votos a otros partidos políticos, principalmente al PSOE (8,3%) y al PP (4,3%). El PSOE y Unidos Podemos mantienen una tasa de fidelidad de voto similar, aunque el trasvase de votantes es mayor de Unidos Podemos al PSOE (6,8%) que al contrario (4,1%).

La mejoría de 5 puntos del PSOE de Sánchez viene también avalada porque el partido socialista se consolida como el que tiene mayor consideración de voto (51,7%) entre todos los posibles votantes y obtiene además –con la elección del nuevo secretario general– un incremento de 6 puntos respecto a la ola de marzo. Le sigue en segunda posición Ciudadanos (un 46,2% de los españoles estaría dispuesto a votar a la formación naranja) y en última, el PP (un 29,4%). Destaca a su vez que el PSOE es el primer partido en consideración para todos los tramos de edad, excepto para el más joven (de 18 a 25 años), donde es superado en dos puntos por Unidos Podemos.

Rivera ya tampoco aprueba

En cuanto a la valoración de los líderes, ningún político que encabeza los cuatro grandes partidos (más Alberto Garzón) obtiene un aprobado por parte de los ciudadanos. Albert Rivera, que siempre lo había conseguido, pierde la condición de único político aprobado y pasa del 5 que cosechaba en abril de 2016 al 4,4 que recibe en junio. El líder de Ciudadanos paga en este tiempo su apoyo a la investidura de Mariano Rajoy.

El resto de líderes mantienen valoraciones similares, a excepción de Alberto Garzón, cuya puntuación baja casi un punto en relación al pasado año. Mariano Rajoy, como es habitual en este tipo de encuestas, es el líder peor valorado por la ciudadanía en general, pero –y aquí vuelve a aparecer la fidelidad y 'convencimiento' del electorado popular– es el líder mejor valorado por sus propios votantes. Pedro Sánchez, subido en la ola de su victoria en las primarias frente a Susana Díaz, aprueba también entre los votantes de Unidos Podemos y se convierte en el líder mejor valorado de la izquierda.

En definitiva, la encuesta de DYM para El Confidencial arroja varias conclusiones: que el PSOE puede empezar a mirar con esperanza al futuro tras la turbulencia de la lucha por su liderato; que es Pablo Iglesias quien debe empezar a preocuparse por el abandono de parte de su electorado hacia el nuevo PSOE atraído por Pedro Sánchez, y que Ciudadanos, de momento, no parece desinflarse pero tampoco crece. ¿Y el PP? Pues ajeno a lo mucho que llueve: su 'parroquia' electoral parece dispuesta a seguir votando al partido por mucha corrupción que siga cayendo.

Ficha técnica

Ámbito: nacional.

Universo: población española de 18 a 75 años. 

Recogida de información: entrevista telefónica asistida por ordenador (CATI) realizadas a teléfonos fijos y móviles, para la representación de los individuos residentes en hogares solo móvil, mediante la administración de un cuestionario estructurado. 

Tamaño y distribución de la muestra: 1.219 entrevistas seleccionadas aleatoriamente. Se han aplicado cuotas de sexo y edad, actividad laboral, zona geográfica y tamaño de hábitat. 

Error muestral: partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple y para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas) y en la hipótesis más desfavorable (p=q=50), el margen de error para los datos en el total de la muestra es del ± 2,9%.

Trabajo de campo: llevado a cabo por entrevistadores de Dymphone, división de DYM especializada en estudios telefónicos, entre el 22 y el 28 de junio de 2017. 

Proceso de datos: realizado por el departamento de proceso de datos del Instituto DYM

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios