Nieto descarta que pueda ser imputado y el PSOE le llama "recadero de chivatos"
  1. España
operación lezo

Nieto descarta que pueda ser imputado y el PSOE le llama "recadero de chivatos"

El secretario de Estado reiteró su versión sobre la reunión con González, ajena a los negocios del expresidente autonómico, y se presentó como víctima de filtraciones del caso

Foto: El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. (EFE)
El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. (EFE)

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, en el punto de mira de la oposición por haberse entrevistado en su despacho con Pablo González, hermano del expresidente de la Comunidad de Madrid, no se ha planteado la posibilidad de dimitir porque mantiene la confianza de su jefe, el ministro de Interior, Juan Antonio Zoido y porque no cree haber hecho nada de lo que arrepentirse. Es la advertencia que ha hecho el número dos del departamento en el Congreso después de las últimas noticias sobre el caso Lezo que le enfrentan a los fiscales del mismo, y pese a la petición de dimisión lanzada por el PSOE por considerarle "recadero de chivatos".

El número dos de Interior no se plantea dimitir por su reunión con el hermano de González

Nieto ha reiterado su versión sobre la reunión con González, ajena a los negocios del expresidente autonómico, al mismo tiempo que se presentaba como víctima de las filtraciones del caso y sostenía que Zoido tiene el cargo de secretario de Estado de Seguridad a su disposición desde el día que llegó al mismo. También ha lamentado el desgaste que puede producir al Gobierno, pese a su inocencia y su confianza absoluta en que al final se aclararán las “dudas o errores” sobre el episodio de la entrevista.

Foto: José Antonio Nieto, durante su comparecencia pública. (EFE)

Después de recoger el apoyo del Ejecutivo, el número dos de Interior llegó al Congreso respaldado además por la Fiscalía General del Estado, institución que por medio de una nota negó que Anticorrupción quisiera imputarle "en modo alguno" al mencionarle en un escrito del Ministerio Público con la "presunta investigación chivada". “El señor Nieto no tiene nada que ver con el tema", remachaba la Fiscalía.

El secretario de Estado aseguró que desde que estalló la operación Lezo y se supo de su reunión a través de un auto del juez instructor, Eloy Velasco, ha intentado ser "absolutamente leal a la verdad".

Foto: El fiscal Anticorrupción Manuel Moix, en una imagen de archivo. (EFE)

Nieto, que en cualquier caso descarta que vaya a ser imputado al final, reiteró que está muy tranquilo porque sabe “lo que ocurrió en esa reunión y que no hay nada de lo que tenga que arrepentirme. Lamento, y no saben cuánto, la mala suerte de que se produjera esa reunión", recalcó antes de entrar en la comisión de Interior del Congreso para oír nuevas peticiones de dimisión.

El secretario de Estado comparecía para dar explicaciones sobre los problemas en la frontera de Melilla y para dar datos sobre la lucha contra la delincuencia organizada, cuestiones que abordó a fondo, pero que no fueron del interés de los partidos de la oposición, pendientes de acosarle por el caso Lezo. Destacó en ese empeño el portavoz de Interior del PSOE, Antonio Trevín, quien directamente pidió su cabeza al dar por hecho que Nieto está en el origen de los avisos recibidos por Ignacio González de que iba a ser detenido. El socialista le llamó "recadero de chivatos".

El número dos de Interior eludió la referencia directa a su pulso con los fiscales y aunque alabó la tarea de los jueces y el Ministerio Público, sostuvo que a veces se equivocan. Y como considera que ese es el caso que le afecta, se encomendó a "la santina" para que al final prevalezca "la verdad" de su inocencia.

Juan Ignacio Zoido Ignacio González Fiscalía General del Estado Ministerio del Interior Melilla
El redactor recomienda