Rajoy se hace a la idea de jugarse los Presupuestos al triple empate a 175 escaños
  1. España
la negociación con el PNV se cerrará al límite

Rajoy se hace a la idea de jugarse los Presupuestos al triple empate a 175 escaños

Los nacionalistas exgen un cupo reducido, inversiones para la mayor concentración de AVE que va a existir en el mundo (la Y vasca) y menos recursos ante el Tribunal Constitucional

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

El Gobierno se ha hecho a la idea de jugarse su principal y único proyecto de la legislatura, los Presupuestos Generales del Estado, en el último minuto del debate que terminará el próximo jueves y por la mínima: solo puede aspirar al empate de sus 175 votos previsibles (PP, Ciudadanos, PNV y Ana Oramas) frente a los 175 de los grupos de izquierda e independentistas. Siempre que Mariano Rajoy logre cerrar (previo pago vía cupo) un acuerdo con Íñigo Urkullu y ningún diputado se equivoque, el Congreso tendrá que votar las tres veces de rigor que fija el reglamento para el caso de empate.

La intervención personal del presidente del Gobierno en conversación con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, desbloqueó la negociación para poder captar los cinco votos nacionalistas imprescindibles para el empate. El grupo parlamentario nacionalista que encabeza Aitor Esteban renunció a presentar la enmienda de devolución a los Presupuestos que ya tenía preparada para el pasado viernes.

Foto: El portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE)

Pero sí registró su iniciativa contra las cuentas del Estado el diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo, integrado en el Grupo Mixto después de concurrir a las elecciones en coalición con el PSOE. Ana Oramas, de Coalición Canaria, pactó su apoyo al proyecto del Ejecutivo con las concesiones presupuestarias debidas, mientras que Quevedo redactó las que considera todavía factibles.

El resultado es que Rajoy no podrá contar con los "175 votos y medio" que calculaba tener antes de Semana Santa, porque el medio se ha pasado entero al bloque de enmendantes a la totalidad. En el debate habrá un total de siete propuestas de devolución de los Presupuestos: las de los grupos del PSOE, Podemos y ERC, más las de los diputados del Mixto del PDeCAT (antigua Convergencia), Compromís, Bildu y NC. Suman los mismos 175 escaños que el PP con sus socios fijos, eventuales y pendientes de cerrar contraprestaciones (PNV).

Solo puede aspirar al empate de sus 175 votos previsibles (PP, Ciudadanos, PNV y Ana Oramas) frente a los 175 de izquierda e independentistas

En fuentes gubernamentales reconocen que la clave para el desbloqueo de las negociaciones con los nacionalistas vascos ha sido el dinero (la negociación del cupo), mientras que en el grupo parlamentario del PNV apuntan con ironía que también desean "cariño", se supone que del político en cuestiones competenciales. "Pero de cárceles, nada", agregan aunque sea casi la única que les queda por controlar. Su interés por los presos terroristas de ETA encarcelados es relativo y poco presupuestario.

Rajoy ha logrado reabrir la negociación con los nacionalistas vascos en el punto en el que Cristóbal Montoro se plantó hace dos semanas por considerar el cálculo del cupo que hace el Ejecutivo vasco, la aportación de su hacienda al sostenimiento general del Estado, era demasiado bajo. Había por entonces una diferencia de unos 350 millones de euros que parecía insalvable, pero ya no.

El PNV reconoce la importancia de tener los Presupuestos aprobados para mantener la recuperación económica, y también por la estabilidad política que conllevan. Para los nacionalistas los últimos casos de corrupción no son un obstáculo para pactar con el Gobierno, el PP les arregló sus propias cuentas en Semana Santa y lo que quieren son partidas concretas que 'vender' a sus cuadros y bases electorales antes del próximo jueves: el cupo reducido, las inversiones en la mayor concentración de AVE que va a existir en el mundo (la Y vasca) y menos recursos ante el Tribunal Constitucional.

En medios del PP reconocen su escaso margen para plantarse y que tendrán que hacer en este caso "como todos los gobiernos en minoría" cuando tuvieron que actualizar el cupo: ceder como cedieron Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Queda luego el capítulo del disimulo, el complicado desbroce de los balances de abonos y compensaciones entre la administración central y la autonómica.

El Ejecutivo da por hecho que al final podrá contar con los cinco votos del PNV para esa primera votación en el Congreso de 175 diputados en contra de la devolución de las cuentas frente a 175 a favor. Uno solo error significaría la derrota del proyecto y la oposición tendrá tres oportunidades para tumbarlo. Así lo fija el reglamento de la Cámara: "Cuando ocurriere empate en alguna votación, se realizará una segunda y, si persistiese, se suspenderá la votación durante el plazo que estime razonable la Presidencia. Transcurrido el plazo, se repetirá la votación y, si de nuevo se produjese empate, se entenderá desechado el dictamen, artículo, enmienda, voto particular o proposición de que se trate”.

De superar ese pleno, el Gobierno se enfrentará después a todo el proceso de emiendas al articulado. En los capítulos de cada ministerio o sección no basta con el empate, necesita un voto más que el enmendante para mantener el proyecto y si se descuadra una parte cae todo el proyecto. Y para ese trámite se apuntarán al modelo de negociación del PNV, desde los socios fijos del Ejecutivo como Foro Asturias a los posibilistas como Pedro Quevedo, e incluso los diputados del PDeCAT para cuidar sus feudos locales.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
PNV Coalición Canaria (CC) Ana Oramas Partit Demòcrata Català (PDeCAT) Foro Asturias Cristóbal Montoro Pedro Quevedo Iñigo Urkullu Presupuestos Generales del Estado Partido Popular (PP) Mariano Rajoy
El redactor recomienda