SIN CALENDARIO NI GARANTÍAS

Iglesias frena el proceso para federalizar Podemos que exigen los líderes territoriales

El sector pablista fue el que menos concretó la descentralización organizativa y no desarrolló un modelo federal en sus documentos para la asamblea estatal de Vistalegre II

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), y la coordinadora en Andalucía, Teresa Rodríguez, durante un acto electoral. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), y la coordinadora en Andalucía, Teresa Rodríguez, durante un acto electoral. (EFE)

Las promesas de descentralización lanzadas por Pablo Iglesias durante la campaña interna en Vistalegre II, recogiendo así las demandas de diversos líderes territoriales, no tendrán encaje en el corto plazo. El documento organizativo aprobado en la asamblea apenas desarrolla la federalización, a diferencia de los proyectos errejonista y anticapitalista, más allá de una mera declaración de intenciones sobre una “descentralización territorial que asuma, respete y represente la realidad plurinacional de nuestra organización como un valor añadido”. La recién nombrada secretaria de plurinacionalidad, la canaria Meri Pita, ya mostró su “temor” días antes de la celebración de Vistalegre II que la descentralización de Podemos convierta los territorios en “franquicias”.

El reflejo a nivel organizativo de la “realidad plurinacional” choca con el carácter de la única medida incluida en el texto: la creación de un consejo plurinacional de secretarías generales autonómicas en el que se discutiría un 'café para todos'. El secretario de Organización, Pablo Echenique, afirmaba tras la reunión semanal de la dirección que dicho consejo se convocará en “breve” para determinar los pasos a seguir. En el aire está el grado de descentralización que se llevará a cabo, más allá de la capacidad de cada territorio para convocar sus propias primarias o contar con autonomía financiera.

Tampoco está previsto un calendario ni si más allá del 'café para todos', con acuerdos multilaterales fijados en dicho consejo, se realizarán negociaciones bilaterales con aquellos territorios que, como en el caso de Andalucía, reclaman confederarse, según fuentes de la secretaría de Organización. “En los próximos meses veremos pasos concretos”, afirmaba Echenique esta semana, después de que la coordinadora andaluza advirtiese que la negociación “no será eterna” y exigiese establecer un calendario, aun saludando que “hay una abierta voluntad para encontrar un acuerdo”. Navarra, La Rioja y Asturias, con demandas similares de federalización, tampoco han podido encauzar este proceso.

El consejo plurinacional de secretarías generales autonómicas se convocará en "breve" para determinar los pasos a seguir, avanzó Echenique

La coordinadora andaluza, que fue reelegida en su cargo el pasado mes de noviembre con el mandato de convertir Podemos Andalucía en una organización independiente, con su propio CIF y estatutos, ha mantenido ya contactos con Echenique. Una reunión preliminar, según el secretario de Organización, en la que no se produjeron avances sobre la fórmula para dotar de autonomía a los territorios.

Las funciones del consejo de plurinacionalidad, según se recoge en los documentos aprobados en la asamblea estatal, son “debatir y coordinar la política general respecto a los territorios en temas referentes al derecho a decidir, a la modificación de los sistemas electorales y a todo aquello que esté relacionado con la autonomía territorial”. Todo está por discutir, mientras todavía no se ha fijado ninguna fecha para celebración de dicho consejo. En este sentido, el sector pablista fue el que menos concretó el desarrollo del modelo federal, y durante su defensa de los documentos organizativos en la asamblea presencial, la senadora Pilar Lima explicó que “cuando hablamos de descentralizar hablamos de un reparto del poder hacia abajo, no solo entre territorios, sino de arriba a abajo", partiendo del plano municipal “hacia instituciones más altas”.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique. (EFE)
El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique. (EFE)

Las próximas asambleas autonómicas volverán a poner sobre la mesa el debate de la descentralización, pero el encaje que pueda dársele a sus demandas sigue siendo una incógnita. En Valencia, la única comunidad pendiente de celebrar su congreso que ya ha fijado fecha, el actual secretario autonómico, Antonio Montiel, se ha referido en alguna ocasión a la necesidad de plantear un “federalismo cooperativo”. Otros proyectos alternativos, como el de la iniciativa Construint desde Baix, apuestan por una “federación valenciana con personalidad jurídica propia”, mientras que desde Aprofondir el Cambi se defiende en su manifiesto que “hay que arraigar Podem en el territorio, valencianizarlo”.

La plurinacionalidad sigue siendo solo retórica para la dirección estatal del partido y el modelo confederal aprobado por los inscritos andaluces hace cuatro meses sigue en el aire. El secretario general, Pablo Iglesias, explicaba ayer en el Congreso, tras reunirse con el presidente del Pacte Nacional pel Referéndum, Joan Ignasi Elena, que España cuenta con “gentes y pueblos con identidades diferentes y tenemos un proyecto para que caminen juntas, pero para eso la libre decisión democrática es imprescindible”. El referéndum catalán es una de las principales banderas de Podemos, pero incluso en este territorio se mantiene un modelo centralista idéntico al del resto de comunidades.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios