SAÉNZ DE SANTAMARÍA SE REÚNE CON ARRIMADAS

Rajoy ordena endurecer la réplica a Puigdemont: "El PP no dejará pasar ni una"

El Partido Popular destaca que apropiarse de datos fiscales y hacer informes sobre jueces y policías son actitudes propias de regímenes totalitarios, xenófobos y excluyentes

Foto: Primera reunión en Moncloa el pasado mes de abril entre Rajoy y Puigdemont. (EFE)
Primera reunión en Moncloa el pasado mes de abril entre Rajoy y Puigdemont. (EFE)

Las últimas revelaciones sobre los planes de la Generalitat catalana para violentar el marco constitucional han obligado al Partido Popular a endurecer el tono de la réplica al desafío de los independentistas. A instancias de Mariano Rajoy, y después de la reunión del comité de dirección del partido, los dirigentes, portavoces y barones del PP (con Alberto Núñez Feijóo al frente) se multiplicaron para denunciar la gravedad de las acusaciones, como el manejo de datos fiscales de los ciudadanos y la elaboración de informes sobre las ideas políticas de jueces, policías y funcionarios en Cataluña.

Frases como "el PP no va a dejar pasar ni una" o "el Estado de derecho se impondrá"; ataques directos a Carles Puigdemont por haber hecho "el ridículo" en el exterior y el recordatorio de que los nacionalistas han llevado a la quiebra a una Generalitat que se sostiene gracias a la Administración central y al Fondo de Liquidez Autonómico fueron el núcleo de la respuesta en bloque de los populares.

El comité de dirección del partido estuvo más dedicado a hablar del reto secesionista catalán que del XVIII Congreso, según reconocieron en fuentes de la sede de Génova. Rajoy no pudo asistir porque tenía que atender a la visita del presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa, y fue la secretaria general, María Dolores de Cospedal, la encargada de presidir la reunión de los vicesecretarios y portavoces parlamentarios del PP y transmitir las consignas del jefe.

Rajoy ordena endurecer la réplica a Puigdemont: "El PP no dejará pasar ni una"

El portavoz oficial, Pablo Casado, fue el primer encargado de ensayar el cambio de tono, después de meses de probar con una oferta permanente de diálogo a Puigdemont y Junqueras que no parece que influya en los planes de la Generalitat, como invadir las competencias de la Agencia Tributaria y controlar los datos fiscales de los ciudadanos en Cataluña.

Casado recordó que los responsables de la Generalitat, además de incumplir la ley (por la desobediencia al Tribunal Constitucional), proceden ahora contra los derechos individuales de las personas, según ha contado el exsenador de ERC Santiago Vidal. El portavoz del PP apoyó la petición del Grupo Popular en la Cámara autonómica para que se celebre un pleno extraordinario con el fin de que los responsables del Gobierno catalán expliquen "por qué se están metiendo en las casas de la gente y en sus declaraciones de la renta, y por qué están haciendo informes sobre lo que piensa cada cual".

El dirigente del PP recordó que esas prácticas reveladas por Vidal son propias de regímenes totalitarios, xenófobos y excluyentes."El Partido Popular no dejará pasar ni una", añadió el portavoz.

Casado lamentó también que Puigdemont prefiera el entendimiento con los populistas, extremistas y antisistema de la CUP en vez de la mano tendida de Rajoy. Y en nombre del PP y del Gobierno, aseguró que ninguna de las ilegalidades denunciadas quedará impune porque el Estado de derecho impedirá "cualquier fractura social, política o de la soberanía nacional que los irresponsables de la Generalitat pretendan".

Feijóo aprovechó después una conferencia en Madrid para incidir en las mismas críticas, destacar la insolvencia económica de la Generalitat, pese a que el modelo de financiación autonómico se hizo a su medida, e insistir en que "el manejo de datos fiscales es un delito".

Reunión entre Saénz de Santamaría y Arrimadas

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, encargada por Rajoy de alentar el diálogo con la Generalitat, recibirá este miércoles por la tarde a Inés Arrimadas en el Palacio de la Moncloa. La líder de la oposición en Cataluña debutó este lunes como nueva portavoz nacional de Ciudadanos asegurando que su objetivo en el encuentro de mañana será "dar voz a los catalanes" después de que Puigdemont decidiera no acudir a la Conferencia de Presidentes autonómicos el pasado 17 de enero. "Ya que el presidente no va, pues voy a ir yo", insistió con cierta sorna.

Inés Arrimadas, justo antes de su anterior encuentro con Saénz de Santamaría, el 7 de diciembre del año pasado. (EFE)
Inés Arrimadas, justo antes de su anterior encuentro con Saénz de Santamaría, el 7 de diciembre del año pasado. (EFE)

La portavoz de los naranjas en el Parlament considera imprescindible abordar con la vicepresidenta los principales temas que afectan a la comunidad autónoma, como el sistema de financiación, la garantía de los servicios básicos y las infraestructuras fundamentales para los catalanes y el conjunto de los españoles. Por su parte, Saénz de Santamaría —que ya cuenta con despacho propio en Barcelona para llevar a cabo su labor— recibió el cometido de tomar las riendas de la relación entre Gobierno y Generalitat, siendo su principal interlocutor el líder de ERC, Oriol Junqueras, ante el desafío imparable de Puigdemont, ahora aliado con la CUP.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios