su padre, también involucrado

Cronología del 'Caso Neymar': del fichaje del Barcelona a su declaración ante el juez

El inicio de la investigación se remonta a 2013, cuando el brasileño jugaba en el equipo del Santos y el Barça le quiso en su plantilla

Foto: El jugador del Barcelona, Neymar, en una imagen de archivo (EFE)
El jugador del Barcelona, Neymar, en una imagen de archivo (EFE)

La Audiencia Nacional (AN) investiga a Neymar por un presunto delito de corrupción. Según las hipótesis sobre las que se trabaja, el jugador habría pactado en 2011 su contratación por 40 millones de euros con el FC Barcelona mientras jugaba en el Santos brasileño, una operación que ha llevado al deportista a los tribunales. Esta ha sido la cronología del conocido como 'Caso Neymar'.

["El Madrid hizo bien las cuentas y se echó para atrás en el fichaje de Neymar"]

Neymar, fichado por el Barcelona

El 26 de mayo de 2013, el Barça fichó a Neymar para que jugara en su plantilla durante los siguientes cinco años. El brasileño se incorporó al equipo con tan solo 21 años, pues a pesar de su juventud el FC Barcelona supo ver en él las cualidades que se confirmarían con el paso del tiempo. “Su juego es muy vistoso y ha recibido muchos reconocimientos, e incluso elogios del célebre Pelé, de quien se le considera sucesor”, pudo leerse en la página web del club. Su ingreso en el vestuario azulgrana se cerró por 50 millones de euros, cifra a la que se deben añadir otros 10 millones que se pagaron al Santos en concepto de aseguración del fichaje.

Neymar, durante una sesión de entrenamiento (EFE)
Neymar, durante una sesión de entrenamiento (EFE)

Seis meses después de que se firmara el contrato, la plataforma Grup d'opinió barcelonista –conocida como Go Barça y cuyo objetivo es, según su perfil de Twitter, “hacer de altavoz, crear debate y reflexionar sobre el actual rumbo de modelo de club”– envió un burofax al equipo exigiendo explicaciones sobre la cuantía total del fichaje de Neymar: según Go Barça, el 'precio' del jugador sería de unos 20 millones de euros más. Ambas entidades no llegaron a un acuerdo y, en diciembre de 2013, Jordi Cases –miembro de Go Barça– acudió a la Audiencia Nacional para presentar una querella contra Sandro Rosell, por aquel entonces presidente del equipo.

La AN comienza a investigar

Tras mostrarse competente en el caso, la Audiencia Nacional solicitó al Barça la documentación relativa al fichaje de Neymar. Toni Freixa, directivo del equipo que llegó a ser candidato a la presidencia del club, presentó los contratos rubricados entre 2011 y 2013 así como las memorias económicas que comprendían el mismo trienio. Paralelamente, Freixa comunicó a Cases que el FC Barcelona iba a demandarle por daños y perjuicios, al haber puesto en entredicho la transparencia de sus cuentas.

A principios de 2014 entró en acción la Fiscalía solicitando al juez Pablo Ruz la admisión a trámite de la querella contra el entonces presidente del club, Sandro Rosell, por apropiación indebida. La argumentación del fiscal José Perals fue que los contratos del fichaje de Neymar podrían ser “simulados”. Según Perals, los contratos del jugador “no responden a lo indicado en los mismos, tratándose en algún caso de contratos simulados", y en otros casos se cambiaba de tipo contractual de manera fraudulenta. El juez Ruz admitió la querella.

Sandro Rosell dimite

El 23 de enero de 2014, Sandro Rosell dimite dejando al Barcelona en manos de Josep María Bartomeu, tras haberse visto comprometido por la admisión de la querella presentada a través de un auto al que tuvo acceso El Confidencial. Según el texto, la entidad azulgrana pactó el 15 de noviembre de 2011 el pago de 40 millones de euros a la sociedad N&N –propiedad del padre de Neymar– por la compra de los derechos federativos de citado jugador a partir del momento que terminara contrato con el Santos.

El expresidente del FC Barcelona, Sadro Rosell, abrazado por su predecesor Josep Maria Bartomeu (EFE)
El expresidente del FC Barcelona, Sadro Rosell, abrazado por su predecesor Josep Maria Bartomeu (EFE)

Esta vinculación económica fue suficiente para que la Justicia entendiera que el Barcelona había manifestado su intención de contratar al jugador en 2014, año en el que expiraría el contrato con el club brasileño. Como adelanto y forma de asegurar el fichaje, el Barça pagó en ese momento la cantidad de 10 millones de euros, sin intereses y a amortizar cuando se formalizara el contrato laboral. El juez Ruz reconoció que este préstamo constituía una garantía del futuro contrato.

El Barcelona, imputado

Jordi Cases decidió retirar la querella que fue germen de toda la investigación, pero a pesar de ello la Audiencia Nacional continuó con sus trabajos. En febrero de 2014, sin embargo, una nueva querella entró en proceso judicial: en esta ocasión fue Manos Limpias quien la interpuso, querellándose contra Rosell, Javier Faus –exvicepresidente del equipo– y el padre de Neymar –Neymar da Silva Santos–. El sindicato fue aceptado como acusación particular previo pago de 60.000 euros de fianza, pero finalmente su querella no se admitió a trámite porque no pagaron la cuota en el plazo establecido.

Neymar (EFE)
Neymar (EFE)

No corrían buenos tiempos para el Barcelona, pues a mediados del mismo mes la Fiscalía solicitó la imputación del club por delito fiscal en el fichaje de Neymar. El club quedó imputado y, días después, la Agencia Tributaria se personó en la causa contra el delito: según se detalló, el equipo habría defraudado más de nueve millones de euros. El Barça pagó 13 millones a las arcas públicas afirmando que su intención era seguir la estrategia marcada por los asesores fiscales y no admitir la culpabilidad tras hacer este ingreso.

En marzo de 2014, el FC Barcelona llevó a cabo acercamientos con la Fiscalía para buscar un acuerdo de conformidad. La Fiscalía les pedía el reconocimiento por parte de Rosell y Bartomeu de la existencia de delito.

Bartomeu y Faus

Durante los meses posteriores, ante el juez Ruz desfilaron varios de los implicados en el presunto delito del fichaje de Neymar. Sandro Rosell afirmó “no leer la letra pequeña de los contratos”. También se solicitó, por parte de Cases, que tanto Bartomeu como Javier Faus –quien fue vicepresidente económico del Barça– fueran imputados, pero se rechazó la ampliación de la demanda. Finalmente, Cases decidió retirarla.

Sin embargo, en febrero de 2015, fue la propia Fiscalía la que recuperó uno de estos dos nombres –el de Josep Maria Bartomeu– y volvió a pedir al juez que iniciara los trámites para imputarle por un delito fiscal en el ejercicio fiscal del año anterior. Ruz así lo hizo y, a mediados de mes, el presidente del club se sentó en el banquillo para declarar. Responsabilizó a Rosell de los contratos relativos al jugador, pero a pesar de ello la Fiscalía pidió llevarle a juicio por el impago de casi dos millones de euros a Hacienda.

Sobreseimiento del caso

Tanto Sandro Rosell como el Barça pidieron que el caso Neymar se trasladara a la Audiencia Provincial de Barcelona y dejar de estar en manos de la Audiencia. A pesar de los intentos, se desestimó esta solicitud y se propuso llevar a juicio al club, su expresidente y su actual dirigente por fraude fiscal. El Fiscal pidió una multa de 22,2 millones al club; dos años y tres meses de cárcel y una multa de 3,83 millones de euros para Bartomeu; y una multa de 25,15 millones de euros para Rosell.

DIS 'entra en escena'

El fondo de inversiones DIS-Esportes y Organizaçao de Eventos presentó una querella contra Neymar, su padre, Jose Maria Bartomeu, Sandro Rosell, los directivos del Santos brasileño –Odilio Rodrigues y Luis Alvaro de Oliveira–; el propio FC Barcelona y el equipo del Santos. Según DIS, este fondo de inversiones había sido estafado durante los procesos de fichaje del jugador, pues no recibió la cuantía correspondiente a los derechos del deportista que se habían pactado: según DIS, el fichaje de Neymar se cerró por un precio más elevado al oficial, pero el club falseó los datos rebajando el coste para no tener que desembolsar tanto dinero.

Cronología del 'Caso Neymar': del fichaje del Barcelona a su declaración ante el juez

El juez de la AN José de la Mata admitió la querella por estafa y corrupción, y rechazó los recursos interpuestos por Neymar y Bartomeu a la vez que la Fiscalía solicitaba la imputación de Neymar a raíz de la querella de DIS. En enero de 2016, la Fiscalía brasileña también presentó denuncia contra el jugador, su padre, Rosell y Bartomeu en concepto de evasión fiscal y falsificación de documentos mercantiles –la denuncia brasileña por evasión fiscal quedó archivada–. La Justicia de Brasil embargó bienes a Neymar por valor de 42 millones de euros.

Neymar y su padre, a juicio

Tras las declaraciones de varias personas vinculadas en el caso, la Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió sentar en el banquillo a Neymar, su padre, el Barça y el Santos por presunta estafa y delito de corrupción. El 10 de junio de 2016, se llegó a un pacto en el que Rosell, Bartomeu y el deportista quedaban exonerados de culpabilidad si el club asumía los delitos fiscales. De esta manera, el Barcelona aceptaba la comisión del delito por “error de planificación fiscal” durante 2011 a 2013 y fue condenada por la Audiencia de Barcelona a pagar una multa de 5,5 millones de euros por dos delitos fiscales.

El pasado mes de febrero, Neymar se sentó en el banquillo para prestar declaración, pero ha sido ahora cuando se han destapado las imágenes del momento. Neymar mantuvo ante el juez que solo firmaba los documentos que su padre le daba. “Sí, comprendo, pero no sé mucho, sobre todo sé más por lo que hablan en la prensa, y mi padre es quien maneja mi carrera desde que nací y es una persona en quien confío con los ojos cerrados y cuida de mi vida y de mi carrera también”, aseveró el jugador.

Cronología del 'Caso Neymar': del fichaje del Barcelona a su declaración ante el juez

El azulgrana también declaró que ni siquiera se acordaba del primer contrato que firmó con el Santos. “La verdad, yo... no recuerdo muy bien, sé que profesionalmente fue con 16 años que firmé mi primer contrato, y desde que puse mi firma en papel esa vez, fue mi padre quien manejó todo, que es una persona en la que yo confío, y él me pedía que firmara los papeles y eso es lo que yo hacía sin ningún problema”. La Fiscalía solicita que sea condenado a dos años de prisión, mientras que DIS eleva su petición hasta los cinco años de cárcel.

Tras la publicación de esta grabación, el FC Barcelona ha pedido al juez De la Mata que la investigue. Según publica Mundo Deportivo, el club blaugrana y la familia del jugador estarían molestos por la publicación y han pedido al juez que depure responsabilidades.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios