14 MESES desde que se incorporó a podemos

General José Julio Rodríguez: "Ahora soy un soldado de Podemos. Tengo otros jefes"

Dejó la vida militar para incorporarse a las filas de Podemos. "¿Se hubiera montado la de dios si en lugar de Podemos hubiera fichado por el PP?”, reflexiona el ex-Jemad

Foto: El exjefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) José Julio Rodríguez. (EFE)
El exjefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) José Julio Rodríguez. (EFE)

No es fácil despachar de un plumazo la decisión de un hombre libre. Ni siquiera ponerla blanco sobre rojo, que sería el caso. Menos en un oficial superior cuatro estrellas con más de 3.000 horas de vuelo al mando de cazas de combate. Medio siglo vistiendo de uniformado. Todo ello bajo dos 'regímenes' completamente diferentes.

La pregunta sigue pululando por todos los salones del viejo burgo podrido en el que inevitablemente se convierte Madrid en ocasiones. ¿Por qué con una impresionante carrera militar decide asomarse al balcón y arrojarse al vacío? ¿Por qué un hombre con toque intelectualmente regio abre su camisa y expone su pecho a las balas mortíferas y rompedoras de la opinión publicada? ¿Por qué?

José Julio Rodríguez, 68 años, es hombre flaco como un junco y disparador de palabras con la efectividad de misil aire/tierra. Desde que soltó la bomba de neutrones con su incorporación a Podemos, salió al primer plano la historia humana y vital de este viejo soldado del aire, hijo de piloto militar y andarín por los cielos de la vieja España.

Pablo Echenique (i), junto a Carolina Bescansa (d), Txema Guijarro (2d), y  Rodríguez (2i). (EFE)
Pablo Echenique (i), junto a Carolina Bescansa (d), Txema Guijarro (2d), y Rodríguez (2i). (EFE)

Me llevaría un gran chasco si alguien pudiera demostrar que este general lleva encima de sí una mácula en forma de denario o interés espurio. No parece que el dinero sea una motivación en este hombre al que tildan con todo tipo de epítetos. “Traidor” es el más suave que se ventea en los medios, pero también cuando transita por la calle. “Duele, vaya si duele. Jamás he contestado a ningún atropello. Solo exijo respeto para una decisión tomada muy meditadamente con mi familia y mi entorno”.

El consenso familiar fue claro: “Me metí en política para cambiar la política. Podemos era la opción que más se aproximaba a lo que venía rumiando hace tiempo. ¿Se hubiera montado la de dios si en lugar de Podemos hubiera fichado por el PP?”.

“He volado casi todos los cielos de medio mundo en un F-18. Desde allí se ve mucha injusticia y es lo que intento combatir. Llámame utópico, Quijote, lo que quieras, pero yo quiero dormir con la conciencia tranquila. Lo que hago, lo que he hecho, responde a ese principio. Siempre he sido muy político”.

"Se me ha atacado mucho. No soy tan importante para que mis compañeros de Podemos tengan que estar defendiéndome constantemente"

Le pregunto por un día en la vida del general Rodríguez. “Ahora soy un soldado de Podemos, tengo otros jefes”. ¿Dónde tienes el despacho? “[Risas] Mi despacho actualmente es cualquier cafetería de Madrid donde haya wifi”. De hecho, se le puede ver en una esquina del barrio de Arguelles dándole que te pego a su ordenador portátil y su libreta de notas. No antes de su hora diaria de natación, que le permite mantenerse en forma. Dirige el foro 'Milicia y democracia' y está en primer tiempo de saludo a lo que ordene el alto mando podemista.

Pasó de la 'reserva' a la condición de 'retiro' —“vivo de mi pensión”— por decisión propia al afiliarse. El ministro Morenés, sumamente enojado, propuso al consejo un real decreto en el que le cesaba también como miembro de la Asamblea de la Orden de San Hermenegildo. Pero en lugar de poner en el escrito “a petición propia”, como en la mayor parte de los casos que se habían dado con anterioridad, el real decreto recogía como motivos para el cese la “pérdida de confianza” y “falta de idoneidad”. El ministro montó en cólera al enterarse de la incorporación del ex-Jemad a las filas de Podemos cuando el jefe político se encontraba con altos mandos de la OTAN en unas maniobras en las Bárdenas Reales. “Fue un exceso, un intento de escarmiento”.

“Se me ha atacado mucho. Baste con que ponga 'buenos días' en Twitter y ya están dándome cera sin parar”. “No soy tan importante para que mis compañeros tengan que estar defendiéndome constantemente. Me suelo comunicar con ellos a través de Telegram”.

José Julio Rodríguez Fernández, en su cargo como Jemad. (EFE)
José Julio Rodríguez Fernández, en su cargo como Jemad. (EFE)

El emisario de Podemos para ficharle fue Rafael Mayoral, al que conocía de antes. Naturalmente, con el visto bueno del comandante en jefe. Tres reuniones y para adentro.

Sobre la monarquía y Errejón

“Soy un hombre libre, con su carrera hecha. Tienen poco que quitarme”. Quizás aquí radique el mayor porcentaje de argumentos para su controvertida elección política. De ahí que no rehúya pregunta alguna.

“La monarquía en España juega un rol secundario en el juego democrático. No tiene ninguna influencia, aunque nosotros no cuestionamos actualmente la institución. Sí creo que si el rey Felipe VI consultara al pueblo, ganaría la permanencia”.

El almuerzo es intenso. “Dentro del actual debate en Podemos, yo me alineo con Pablo Iglesias, que es el mejor secretario general posible. Es difícil entender que alguien quiera liderar un proyecto si no está de acuerdo con él”.

Sobre Cataluña, “defendemos el derecho a decidir, pero yo sería beligerante por la unidad de España”. “Si yo fuera ministro de Defensa, algo que realmente dudo que pueda ocurrir, la primera medida sería abrir los temas referidos a la defensa nacional al debate público. Que el pueblo decida qué tipo de defensa quiere, al igual que ocurre con la Sanidad o la Educación. En cualquier caso, hay que volver a redimensionar las Fuerzas Armadas y soportar el coste de esa reforma…”.

"Yo me alineo con Iglesias, que es el mejor secretario general posible. Es difícil entender que alguien quiera liderar un proyecto si no está de acuerdo con él"

Quiere dejar explícitamente claro que volvería a ser militar. “No he conocido otra cosa y mi crecimiento intelectual y humano se lo debo al Ejército, entre esas cosas mi afición por la lectura y la formación a todos los niveles. No tengo ninguna razón para renegar de 50 años de entrega”.

Dos intentos seguidos y no hubo escaño parlamentario. “Fui donde me dijeron que fuera. Punto”. ¿Una decepción? “¡Claro! Pero yo ya he pasado por situaciones muy difíciles, las más, sin duda, aquellas en las que durante mi mandato de Jemad se produjeron muertos entre las tropas españolas en algún lugar del mundo. Eso es terrible. Nunca hay dos casos parecidos”.

Sobre el terrorismo

“Se está exacerbando la amenaza yihadista en Europa deliberadamente”. Habrá que hablar de Donald Trump, “habrá que diferenciar claramente entre lo que dice y lo que luego hace. Me interesan más los equipos de los que se rodea que la propia figura del presidente electo. Ellos son al final los que toman las decisiones. Sin duda, ese neoliberalismo anunciado traerá más desigualdad, contra la que yo personalmente lucho en nuestro país”.

Cerca de las seis de la tarde nos despedimos. En la calle, algunos ciudadanos le reconocen; unos tuercen el gesto; otros sonríen. “Yo siempre he querido creer, como Calderón de la Barca, que la milicia no es otra cosa que una religión de hombres honrados”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios