consejo ciudadano estatal de podemos

Iglesias y Errejón cierran 'mano a mano' el equipo organizador de Vistalegre II

El equipo estará compuesto por tres 'pablistas', tres 'errejonistas' y un 'anticapitalista'. Recuperan la figura de Segio Pascual, destituido por Iglesias

Foto: Pablo Iglesias e Íñigo Errejón conversan en la reunión del consejo ciudadano. (EFE)
Pablo Iglesias e Íñigo Errejón conversan en la reunión del consejo ciudadano. (EFE)

Febrero, 10,11 y 12. Esas son las fechas del Congreso de Podemos, el llamado Vistalegre II, y en el que se conocerá la nueva dirección y el proyecto que asumirá el partido en su nueva etapa. Así lo ha decidido el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos que se ha reunido este sábado. Era la propuesta de la dirección asturiana y que contaba con apoyo mayoritario: dilatar las fechas y retrasar las votaciones para que la asamblea ciudadana tuviera una duración de tres meses, uno para el debate local, otro para el autonómico y un tercero para el estatal. En la práctica, esta propuesta supondría separar las discusiones políticas de los nombres, la principal bandera del sector errejonista.

Precisamente Errejón e Iglesias se han reunido a solas casi horas durante la reunión del Consejo. La reunión se ha desarrollado en el despacho del líder de la formación morada. Comenzó alrededor de las 14.45 horas, y se ha prolongado hasta las 16.40 horas. A su salida, Iglesias ha asegurado que el encuentro ha ido "muy bien" pero no ha dado más detalles.

Fotografía de archivo de Sergio Pascual. (EFE)
Fotografía de archivo de Sergio Pascual. (EFE)

El Consejo Ciudadano se ha acordado también que el equipo técnico que organizará la Asamblea Ciudadana estatal de Vistalegre estará compuesto por siete personas, entre las que estarán el secretario de Organización, Pablo Echenique; así como su antecesor en cargo, Sergio Pascual, que fue cesado por Pablo Iglesias. El grupo estará integrado por tres personas consideradas 'pablistas', (Echenique, Ana Domínguez y el diputado Juanma del Olmo). En el lado 'errejonista', otras tres personas: Pascual, Clara Serra y Pedro Palacio, y el último miembro, será Manuel Gari, del sector anticapitalista.

El secretario político Íñigo Errejón ha calificado el congreso como un “momento constituyente” en el que la formación deberá “madurar” y orientarse a mejorar sus capacidad para “integrar” a los sectores sociales que no ha conseguido atraer. El resultado del congreso, se imponga el sector que se imponga, deberá fijar “una hoja de ruta para recuperar el país”, según ha apuntado el número dos, quien este viernes lanzó oficialmente la campaña de su proyecto bajo el nombre de “recuperar la ilusión”.

La refundación de Iglesias

Pablo Iglesias quiere "refundar" Podemos en el congreso estatal de Vistalegre II. Una refundación que debe sustentarse en tres pilares: "movimiento, contrapoder e intelectual colectivo". Una nueva organización que, según ha trasladado Iglesias a los suyos en la reunión del Consejo Ciudadano Estatal (CCE), el máximo órgano de poder entre asambleas, "solo será posible si tenemos un Podemos unido, con sitio para todo el mundo". El secretario general ha pedido a los críticos de cara al proceso asambleario que no se constituyan en bloques "ni en partidos dentro del partido" que llevarían a posturas "irreconciliables" tras Vistalegre II. En esta línea, ha reclamado al sector errejonista, aun sin mencionarlo, que no caigan "en el viejo vicio" de convertir el congreso "en un campo de batalla en el que diferentes partidos compiten dentro del partido". Una vez más, ha vuelto a pedir a los suyos que no constituyan corrientes internas.

Pasando de la máquina de guerra electoral que salió del congreso funcional a una "máquina de oposición electoral", el líder de la formación ha defendido que en Vistalegre toca debatir sobre "un tipo de oposición" que debe ser tanto parlamentaria como social. A pesar de rehuir de la dicotomía calles-instituciones, Iglesias ha apostado por crear "una oposición popular que abra contrapoderes en la sociedad y construya instituciones alternativas". Las cosas se cambian en las instituciones, ha reconocido, para acto seguido advertir que "cuando no tienes el Gobierno, lo fundamental es que la sociedad se organice" para "construir espacios de contrapoder".

Iván GilIván Gil

El informe político que Pablo Iglesias ha presentado en el CCE supone una impugnación casi en la totalidad a la organización que se construyó durante los dos últimos años, aunque ha puesto en valor sus resultados electorales y conquistas institucionales, además de ser el actor clave para acabar "con el sistema de partidos" basado en el "turnismo". Para seguir dando pasos hacia la conquista del poder, Iglesias ha vuelto a defender la estrategia de crear un "bloque histórico" junto a sus aliados políticos y movimientos sociales. La plurinacionalidad es otra de las patas que demanda, "logrando hacer lo que la izquierda tradicional no se atrevió", esto es, reivindicar España como "un país de países".

El camino con otras fuerzas como Izquierda Unida, debe producirse según Iglesias "desde la independencia", sin una integración orgánica a la que el sector errejonista se ha opuesto frontalmente. "Podemos seguir siendo una fuerza autónoma, pero caminando con ellos porque creo que pueden contribuir a construir, poco a poco, "un bloque popular plurinacional que nos permita gobernar". Previamente, Podemos debe ganarse "los galones" de líder de la oposición, pero no solo mediante el trabajo institucional, según ha insistido, sino también en la calle.

Iglesias: "Nos equivocamos excluyendo del órgano de dirección a las minorías y diciendo que Podemos necesitaba un modelo presidencialista"

La autocrítica sobre el modo "presidencialista" en el que se ha construido la organización a lo largo de los dos últimos años ha estado presente en el que discurso del secretario general, para quien es crucial cambiar el modelo organizativo de Podemos para la dirección sea más "coral", como han reclamado los anticapitalistas desde los inicios del proyecto. "No era necesario excluir del órgano de dirección a las minorías, y también nos equivocamos diciendo que Podemos necesitaba un modelo presidencialista; lo exageramos" ha reconocido Iglesias. El modelo organizativo al que pretende dar la vuelta, hizo que el consejo ciudadano "naciese con el problema de estar demasiado vinculado" a la figura del líder y no a los proyectos o al "contrato" con la militancia y los inscritos.

El futuro se necesita un Podemos que, según el secretario general, "no sea el partido de Pablo Iglesias". El proyecto no debe estar vinculado "a una cara, sino estar por encima de eso". La coyuntura electoral en la que nació la hipótesis Podemos, convirtiéndose en una "máquina de guerra electoral", no justifica para Iglesias todas las premisas en las que se sustentó y de las que pretende desahacerse en el próximo congreso, a su entender, en clave de refundación. La intervención del secretario general, la única en abierto del consejo ciudadano que preparará Vistalegre II, se cerró haciendo hincapié en que Podemos no debe ser un fin en sí mismo, sino un instrumento para las mayorías sociales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios