El socio kazajo de Trump gestiona la imagen de Neymar y Morata desde Islas Vírgenes
  1. España
El dinero que se oculta tras doyen group

El socio kazajo de Trump gestiona la imagen de Neymar y Morata desde Islas Vírgenes

Doyen Group, uno de los fondos de inversión que más dinero ha inyectado en el fútbol español, está controlado por un promotor inmobiliario de la URSS a través de sociedades y despachos offshore

Foto: Álvaro Morata celebra un gol en el Santiago Bernabéu. (Reuters)
Álvaro Morata celebra un gol en el Santiago Bernabéu. (Reuters)

El hombre que se oculta tras Doyen Group, uno de los fondos de inversión que más dinero ha inyectado en el fútbol español, es un multimillonario de origen kazajo que ha ejecutado numerosas operaciones inmobiliarias junto al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y dispone de ramificaciones societarias en varios paraísos fiscales.

Los tentáculos del máximo responsable de Doyen, Tevfik Arif, se esconden tras una maraña de compañías opacas, supuestos directivos y representantes legales que llegan, a través del famoso despacho panameño Mossack Fonseca, a Islas Vírgenes Británicas. Gracias a su inicial respaldo económico, Doyen se ha colado en las plantas nobles de clubes como el Valencia CF, Sevilla FC, Sporting de Gijón y Getafe CF. En la actualidad representa a jugadores y entrenadores de la talla de Neymar (FC Barcelona), Álvaro Morata (Real Madrid), Diego Pablo Simeone (Atlético de Madrid) y Álvaro Negredo (FC Middlesbrough).

El fondo fue constituido en 2011, con sede en Malta, para invertir en la compra de derechos federativos de jugadores con proyección y lograr plusvalías con su traspaso a terceros equipos. También comenzó a financiar fichajes y facilitar liquidez a clubes con dificultades económicas. Su negocio iba como un cohete hasta que la FIFA prohibió en mayo de 2015 que un jugador pudiera estar en manos de una entidad diferente de un club. La decisión ha sido recurrida, pero Doyen ya se ha reconvertido en una agencia tradicional de representación y de gestión de derechos de imagen. Sus oficinas centrales se encuentran en Londres.

La elección de Malta no es casual. Las sociedades de inversión en negocios extranjeros domiciliadas en esta isla del Mediterráneo pagan impuestos inferiores al 10%. Su regitro mercantil protege la identidad de los verdaderos propietarios de las sociedades. El origen de los fondos con los que opera Doyen procede de Tevfik Arif, pero los únicos nombres que aparecen al frente de la sociedad son los de un familiar, Refik Arif; otro supuesto inversor kazajo completamente desconocido, Malik Alí, de apenas 32 años; y un directivo portugués, Nelio Lucas Freire, de 36 años, que ocupa el cargo de presidente del fondo y es el rostro más visible. En conversaciones con este diario, fuentes de Doyen prefieren no hacer comentarios sobre Arif.

100 millones para Doyen

La relación de Refik Arif con Doyen es compleja. Hay que atar los cabos entre dos jurisdicciones, Islas Vírgenes Británicas y Malta, para encontrarlas, algo que permite hacer, analizados en conjunto, los documentos de Football Leaks y los de los papeles de Panamá, los once millones de archivos filtrados del despacho Mossack Fonseca que El Confidencial, en colaboración con el ICIJ y el Suddeutsche Zeitung, hizo públicos el pasado mes abril.

En Reino Unido se encuentra Doyen Capital LLP, sociedad limitada en la que Refik Arif y Malik Alí son accionistas y directores. Sin embargo, la sociedad empezó este verano un proceso de disolución que se culminó el 22 de noviembre de este año. A día de hoy, Doyen Investments Sports solo existe en Malta, un país que, como otros pequeños países europeos cuales Luxemburgo o Andorra, ofrece ventajas fiscales a las empresas radicadas en la isla.

Aquí se encuentran Doyen Sports Investments, Doyen Sports Investments 2 Limited. Uno de los directores y accionista de estas firmas es el turco Malik Ali, junto a la firma Bennington Group Assets Limited, también de Alí. Pero, tal y como consta en los documentos de los papeles de Panamá, esta firma tiene una correspondiente en Islas Vírgenes Británicas, creada desde un despacho de Malta.

El director y beneficiario final de de esta firma es el influyente kazajo Refik Arif, quien controlaba, además, otras once compañías creadas por Mossack Fonseca, tal y como consta en la base de datos de Los Papeles de Panamá. Arif estaba detrás de Bennington Group desde, al menos, 2009, dos años antes de que Doyen se registrara en Malta. Ningún documento apunta a que haya dejado de serlo desde entonces.

Refik Arif no es solo un accionista. De acuerdo con los documentos ya publicados por Football Leaks, es la fuente de dinero de Doyen. Garantizó un préstamo de "hasta 100 millones" a Malik Alí. Éste, a través de la maltesa Bennington Group Assets Limited -sociedad con el mismo nombre de la del millonario kazajo en Islas Vírgenes- los utiliza "para adelantar fondos para Doyen", como consta en la documentación de Football Leaks.

Fuentes de Doyen aseguran que las cuentas de la empresa están auditadas y recalcan que no confían en los documentos de Football Leaks, "robados" a varias firmas y clubes. A su juicio, podrían estar "manipulados". Sin embargo, la compañía ha preferido no hacer comentarios sobre las personas que se esconden tras su entramado societario.

Gracias a la inversión millonaria, Doyen ha podido mover futbolistas en toda Europa. Desde grandes campeones como el colombiano Radamel Falcao hasta el humilde Luis Martins, lateral izquierdo del Granada que Paco Jémez dejó sin dorsal al comienzo de este curso. En tiempos de crisis, fondos como este han servido a clubes en malas condiciones económicas para aliviar sus cuentas. El trato: cobrar de vuelta. Y la forma más sencilla de hacerlo es con un porcentaje sobre el jugador cada vez que, moviéndose de un equipo a otro, genera un beneficio para el club.

En el caso de Falcao, el Atlético de Madrid acudió a Doyen para obtener un préstamo de diez millones, tal y como desvelaron los documentos de Football Leaks. Los mismo que indican que, tras su venta al Chelsea en 2013 por 43 millones, el fondo de inversión se llevó 15. Un beneficio limpio de 5 millones de euros.

Foto: Actualmente, Falcao y Carvalho juegan en el Mónaco. (EFE)

En el caso del francés Kondogbia, en el Inter de Milán desde verano de 2015, Doyen prestó 1,5 millones de euros al Sevilla para que pudiera hacerse con él. El fondo controlaba el 50% del futbolista, vendido al Monaco por 20 millones de euros. El equipo andaluz no tuvo opción de rechazar la oferta, ya que el contrato con Doyen le obligaba a venderlo si recibía una oferta de más de seis millones. Trato hecho, y el Fondo gestionado por Nelio Lucas se llevaba 9,3 millones, 7,8 millones más que la inversión inicial.

¿Por qué se oculta Tevkif Arif?

Su fortuna, considerada la cuarta más importante de Kazajistán, se disparó con el desmembramiento de la URSS y la liberalización de industrias y negocios que hasta ese momento habían sido controlados por Moscú con puño de hierro. Cuando llegó ese momento, Arif tenía los mejores contactos. Había trabajado como asesor del Ministerio de Comercio y Mercado soviético. En los años 90 dio el salto a Estados Unidos y se convirtió en uno de los mayores promotores inmobiliarios de Nueva York a través de la sociedad Bayrock Group. Su socio de referencia en esa nueva etapa fue Donald Trump.

placeholder

Su alianza se tradujo en negocios inmobiliarios en Florida, Arizona y Colorado, pero también en Turquía, Polonia, Rusia y Ucrania. Su vínculo llegó a ser tan estrecho que compartieron incluso domicilio. Las oficinas de Bayrock Group estaban en la Trump Tower de Nueva York, el rascacielos del magnate estadounidense en el que éste residirá junto a su familia hasta que el próximo 20 de enero se muden a la Casa Blanca.

Su mayor colaboración se remonta a 2007, como recordó este verano 'Financial Times'. Arif y Trump presentaron en público un proyecto para construir un hotel de 46 plantas en el Soho de Manhattan. Los hijos de Trump también participaron en el anuncio. Las obras concluyeron en 2010 tras realizar una inversión de 450 millones de dólares, al cambio actual, 418 millones de euros. El hotel, bautizado con el nombre de Trump Soho, apareció de forma recurrente en 'El aprendiz', el 'reality' de la NBC que catapultó la fama del candidato republicano.

En apariencia, sólo es uno de los muchos negocios que ha desarrollado el futuro presidente de Estados Unidos. Pero la sombra de Arif ha gravitado durante toda la campaña presidencial, no sólo porque evidencia las relaciones del futuro presidente con el entorno de Moscú. También por las sombras que encierra el proyecto. La mano derecha de Arif en el proyecto fue Felix Sater, un ruso afincando en Nueva York con un oscuro pasado. Pasó por prisión, estuvo vinculado con fraude millonario relacionado con las principales mafias de Nueva York y terminó como confidente en investigaciones contra el crimen organizado y la seguridad nacional.

El dueño de Doyen Group fue detenido en Turquía el año 2010 en una redada contra la prostitución

Al menos hasta 2008, Sater estuvo en Bayrock con Arif y posó junto a Trump y sus hijos en la presentación del hotel Soho. Pese a esa estrecha relación, el ahora presidente de EEUU declaró en 2011 que no sabía “quién es el propietario de Bayrock. Nunca realmente he sabido quién es su dueño. Sé que son promotores que han hecho bastante trabajo. Pero no sé cómo tienen la compañía organizada”.

El candidato republicano tenía nuevos motivos para tratar de distanciarse de Arif. El dueño de Doyen Group había sido detenido un año antes en Turquía en una redada contra la prostitución. Cuando se le arrestó, Arif estaba a bordo del Savarova, un yate valorado en 60 millones de dólares que fue propiedad de Mustafá Ataturk, padre de la patria turca. Estaba acompañado de decenas de prostitutas de Europa del Este a las que había pagado entre 3.000 y 10.000 dólares por una noche. En 2012, la justicia turca consideró acreditado que todas las chicas eran mayores de edad y que Arif no era el responsable de la fiesta.

Malta Football Leaks Paraísos fiscales Mossack Fonseca
El redactor recomienda