SEGUNDA TANDA DE LA LISTA FALCIANI

Hacienda pide 16 años para el bróker que llevó al marido de la jefa de la ONIF

Joel David Alar está acusado de cuatro delitos fiscales por ocultar dinero en el HSBC de Ginebra. Dura acusación de la abogacía contra la pieza clave de la nueva lista Falciani

Foto: Falciani: Para saber lo que pasa en España es mejor vivir en Suiza.
Falciani: "Para saber lo que pasa en España es mejor vivir en Suiza".

La Abogacía del Estado, que representa a la Agencia Tributaria, ya ha presentado la acusación contra David Joel Alar, exbróker del marido de la jefa de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude y pieza clave de la nueva investigación de la lista Falciani. Según ha podido saber El Confidencial, Hacienda pide para él 16 años de cárcel por cuatro delitos fiscales (de los ejercicios 2005 a 2008) y ocho años para su esposa, María Belén Pérez-Minayo, por dos ejercicios. Acusa a la pareja de haber defraudado 6,82 millones de euros en esos años. David Joel Alar es un estadounidense nacido en Estonia que ha resultado clave en la lista Falciani. Posteriormente pasó a trabajar para el financiero Javier Botín, cuyas oficinas fueron también registradas en la investigación.

David Joel Alar era un nombre más de la lista Falciani. Estaba entre los más de 600 nombres que Francia entregó a España en 2010 como dueño de una cuenta en el HSBC de Ginebra. Alar, un ciudadano estadounidense nacido en Estonia, vive en Madrid con su esposa, la española María Belén Pérez Minayo. Se dedica a los servicios financieros, como otros miembros de la lista.

La mayoría de los que aparecían en la documentación regularizaron cuando Hacienda les dio la oportunidad. Pagaron una multa y se quitaron de problemas. Solo unos 40 irreductibles decidieron no pagar y se arriesgaron a un proceso penal. Josel David Alar y su esposa están entre ellos. La fiscalía se querelló contra ellos por delito fiscal en los ejercicios 2005, 2006 y 2007 en el caso de él y de 2005 en el de ella. Posteriormente, la Agencia Tributaria volvió a denunciarlo por el ejercicio de 2008. Fueron los primeros denunciados de la segunda tanda de información que entregó Falciani, y su caso recorrió un camino distinto al del resto de investigados. Mientras estos eran examinados en secreto en la Audiencia Nacional su caso viajó a Plaza de Castilla.

Marido y mujer fueron los primeros denunciados de la segunda tanda de información que entregó Falciani

Nadie ahí sabía que era una pieza relevante en el caso. Porque David Joel Alar fue hasta 2005 -uno de los ejercicios por los que se le acusa- bróker para  de Alejandro Pérez Calzada, marido de la jefa de la Oficina Nacional de Investigación contra el Fraude (ONIF) de Hacienda, Margarita García-Valdecasas.

El caso se encamina a juicio. La abogacía del Estado actúa como acusación particular en nombre de la Agencia Tributaria, donde García-Valdecasas tiene un cargo relevante. La ONIF ha llevado todos los casos de Falciani y son suyos los peritos que acuden a los juicios a testificar en los juicios para defender la validez de la lista.

Para Alar, la abogacía del Estado pide cuatro años de cárcel por cada uno de los ejercicios defraudado: 16 años en total. Para la esposa son ocho años porque solo tiene cuota defraudada en dos ejercicios (delito fiscal es a partir de 120.000 euros defraudados). Les acusa de haber defraudado entre ambos 6.993.281 euros. Además, la Agencia Tributaria reclama multas que suman 48,95 millones de euros.

La ONIF ha llevado los casos de Falciani y el de Alar siguió un camino diferente al resto de acusados

Joel David Alar abrió cuenta en el HSBC el 19 de febrero de 2004. Tenía 15,1 millones de euros entre 2006 y 2007, según los datos recabados por El Confidencial en colaboración con el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ). Pérez-Minayo, que se presentó en el banco como ama de casa de profesión, nació en Sevilla en 1971. Abrió cuenta el mismo día que Joel y tuvo 1,04 millones entre 2006 y 2007

La defensa de David Joel Alar, que no ha querido hacer comentarios para esta información, ha insinuado durante la instrucción que el dinero no era realmente suyo pero sin llegar a decir de quién era. La justicia española ha considerado que quienes aparecían como apoderados y tenían firma en las cuentas son los dueños del dinero. Dos brókeres, los Coda, padre e hija, ya fueron condenados a tres años por la lista Falciani aunque también aseguraron que aparecían como agentes de negocios. Dio igual.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios