la denuncia ha sido archivada

La confesión de Ángel de Cabo en prisión: "El patrimonio de Blesa es de 490 millones"

Un funcionario grabó en la cárcel durante 153 minutos al liquidador de viajes Marsans y lo denunció en la Audiencia Nacional porque hablaba de los negocios de políticos del PP

Foto: Ángel de Cabo
Ángel de Cabo

Son 153 minutos. Grabados en mayo de 2014 en un taller del módulo 11 de la prisión madrileña de Estremera. Ángel de Cabo Sanz, en esos momentos en prisión preventiva acusado de desmantelar las empresas del grupo Marsans, charla animadamente con su educador, que con un bolígrafo grabador oculto en la chaqueta decide recoger las palabras que salen como un torrente de la boca del interno De Cabo. "Yo sé todo el dinero que se mueve en el PP, todo el dinero…", señala con énfasis. El sonido no es muy limpio, pero el funcionario cree que De Cabo ha dado suficiente y relevante información. "Este material puede contener indicios claros de criminalidad", señala en una denuncia que en octubre de 2014 presentó en la Fiscalía Contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada. También adjuntó la grabación en un 'pen drive' azul de la marca Integral, de 4 gigas de memoria, y un croquis realizado en una hoja de un cuaderno que supuestamente el propio De Cabo había hecho para ilustrar mejor sus palabras, "un croquis con la distribución del dinero".

La grabación incluye momentos poco nítidos, ya que el ruido de fondo de la prisión oculta algunas de las palabras. El propio educador revela en su denuncia que lo importante comienza en el minuto 126. De Cabo comenta que lo más sencillo para él es alcanzar un pacto con la Fiscalía, ya que esto le puede suponer una rebaja en la condena de 21 a 4 años. De Cabo asegura que solo es "un liquidador" de empresas, que las compra y las vende, algo que lleva haciendo 25 años, "pero que iban a por el Díaz Ferrán este y me han metido de por medio, me ha tocado y me ha tocado". De Cabo estaba en prisión junto al expresidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán. Ambos estaban acusados de actuar en connivencia para vaciar el patrimonio del imperio turístico del empresario para que los acreedores no pudieran cobrar sus deudas.

El funcionario grabó a Ángel de Cabo con un bolígrafo grabador oculto en la chaqueta

"Te puedes creer que mi propio juez es el hermano de mi contable y el contable me mete una querella de 11 millones de euros y lo tengo de juez al señor Velasco. Échale huevos", señala De Cabo, sorprendido de todo lo que le está pasando. Se refiere al magistrado Eloy Velasco, titular del juzgado de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional que instruyó el 'caso Marsans' y un supuesto contable familiar del magistrado. De Cabo se lamenta también de que hayan implicado a su mujer e incluso a su propio jardinero: "Yo te puedo asegurar que la Justicia no es real". No obstante, se muestra satisfecho porque "ayer el fiscal me ha bajado la fianza a 500.000 euros", lo que facilitaba su salida de prisión. Efectivamente el 6 de mayo de 2014 el juez Velasco rebajó su fianza a 500.000 euros.

De Cabo también habla de Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, y da detalles hasta ahora nada conocidos de un supuesto préstamo al hijo del juez que ha inhabilitado a Elpidio Silva, el magistrado que metió en la cárcel al banquero. "Vamos a ver, el que está juzgando al juez del señor Blesa, el préstamo hipotecario que se pidió, que tiene en la finca de su hijo que vale 18 millones de euros se lo dio el señor Miguel Blesa... su hijo tiene una finca enorme que compró en una subasta". De Cabo se refiere a Elpido Silva como "el juez del señor Blesa". Y el que le está juzgando es Arturo Beltrán, magistrado del TSJM. 

Arturo Beltrán presidió el tribunal que inhabilitó 17 años a Silva por un delito de prevaricación continuada durante la instrucción del ‘caso Blesa’. No obstante, Beltrán formuló un voto discrepante ya que creyó que Silva debió ser absuelto. Ese tribunal presidido por Beltrán estaba formado por otros dos magistrados. Uno de ellos era María Tardón, que como ya adelantó Infolibre fue consejera de la Asamblea de Caja Madrid bajo el mandato de Blesa. Ángel de Cabo también se refiere a ella: "Para tener un sueldo, a ella y a su novia, estaban en el comité de Caja Madrid, nombradas por Blesa, para que lo sepas". "Y el otro, el canoso, ese trabajaba con el despacho del hermano. Ahí están los tres". Ese tercer magistrado del pelo canoso podría ser Eduardo de Urbano Castrillo, el magistrado que completaba ese tribunal y que efectivamente tiene el pelo canoso.

Luis Bárcenas y las pantallas

Ángel de Cabo también tiene palabras para Luis Bárcenas, extesorero del PP y uno de los principales imputados del caso Gürtel. El liquidador de Marsans habla de Luis y de su esposa Rosalía con familiaridad, como si fueran grandes amigos. "Ahora van a salir que las pantallas del PP eran regaladas". En plena instrucción de los ya famosos 'papeles de Bárcenas', pieza separada del caso Gürtel, el juez estaba investigando el pago con dinero negro de la reforma de la sede principal del PP, en la calle Génova. La grabación está tomada el 5 de mayo de 2014. Días después varios medios publicaban que el PP pagó irregularmente no solo la reforma de varias plantas de su sede, también las pantallas de televisión a través de las cuales los periodistas seguían desde la sala de prensa las comparecencias de Rajoy. 

De Cabo baja de repente la voz, como si tuviera miedo a que le oyeran: "Esto es muy fácil, si se va al registro de propiedades de cinco personas, entre todos ellos 1.800 millones de patrimonio". ¿A qué personas se refiere? El educador refleja en su denuncia "que a partir del minuto 51 y 20 segundos [ha dividido la grabación en dos], el interno De Cabo se apoya, para una mejor comprensión por mi parte, realizando en una hoja del cuaderno un plano con la distribución del dinero en el que comenta y escribe los nombres de ciertos políticos del PP: Aznar, Rajoy, Ana Botella , Arenas… Alberto, así como la constitución de una sociedad con el 51% y el 49% del capital". El educador adjuntó en su denuncia el croquis realizado por De Cabo.

Croquis hecho por Ángel de Cabo en prisión en el que refleja PP, los nombres de varios cargos del partido y cantidades de dinero
Croquis hecho por Ángel de Cabo en prisión en el que refleja PP, los nombres de varios cargos del partido y cantidades de dinero

El interno De Cabo sigue hablando después de Blesa, aunque vuelve a bajar la voz: "Miguel es un artista, el hombre más tacaño del mundo, en su puta vida paga un café. Pues Miguel, cuando daba los préstamos, él cobraba el 10%". Aunque no queda claro si De Cabo se refiere a créditos al PP o a las empresas de Díaz Ferrán. Entre 2003 y 2010, Caja Madrid concedió préstamos por valor de 131 millones a las compañías del expresidente de la patronal española. De Cabo se atreve incluso a calcular el patrimonio personal del expresidente de Bankia: "490 millones de euros. Y en activos tiene 1.000 más". En ese momento de la conversación De Cabo confiesa al funcionario que a él "el Estado le ha cogido" bienes por valor de 690 millones de euros.

Son los momentos más fanfarrones de la conversación, en los que De Cabo baja la voz: "Y este dinero, ¿de quién esnbsp;De Aznar, de Rajoy, de Arenas y de dos personas más del partido que no te diré el nombre, fundadores del partido". Luego habla de los negocios de Alejandro Agag, yerno de Aznar, y de una supuesta sociedad que Blesa creó en 2008 para invertir en fondos chinos. "En rentabilidad esto es una fortuna en dinero". En ese momento se oye un sonido que parece el golpeo de un bolígrafo con la mesa ya que De Cabo está pintando el famoso croquis. "Blesa no va a entrar en la cárcel, Bárcenas va estar cinco o seis años… esta es la historia", vaticina el interno. En ese momento les interrumpen y acaban cordialmente la conversación.

Archivado en varias instancias

El educador de Estremera recurrió a la Fiscalía Anticorrupción en octubre de 2014 porque un mes antes, en septiembre, presentó un escrito interno en la secretaría general de Instituciones Penitenciarias adjuntando también la grabación y el croquis para que esta diera "trámite de las pruebas" a la Audiencia Nacional. Lo que hizo Instituciones Penitenciarias fue abrirle un expediente y suspenderle de empleo y sueldo por dos faltas graves por grabar a un interno, algo que está prohibido.

Anticorrupción envió el material a la Fiscalía Provincial de Madrid y al juzgado de instrucción número 3 de Arganda del Rey, que archivaron el caso. Pero el educador no se rindió: puso la misma denuncia en la Audiencia Nacional, que recayó en el juzgado de instrucción número 2. Este volvió a archivar la denuncia en septiembre de 2015 porque el dispositivo "resultaba inaudible" y en "lo relatado en el escrito presentado no se aportan datos o elementos suficientes que permitan valorar la existencia de indicio de delito alguno". 

El funcionario confiaba en los medios técnicos de la Audiencia: "Como quiera que las grabaciones presentan algunas dificultades de audición por los sonidos de fondo que repercute en su calidad, y siendo consciente (por otras actuaciones judiciales) de que la policía judicial dispone de los medios técnicos necesarios para transcribir a papel y dar fe de las transcripciones completas del contenido, considero que su señoría hará lo que considere más oportuno y ajustado a derecho".

¿Por qué decidió el funcionario grabar a Ángel de Cabo? "El motivo era garantizar mi actuación profesional, dado que el señor director del centro penitenciario me solicita que le informe de todo aquello relacionado con este interno bajo el preaviso de que tuviera cuidado ya que este 'compra voluntades'. En ocasiones anteriores tanto la administración penitenciaria como otros órganos judiciales han admitido las grabaciones", señala en su escrito a la Audiencia. El Confidencial ha preguntado a Instituciones Penitenciarias por la actual situación laboral de este funcionario. No ha habido respuesta. El educador ha estado apartado del servicio cinco meses y 21 días, explican fuentes penitenciarias no oficiales. Está a la espera de la sanción definitiva.

Ángel de Cabo, por su parte, fue condenado en septiembre de 2015 a cinco años de prisión por alzamiento de bienes, concurso fraudulento, integración en grupo criminal y blanqueo de capitales. "De Cabo todavía no ha ingresado en prisión, debido a que está pendiente de un trámite en la ejecutoria", señala su abogado. Ángel de Cabo no ha querido hacer comentarios sobre sus grabaciones en prisión.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios