caso nóos

La Sala permite a Tejeiro responder sobre las sociedades extranjeras de Nóos para evadir

Torres echó toda la culpa a su asesor fiscal y testigo clave, pero su defensor trata ahora de impedir su declaración alegando que debe guardar silencio para no vulnerar el "secreto profesional"

Foto: Diego Torres, a su llegada al juicio de hoy. (EFE)
Diego Torres, a su llegada al juicio de hoy. (EFE)

El tribunal del caso Nóos ha establecido que el testigo clave del juicio -el asesor fiscal de Urdangarin y Torres, Miguel Tejeiro- debe responder sobre todas las cuestiones patrimoniales, incluídas las que versen sobre "la creación y el funcionamiento de estructuras fiduciarias". Es decir, que Tejeiro podrá declarar, sin vulnerar el secreto profesional, sobre las cuentas y empresas en Luxemburgo, Belice y Reino Unido con las que ambos responsables del Instituto Nóos trataron supuestamente de evadir impuestos. El abogado de Torres, Manuel González Peeters, había tratado de impedir la declaración de Tejeiro alegando que todo su conocimiento sobre el caso lo obtuvo en su relación abogado-cliente, por lo que estaba sujeto a secreto. Sin embargo, tanto su cliente como Urdangarin descargaron gran parte de la responsabilidad de sus presuntos delitos sobre el asesor fiscal.

Peeters ya desplegó esa táctica ayer, poco tiempo después de que Tejeiro comenzara su declaración. El tribunal se retiró a deliberar la cuestión del secreto y tras una hora de pausa, su presidenta, Samantha Romero, explicó al asesor fiscal de Urdangarin y Torres que las cuestiones personales de sus clientes podían estar sujetas a secreto (profesional), pero no las meramente patrimoniales. Esos límites hicieron que Tejeiro declarara confundido y se negara a contestar algunas de las preguntas que se le plantearon por miedo a vulnerar esa regla deontológica.

Esta mañana, nada más empezar la segunda jornada de su declaración, ha leído un documento por indicación de su abogado en el que ha solicitado a las defensas de Urdangarin y Torres que le dispensaran del secreto o le indicaran a qué ambitos concretos afecta. O que el tribunal le permita consultarlo con el Colegio de Abogados de Barcelona. "Todo ello con el fin de no equivocarme en mi elección de a qué preguntas responder y a cuáles no y poder declarar libremente", ha dicho. Peeters se ha mantenido en su planteamiento inicial, que la declaración de Tejeiro es inválida porque los datos que conoce son secretos.

Ha sido entonces cuando el fiscal ha advertido que la de Tejeiro "está siendo una declaración coaccionada en base a un puro fraude procesal". "Hay bienes jurídicos en conflicto y el secreto profesional no puede primar nunca sobre la inocencia o la culpabilidad de las personas", ha añadido Horrach. El representante de Anticorrupción ha recordado que Diego Torres (también Iñaki Urdangarin), durante su declaración, le hizo responsable de delitos de los que Torres está acusado y que, por lo tanto, Miguel Tejeiro tiene derecho a defenderse.

Todas las acusaciones se han adherido a la posición de la Fiscalía. Manos Limpias, la única que acusa a la infanta Cristina y que tras reclamar 11 años de cárcel contra el propio Tejeiro levantó la acusación contra él invocando su estrategia procesal, ha recordado el carácter clave de su testimonio. Del lado de las defensas, tanto el letrado de Urdangarin, Mario Pascual Vives, como el de la infanta Cristina, Pau Molins, sostienen la misma posición que Peeters: que no se debe dispensar a Tejeiro de su secreto profesional.

El tribunal ha suspendido entonces la sesión. En principio estaba previsto que se retomara a las 12.30, pero la deliberación de las magistradas se ha extenido hasta las 14.00. La presidenta, Samantha Romero, ha asegurado entoces que "el deber de sigilo" de Tejeiro "no afecta a las cuestiones patrimoniales". Invocando la normativa sobre asesores fiscales, blanqueo y una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TEJUE) ha asegurado que está dispensado del secreto profesional en lo relativo a esas cuestiones, incluidas aquellas que tengan que ver con "la creación y el funcionamiento de estructuras fiduciarias".

Así pues, la estrategia de Peeters queda prácticamente desactivada. Tejeiro tendrá que explicar por qué, para qué y el dinero que supuestamente movieron Torres y Urdangarin y a Blossom Hills, radicada en el paraíso fiscal de Belice, y su filial británica, De Goes. También tendrá que explicar todo lo relativo a las cuentas abiertas en Luxemburgo a su nombre y el de varias sociedades satélites de Nóos.

Durante la primera jornada de su declaración, celebrada ayer, Tejeiro, muy confundido por las alegaciones del letrado de Torres, ya aseguró que fueron éste y Urdangarin los que le pidieron que adquiriera sociedades extranjeras. También manifestó que, como no sabía hacerlo, se lo encargó al despacho de Salvador Trinxet, también acusado en el caso. Con esas sociedades, según Tejeiro, lograron tributar "a entre un 7 y un 10%, en lugar de a un 35%", explicó el asesor fiscal. Tras comunicarle todas estas cuestiones al testigo, el tribunal ha suspendido su declaración hasta el próximo martes.

 

 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios