Torres: "El Instituto Nóos no decidía nada sin la autorización previa de la Casa Real"
  1. España
Caso Nóos

Torres: "El Instituto Nóos no decidía nada sin la autorización previa de la Casa Real"

El exsocio de Urdangarin asegura que el control de Zarzuela sobre sus actividades era total. "Se consultaba hasta el modelo de impresora que se debía comprar"

Foto: Torres: "El Instituto Nóos no decidía nada sin la autorización previa de la Casa Real"
Torres: "El Instituto Nóos no decidía nada sin la autorización previa de la Casa Real"

El conocimiento que la Casa Real tenía sobre las actividades del Instituto Nóos no era una mera supervisión. Era un control total y absoluto sobre todas y cada una de sus decisiones, según ha manifestado Diego Torres a preguntas de su abogado. El exsocio de Urdangarin [su comparecencia en directo]ha reiterado que ese control, ejercido por el secretario personal de las infantas, Carlos García Revenga, miembro de la junta directiva del instituto, y de modo más periódico con el abogado del rey Juan Carlos, José Manuel Romero, llegaba al modelo de impresora que debían comprar o a las instrucciones que se daban al personal administrativo. "Informábamos de buena voluntad para verificar que no se hiciera algo mal", ha asegurado Torres. "Así teníamos una tranquilidad adicional".

El ex número dos del instituto ha insistido en que "existía una importante supervisión" por parte de funcionarios de la Casa Real que se refleja en los emails y demás documentos que ha aportado al proceso. "Se reportaba cada actividad del Instituto Nóos", ha continuado Torres. "Si se planteaba, por ejemplo, otro tipo de conferencia, inmediatamente se comunicaba a Carlos García Revenga. Entra un cliente y dos minutos más tarde el correo ha sido enviado al email de la Casa Real de García Revenga. Esto es tanto en temas poco importantes, como un almuerzo con un cliente, como con contratos", ha dicho.

Para reforzar esa idea, Torres ha añadido que, entre la documentación aportada por él, existen correos en los que se aprecian "insistencias" a García Revenga en los casos en los que no estaba o no respondía a los mensajes. "Nunca se tomaba una decisión hasta que no se recibía la contestación". Esas consultas no solo se realizaban con García Revenga, que era "la persona de contacto diario", según el acusado. "También con con otros funcionarios de la Casa Real".

"Revenga incluso acompaña al personal de Nóos a reuniones con clientes", ha proseguido. "La elaboración de argumentarios con los medios de comunicación también la hacía Revenga. Solo o junto a empleados del Instituto Nóos". "En un momento dado hay una secretaria que se va de baja por maternidad que envía un correo a su sustituta con los procedimientos básicos. En esas indicaciones se le explica que debe consultar a Revenga", ha añadido.

Siempre basándose en los correos que aportó, Torres ha dado más detalles sobre las "reuniones periódicas" con el abogado del rey Juan Carlos, José Manuel Romero, conde de Fontao. Esos encuentros se producían, según el exsocio de Urdangarin, en "almuerzos, viajes de Romero a Barcelona... Algunos se produjeron con don Iñaki, otros con don Iñaki y conmigo; también con Miguel Tejeiro...".

"¿Esa supervisión era total?", ha preguntado su abogado. Torres ha respondido afirmativamente. "¿Se podría considerar que, en realidad era control?". Respuesta: "Sí". "Nuca tuvimos ni por nostros mismos, ni por esa supervisión de la Casa Real, ninguna sospecha de que hacíamos algo malo", ha concluido.

Caso Nóos Instituto Nóos Iñaki Urdangarin Infanta Cristina Diego Torres Carlos García Revenga