caso Nóos

El testigo clave asegura que Urdangarin y Torres pidieron sociedades en el extranjero

Miguel Tejeiro, asesor fiscal de ambos, niega que Zarzuela supervisara sus actividades y afirma que la Casa Real solo se ocupaba de la declaración de la infanta Cristina

Foto: Imagen de la declaración del exsecretario del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro. (EFE)
Imagen de la declaración del exsecretario del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro. (EFE)

Las sociedades en Luxemburgo, Belice y Reino Unido a través de las que actuó el Instituto Nóos para rebajar sus cuentas con Hacienda no fueron idea de Miguel Tejeiro, como sostuvieron durante sus declaraciones Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres. Al revés, fueron estos últimos los que encargaron a Tejeiro, asesor fiscal de ambos, su adquisición. Así lo ha manifestado Tejeiro durante la primera jornada de su declaración como testigo en el juicio del caso Nóos, en que ha negado que la Casa Real supervisara las actividades de ese instituto, a través del cual se llegaron a malversar supuestamente 6,2 millones de dinero público. El asesor fiscal de Urdangarin ha asegurado que Zarzuela solo se ocupaba de la declaración de la renta de la infanta Cristina.

La declaración ha estado marcada por la protesta del abogado de Torres, Manuel González Peeters. Al inicio de la declaración de Tejeiro, el letrado ha tratado de impedir su testimonio al asegurar que todo su conocimiento sobre el caso estaba sujeto a "secreto profesional", al haber tenido conocimiento del caso gracias a sus clientes, Urdangarin y Torres, y que, de producirse, se vulnerarían las reglas deontológicas de los abogados. Tras una pausa para deliberar, el tribunal ha negado que existiera ese secreto pero ha advertido a Tejeiro que solo puede responder "sobre cuestiones patrimoniales que no afecten a la intimidad o al honor" de los acusados a los que asesoraba, lo que ha provocado que dudara o dejara de contestar algunas de las preguntas del fiscal Pedro Horrach.

El testigo clave asegura que Urdangarin y Torres pidieron sociedades en el extranjero

Sin embargo, sí ha asegurado que recibió una solicitud de Torres y Urdangarin para adquirir sociedades fuera de España y que, como no sabía cómo hacerlo, acudió a Salvador Trinxet, otro de los acusados, que fue quien se encargó de todo. Tejeiro ha relatado que pidió a Trinxet que esas sociedades tuvieran "una fiscalidad razonable". La solución fue adquirir la sociedad Blossom Hills, radicada en el paraíso fiscal de Belice y matriz de la británica De Goes. Con esas sociedades, según Tejeiro, consiguieron tributar "a entre un 7 y un 10% en lugar de a un 35%", ha dicho.

Después, atenazado por las protestas del abogado de Torres por vulnerar el secreto profesional, se ha negado a responder si esas sociedades extranjeras operaron. Después ha rechazado que Urdangarin interviniera en el trasvase de fondos de Nóos a esas sociedades, pero cuando el fiscal le ha preguntado si lo ordenó Torres, ha vuelto a negarse a contestar. Horrach, sin embargo, le ha preguntado por el resto de la plantilla del instituto y él ha negado que ninguno de ellos interviniera, con lo que el fiscal ha logrado evidenciar que quien dio la orden de transferir los fondos fue Torres.

En sus declaraciones como acusados, Torres, Urdangarin y en parte también Cristina de Borbón aseguraron que todas las actividades de Nóos eran supervisadas por la Casa Real a través del secretario personal de las infantas y vocal de la junta de Nóos, Carlos García Revenga, del abogado del rey Juan Carlos, José Manuel Romero, conde de Fontao, y del asesor fiscal de Zarzuela, Federico Rubio.

Sin embargo, Miguel Tejeiro lo ha negado. Cuando el fiscal le ha preguntado si alguien de la jefatura del Estado revisaba las cuentas del Instituto Nóos, su respuesta ha sido "no". Después ha relatado que él se encargaba de la declaración de Urdangarin y Rubio de la de la Infanta. Sin embargo, al contrario de lo que manifestaron Urdangarin y Torres, ha asegurado que nunca había visto al asesor fiscal de Zarzuela, y que solo habló con él "dos veces" para pasarle los datos tributarios del exduque sobre los bienes que compartía con su esposa para que confeccionara su declaración de la renta.

La infanta Cristina, durante su declaración. (EFE)
La infanta Cristina, durante su declaración. (EFE)

Tejeiro también ha negado que hubiera tenido algún contacto con el secretario de las infantas, Carlos García Revenga. Al abogado del rey Juan Carlos, José Manuel Romero, lo vio una sola vez durante una comida a la que también asistió Urdangarin en la que, según el asesor fiscal de este, no se trataron ninguno de esos temas. Con la Infanta, ha dicho, coincidió en tres ocasiones siempre en la notaría: para formalizar los trámites de la compra de la vivienda del matrimonio y durante la constitución de Aizoon, la sociedad patrimonial de la pareja a través de la cual se habrían defraudado más de 300.000 euros a Hacienda.

Por último, ha negado que Urdangarin incluyera a Cristina de Borbón en esa sociedad como copropietaria al 50% para usarla como "escudo fiscal" frente a la Agencia Tributaria, como había declarado el notario ante la cual la constituyeron, Carlos Masià, que declara mañana como testigo. Tejeiro ha asegurado que esas manifestaciones de Masià se deben únicamente a un conflicto personal que mantienen ambos. "No eran para perjudicar a la Infanta sino para perjudicarme a mí", ha dicho.

Tejeiro, inicialmente acusado por Manos Limpias, fue absuelto antes de iniciarse el jucio gracias a que esa asociación, que ejerce la acusación popular, retiró los cargos contra él.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios