se teme la infiltración de terroristas

Interior criba a los sirios tras colarse decenas de combatientes de la guerra libia hasta 2014

Las Fuerzas de Seguridad están reforzando los controles a los refugiados sirios tras detectar que el Estado Islámico intenta aprovechar la crisis humanitaria para colar yihadistas en Europa

Foto: Inmigrantes paquistaníes caminan hacia Macedonia mientras cruzan las vías del tren. (Reuters)
Inmigrantes paquistaníes caminan hacia Macedonia mientras cruzan las vías del tren. (Reuters)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, levantó este martes una polvareda al asegurar que su departamento teme que se cuelen radicales yihadistas entre el contingente de refugiados sirios que deberá asumir España en las próximas semanas por el plan global que ha decidido aplicar la Unión Europea para dar respuesta a la crisis humanitaria. En plena oleada de críticas de la oposición por la escasa sensibilidad que, a su juicio, ha demostrado el Gobierno en este episodio las palabras de Fernández Díaz se han interpretado como una nueva excusa para justificar el rechazo a la llegada de refugiados. Sin embargo, expertos de la lucha antiterrorista consultados por este diario conceden la máxima credibilidad a esa amenaza y aseguran que ya se están tomando medidas para contrarrestarla.

Para reforzar su advertencia, el ministro subrayó que se ha detectado el robo de pasaportes vírgenes en Siria que podrían ser utilizado para dotar a potenciales yihadistas de identidades falsas. Efectivamente, la Policía Nacional difundió el pasado mes de febrero una nota interna a todas sus comisarías en la que informó de que se había producido el robo de 3.800 pasaportes en blanco en dependencias oficiales en el área de la ciudad siria de Raqqa, la capital oficiosa del Estado Islámico (ISIS o Daesh), el grupo terrorista que más inquieta en estos momentos a Occidente. La nota de la Policía añadía que los pasaportes se estaban vendiendo en el mercado negro a un precio de 2.500 dólares.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. (EFE)
El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. (EFE)

 

Una prioridad estratégica para el ISIS

Lo cierto es que la infiltración de radicales en Europa es una de las prioridades que se ha fijado el Estado Islámico para afianzar su hegemonía entre el movimiento yihadista y demostrar al mundo que dispone de la capacidad necesaria para trasladar al primer mundo el terror que ha impuesto en los más de 300.000 kilómetros cuadrados que domina en Siria e Irak, una superficie equivalente a la de Italia.

España tendrá que acoger a 16.231 refugiados

La amenaza es muy anterior a la crisis de los refugiados sirios. El pasado verano, los servicios secretos italianos ya advirtieron de que el ISIS pretendía llegar a su país saltando desde el norte de África camuflándose en barcazas de inmigrantes. España también temía el pasado año que se colaran radicales en la Operación Paso del Estrecho y este verano ha intensificado aún más los controles de ese dispositivo tras detectar que el riesgo seguía vigente.

El yihadismo internacional ni siquiera necesita uno de esos pasaportes en blanco robados para infiltrarse en el Viejo Continente. Según fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por este diario, todos los inmigrantes que llegan a la frontera y declaran ser refugiados sirios son tratados como tal aunque no dispongan de ningún tipo de documentación. Se les pide que aporten los datos sobre el lugar del que proceden, los motivos por los que solicitan asilo y se les pide que rellenen un cuestionario con su información personal.

Budapest insiste en cerrar su frontera con un alambrado antes de fin de mes. (EFE)
Budapest insiste en cerrar su frontera con un alambrado antes de fin de mes. (EFE)

El siguiente paso es un estudio de credibilidad que realizan funcionarios de la Policía para tratar de comprobar si la información que ha aportado previamente el refugiado es cierta o, por el contrario, ha mentido por algún motivo. Este es el punto del proceso en el que, según los expertos consultados, más se ha extremado la vigilancia. Se está preguntando a los refugiados por su profesión en Siria, las personas a las que conocían en su país, el lugar de España en el que quieren establecerse, las amistades que tienen en territorio nacional y con quién han hecho el viaje hasta la frontera, entre otras cuestiones. El objetivo es minimizar el riesgo de que un yihadista se haga pasar por refugiado.

Entrada de guerrilleros libios

Los expertos de la lucha antiterrorista ya tienen experiencia en este campo. Las fuentes consultadas aseguran que la concesión de asilo a ciudadanos libios se congeló hace un año tras detectar que combatientes de grupos radicales heridos en combate se estaban haciendo pasar por refugiados para conseguir protección en España. Los 800 libios que aproximadamente consiguieron traspasar las fronteras nacionales antes de descubrirse el engaño están siendo ahora vigilados con extrema atención ante el peligro de que retomen la actividad armada o actúen como dinamizadores de otros potenciales yihadistas.

Según datos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), España otorgó en 2014 el estatus de refugiado a 1.585 solicitantes, apenas una cuarta parte de los que solicitaron esa prerrogativa. Pero la cifra se verá exponencialmente incrementada en los próximos meses. El Gobierno ha anunciado que aceptará los 14.931 asilados sirios que según la UE le corresponden a España tras el reparto entre los países miembros. A ese contingente hay que sumar los 2.749 refugiados que ya fueron asignados a España antes del verano en el primer reparto. Y es muy probable que la cifra total experimente pronto nuevos incrementos por la avalancha de solicitudes que van a producirse en los próximos meses si no cambia drásticamente el escenario geopolítico de Oriente Medio. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios