CONGELAN LA CONVOCATORIA DE PLAZAS PÚBLICAS

Casi catedráticos: más de 2.000 profesores denuncian un injusto parón en su carrera

Están acreditados como catedráticos y cumplen los requisitos pero la crisis ha dejado su carrera profesional en vilo. Desde hace años la convocatoria de plazas públicas está casi congelada

Foto: Un profesor titular durante una clase en la Universidad Complutense de Madrid. (EFE)
Un profesor titular durante una clase en la Universidad Complutense de Madrid. (EFE)

Más de 2.000 profesores titulares de universidades públicas españolas están viendo su trayectoria académica estancada. Todos ellos cuentan con la acreditación a cátedra expedida por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), el organismo del Ministerio de Educación encargado de dar luz verde a la subida de nivel de los académicos teniendo en cuenta su trayectoria, los años dedicados a la investigación -mínimo tres sexenios-, proyectos en los que han participado y el resto de logros recogidos en su currículum y que los capacita para se catedráticos de universidad. Y una vez que se obtienen las acreditaciones, sólo hace falta que los centros universitarios convoquen plazas a las que concurrir, aunque en teoría ya son catedráticos.

Sin embargo, desde hace tiempo este último paso está congelado. En los últimos años de crisis económica y especialmente desde que la Ley de Presupuestos de 2012 vio la luz, la convocatoria de plazas de profesores universitarios (titulares, ayudantes de doctores, catedráticos) se ha visto reducida notablemente. Ya en 2013, la tasa de reposición del personal universitario –que limita las nuevas incorporaciones– se situó en el 10%. En la práctica, lo que significa es que para convocar una sola plaza debían causar baja 10 profesores. Los reducidos niveles de la tasa de sustitución han sido criticados duramente por la comunidad universitaria, que afirman con indignación ver paralizada su carrera profesional y recriminan la pasividad y la falta de apoyo por parte de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), que según afirman muchos de los afectados, “no ha hecho nada al respecto”.

Si bien es cierto, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció hace meses que el Gobierno elevaría la tasa de reposición hasta el 50% para poder sustituir uno de cada dos empleados públicos que se jubilen en áreas esenciales, entre las que se encuentran la Educación y la Sanidad. Y así lo contempla el artículo 21 referido al empleo público de los Presupuestos Generales del Estado aprobados para 2015. Pero, de momento, este colectivo de catedráticos afectados no se da por satisfecho y sus miembros estiman que no deben esperar a que se formalicen los compromisos del Ejecutivo, que además deben concretarse con la convocatoria que cada CCAA haga en las universidades.

Reunión de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas. (EFE)
Reunión de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas. (EFE)

Además, consideran las plazas de catedrático como plazas de promoción, ya que indiscutiblemente conllevan una subida de nivel, y por tanto “deberían estar exentas de la tasa de reposición independientemente de si se sitúa en el 10 o el 50% tal y como recoge la citada ley”, explica a este diario una profesora titular afectada. Y precisamente amparándose en el artículo 21, la Universidad de Córdoba propuso una nueva convocatoria intentado sentar antecedentes de cara al resto de centros. Sin éxito, ya que la Abogacía del Estado -dependiente del Ministerio de Hacienda- impugnó las plazas.

Ante lo que consideran “verdaderas zancadillas para la continuidad de la universidad pública española”, 1.300 de los afectados se han agrupado en una Plataforma nacional para ejercer una mayor presión en la consecución de sus objetivos. Hace meses se reunieron con el secretario de Estado de Universidades, Federico Morán, que después abandonó su puesto para participar en la carrera por el rectorado de la Complutense. En los próximos días, solicitarán nuevos encuentros con responsables tanto del Ministerio de Educación como de Hacienda para debatir sus propuestas: que autoricen de forman inmediata la convocatoria de nuevas plazas (más allá de su cuantía) para reactivar el sector o exigir la conversión automática de los catedráticos acreditados como catedráticos de pleno derecho como se ha hecho en otras ocasiones a través de una norma con rango de Ley.

Gomendio logra la excepción para el CSIC

Además, fuentes del colectivo denuncian el contenido de una disposición adicional dentro de los Presupuestos de 2015 referida a la convocatoria de plazas de acreditados para investigadores y profesores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que no ha sido bloqueada como en el resto de casos, al considerarse que las plazas de este organismo “no son nuevas”, según recoge la normativa, y estar por tanto exentas del frenazo en la convocatoria.

Una medida que habría impulsado directamente Monserrat Gomendio, hasta hace poco secretaria de Estado de Educación, que además fue vicesecretaria del CSIC hasta 2014 donde también ejerció como profesora de Investigación, y que el mes pasado fichó como directiva de la OCDE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios