LOS CENTROS PÚBLICOS, EN BALANCE POSITIVO

Los estudiantes salvan los ingresos de las universidades madrileñas al pagar más tasas

Los balances de las universidades públicas madrileñas han conseguido resistir los años de crisis a pesar de la menor financiación de la Comunidad. ¿Cómo lo han hecho? Gracias al aumento de tasas

Foto: Varios estudiantes en una facultad. (Efe)
Varios estudiantes en una facultad. (Efe)

Las seis universidades públicas madrileñas han sobrevivido a la caída de ingresos durante los años de crisis, consiguiendo balances positivos a pesar del recorte en las partidas de inversión que la Comunidad destina a los centros para gasto corriente, y que engloba desde las nóminas de personal administrativo y docente hasta material didáctico o fondos para la investigación. ¿Cómo lo han conseguido? La respuesta es sencilla: gracias a la subida de tasas que el Gobierno central puso en marcha en 2012 aprobando un real decreto de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo, por el cual autorizaba a las CCAA a realizar una subida de las matrículas universitarias (grados y másteres) de acuerdo con unas horquillas establecidas.

En lo referente a los grados universitarios, lo que contempla la normativa es que los precios públicos cubran entre el 15 y el 25% de los costes en primera matrícula (es decir en la primera ocasión en la que un estudiante se matricula de una asignatura); entre el 30 y el 40% en segunda (si ha suspendido y debe repetir el examen); entre el 65 y el 75% de los costes en la tercera; y entre el 90% y el 100% a partir de la cuarta matrícula. Son precisamente este aumento de tasas por créditos y el reciente cambio en el sistema de titulaciones que Educación pretende poner en marcha (el famoso decreto 3+2) las grandes cruzadas del estudiantado en estos momentos, que asegura sentirse “asfixiados económicamente”, según explica la portavoz del sindicato de estudiantes.

La Comunidad de Madrid aprobó también en 2012 el decreto 66/2012, de 5 de julio, acatando la orden del Ejecutivo, que establecía los precios máximos a aplicar en las matriculaciones. La única universidad que decidió no aplicar la máxima subida de tasas en el curso 2012/2013 fue la Politécnica (UPM), y sus cuentas entre 2008 y 2015, según los datos de la CAM, arrojan precisamente un balance negativo de casi 30 millones. Concretamente en 2008, la UPM ingresó 273,2 millones en concepto de nominativa y tasas; y siete años más tarde, en 2015, cuenta con un saldo de 243,2 millones.

Fuente: CAM
Fuente: CAM

Si se miran los mismos datos en las otras cinco universidades públicas madrileñas, las cuales sí han aplicado el ‘tasazo’ en las matrículas, el balance pasa a ser positivo, aunque con un margen bastante estrecho. En total, la financiación para el gasto corriente de los seis centros ha sumado en conjunto 4,2 millones de euros desde 2008 a 2015, pero la partida directa de la CAM se ha visto reducida en todos los casos. La Universidad Autónoma (UAM) por ejemplo, ingresó 140 millones de euros por parte de la Comunidad de Madrid y 30,5 millones en concepto de tasas en 2008; mientras que en 2015 según lo presupuestado, la CAM ingresará a esta Universidad cerca de 128 millones y las tasas de las matrículas de estudiantes brindará casi 45 millones a sus arcas.

Otro de los casos más sonados es el de la Complutense. En 2008 recibió una financiación por parte de la Comunidad de Madrid de unos 347 millones de euros y en 2015 el gobierno regional tiene presupuestados 291 millones para el centro que aún dirige José Carrillo. El catedrático de Matemáticas ha sido uno de los más críticos con la Comunidad, contra la que ha cargado duramente en los últimos años acusándola de acabar con la igualdad de oportunidades y perjudicar seriamente el futuro de la Universidad. Sin embargo, la UCM es uno de los centros que más altas tasas aplica a su alumnado en las matrículas dentro de las horquillas establecidas. De hecho, las cifras hablan por sí solas. En 2008 ingresó un total de 87,5 millones por este concepto y en 2015 espera embolsarse casi 142 millones. Uno de los retos que deberá afrontar el nuevo rector a partir de la próxima semana en esta Universidad será precisamente explorar nuevas vías de financiación para dar salida a la abultada deuda, que alcanza los 70 millones de euros.

La Carlos III y la Rey Juan Carlos I son otras de las universidades que han conseguido salvar su balance gracias a la subida de tasas. Este año por ejemplo y según lo presupuestado, la primera pretende ingresar 38,7 millones por este concepto, y la segunda alcanzará según la CAM los 46 millones y medio. 

Menos dinero público para construcción

El presupuesto de 2015 contempla sólo 7,6 millones para construcción de nuevos edificios y sedes. En 2008 esta misma partida contenía 47 millones y en 2014 (último ejercicio ejecutado) alcanzó los 32 millones. La Comunidad acepta que es la partida que más se ha disminuido durante los años de crisis, precisamente por ser la menos urgente y necesaria en comparación con el resto de inversiones. Algunas universidades, como la Complutense, han encontrado algunas vías alternativas para embolsarse unos ingresos extra precisamente gracias al alquiler de sus edificios y centros adscritos. Fue precisamente la UCM la que durante los últimos siete años más dinero público ha recibido en este concepto, sumando 243 millones, según los datos de la Comunidad.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios