Es noticia
Menú
Casado (PP): "Rajoy tiene 11 millones de votos y gente muy popular no va a recibirlos"
  1. España
JORNADA SONDEOS ELECTORALES ANEIMO - EL CONFIDENCIAL

Casado (PP): "Rajoy tiene 11 millones de votos y gente muy popular no va a recibirlos"

En una jornada sobre sondeos electorales organizada por El Confidencial y Aneimo, los representantes de los principales partidos han analizado el escenario actual con la irrupción de nuevas fuerzas

Foto: Pablo Casado (PP), durante su intervención en la las jornadas sobre sondeos electorales organizadas por Aneimo - El Confidencial (Foto: Pablo López Learte)
Pablo Casado (PP), durante su intervención en la las jornadas sobre sondeos electorales organizadas por Aneimo - El Confidencial (Foto: Pablo López Learte)

A menos de un mes de las elecciones municipales y autonómicas, el portavoz de campaña del PP, Pablo Casado, ha advertidoen una jornada sobre sondeos electorales organizada por El Confidencialy Aneimo que “no es el fin del bipartidismo”. El diputadose volvió a refugiar en la crisis económica y las duras medidas que ha tenido que poner en marcha Mariano Rajoy para justificar la desafección ciudadana con el poder. Sin embargo, localizó a la abstención como su principal rival en las elecciones del 24 de mayo y remarcó que el presidente del Gobierno “es nuestro mejor aval y tiene el apoyo de su partido. No podemos poner a gente que no ha gestionado un euro en su vida.Yo sí valoro la experiencia de gestión”. Para los indecisos, el popular dio un dato: "Rajoy consiguió en las elecciones de 2011 once millones de votos. Gente que es muy popular ahora no va a recibir ese apoyo".

Casado echó mano de los resultados de las elecciones europeas –sin mencionar el desastre en Andalucía- para remarcar que el bipartidismo, lejos de morir, está más consolidado que nunca. El diputado confió en la mejora de la situación económica y en movilizar el voto de la abstención para cosechar unos resultados electorales decentes. “Tenemos que movilizar a los nuestros ofreciendo un programa atractivo”. También aprovechó su turno de palabra para hacer un guiño a Ciudadanos, el partido pilotado por Albert Rivera,el menos alejado de las siglas del PP. “Es un partido con el que nos sentimos más identificados: compartimos la unidad de España y el respeto al sistema electoral”.

El representante popular no quiso hablar de futuros pactos postelectorales porque "salimos a ganar el partido", pero abrió la mano al diálogo con otras formaciones políticas. "El PP siempre se ha caracterizado por una capacidad de diálogo y consenso”. Casado aprovechó los micrófonos de El Confidencial paraadvertira los nuevos partidos que respeten las reglas del juego. “No será tan malo el bipartidismo imperfecto cuando el sistema funciona”. José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos presente en el debate, recordó al expresidente de Nuevas Generacionesque su partido, Ciudadanos, está siendo un rara avis desnudándose políticamente antes de las elecciones.

“La gran coalición no es la solución”

De hecho, Casado reconoció que no comparte con la formación naranja la supresión de las nuevas líneas de Ave “ni abrir el debate de la prostitución, ni de descentralizar tributos ni sacar organismos nacionales fuera de Madrid”. El popular rechazó hablar formalmente de futuros pactos electorales. “Hablar de pactos ahora es que salimos a empatar”.

Para el socialista Ignacio Urquizu el bipartidismo es “bastante imperfecto” y un instrumento que se está poniendo de moda “para criticar lo que ha pasado en los últimos años pero que no se sostiene”. Sin embargo, apostó porque el nuevo modelo económico no sea como hasta ahora. “La gran coalición no es la solución. Es un gran desafío democrático. Cuando dos grandes partidos llegan a un acuerdo, alguno cae en incoherencias”.

Urquizu reconoció que el reto actual es ser capaces de construir una idea de país que pueda ser compartida por una mayoría social y resolver los desafíos de los próximos veinticinco años, como el estado del bienestar o el sistema económico. “¿Podemos tener una democracia más transparente, con menos corrupción?”. En ese punto, Villegas hizo ver a los representantes de PP y PSOE que el nuevo escenario político no se entiende ya sin la presencia de los nuevos como Podemos y Ciudadanos, por lo que serán necesarios e imprescindibles"losacuerdos, los pactos, las coaliciones. Y eso no es ni bueno ni malo, es un sistema diferente. Será bueno o malo dependiendo de cómo lo ejecutemos los actores presentes".

"Los políticos,el tercer problema de los españoles"

La crisis económica, la institucional, la territorial y, por último, la crisis que las envuelve a todas: la política, condicionarán el futuro político de España, según han coincidido en señalar los expertos en análisis electoral participantes en la última mesa de la Jornada sobre Sondeos Electorales.Rosa Conde, expresidenta del CIS y exministra socialista, explica que hay menos confusión que hace un año respecto al escenario político inmediato. “Es difícil que el bipartidismo baje más, por lo que seguirá teniendo una gran fuerza en las encuestas, al igual que es improbable quelos nuevos partidos superen labarrera del 15 o 20%cada uno”.

La cierta estabilidad que reflejarían las encuestas y que sigue el curso marcado por los resultados de las elecciones andaluzas, no está exenta, según alerta la exministra, de la altadesafección hacia las institucionesy los representantes políticos. “Se ve en todas las encuestas, en el CIS los españoles señalan a los políticos como el tercer problema del país. Este esun estado de ánimo que puede mantenerse en el tiempo”, añade. Una cuestión que solo podría suavizarse con el diálogo social y la recuperación de elementos claves del Estado de bienestar.

Ante las cuatro crisis antes señaladas, y que están detrás del movimiento tectónico en el panorama político español,Fernando Vallespín, catedrático de Ciencia Política de la UAM y expresidente del CIS, plantea que“estamos condenados a renovarnosy para eso hay que volver a la cultura del consenso”. Para Vallespín, la importancia de las próximas elecciones generales radica, utilizando la terminología de Podemos,“en qué medida se va a abrir o no el candado del 78”. Como transfondo, la concepción del Estado autonómico, “que no ha acabado de funcionar en su conjunto”, dice, y “el divorcio entre ciudadanía y clase política”.

El expresidente del CIS ha llamado la atención sobre el hecho de que la política ya no sigue las pautas tradicionales, sino que ha cobrado cierta autonomía. De ahí que los partidos necesiten“encauzar las necesidades de la gente”, que señala como el hecho diferencial de los nuevos partidos políticos. “Esa autonomía es la que sacude el tablero”, ha insistido.

Como consecuencia de estos cambios, Vallespín ha advertidos que“nadie tiene ganado el estatusy hay que pelearlo. El futuro ya está aquí y el PP todavía no se ha enterado, ignora estos nuevos datos. En cambio, el PSOE, al menos, se ha sabido mover para poder enfrentarse a las demandas de muchos sectores de la sociedad española”.

Reforma constitucional

“Es improbable que la nueva configuración política que emerja de estos procesos electorales sea la más propicia para forjar una reforma de la constitución”, ha apuntandoJoaquín Arango, catedrático sociología UCM. A pesar de que Arango no cree que se vaya abrir el melón de la reforma constitucional, principalmente porque los partidos nacionalistas no tendrán el suficiente peso como para propiciarlo, sí entiende que cabendificultades de gobernabilidad después de las elecciones generales.

El fin del bipartidismo es un hecho irreversiblepara el sociólogo, pues entiende que “el daño de la imagen en los dos principales partidos por la crisis y la proliferación de escándalos de corrupción es demasiado profundo como para que dé lugar a una vigorosa y rápida recuperación.Los dos partidos emergentes van a nutrirse de ese estado de ánimo que todavía continuará”.

Arango opina igualmente que el escenario futuro pasa irremediablemente por una cultura de pactos. “Los nuevos partidos van a tener que entrar en alianzas, y si llegan a formar parte de esquemas de gobierno en comunidades y ayuntamientos, y luego en España,van a tener que adoptar decisiones impopularesy van a tener que pagar los precios”, añade el sociólogo.

A menos de un mes de las elecciones municipales y autonómicas, el portavoz de campaña del PP, Pablo Casado, ha advertidoen una jornada sobre sondeos electorales organizada por El Confidencialy Aneimo que “no es el fin del bipartidismo”. El diputadose volvió a refugiar en la crisis económica y las duras medidas que ha tenido que poner en marcha Mariano Rajoy para justificar la desafección ciudadana con el poder. Sin embargo, localizó a la abstención como su principal rival en las elecciones del 24 de mayo y remarcó que el presidente del Gobierno “es nuestro mejor aval y tiene el apoyo de su partido. No podemos poner a gente que no ha gestionado un euro en su vida.Yo sí valoro la experiencia de gestión”. Para los indecisos, el popular dio un dato: "Rajoy consiguió en las elecciones de 2011 once millones de votos. Gente que es muy popular ahora no va a recibir ese apoyo".

Pablo Casado Mariano Rajoy
El redactor recomienda