"El lío de verdad empezará esa noche"

Rajoy fuerza una tregua en el PP hasta el 24M y respalda hasta entonces a Cospedal

El presidente del PP ha forzado una tregua hasta la noche de las municipales y autonómicas que es cuando, reconocen en Génova, "empezará el lío". Hasta entonces, apoyo total a Cospedal

Foto: El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy (c), junto a la secretaria general, María Dolores de Cospedal (i). (EFE)
El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy (c), junto a la secretaria general, María Dolores de Cospedal (i). (EFE)

“El lío de verdad empezará el 24 de mayo por la noche; hasta entonces parece que habrá tregua”, apuntan fuentes del Partido Popular después de las gestiones y llamadas al orden de los últimos días para frenar el amago de pelea interna ensayado durante la Semana Santa. Hasta Mariano Rajoy ha tenido que reconfirmar que no piensa hacer cambios en la dirección. Y lo hizo en público, pese a que ya no tenía tiempo ni margen para acometer crisis alguna ante la inminencia de los comicios autonómicos y locales.

La derrota en las elecciones andaluzas reprodujo en el PP todas las quejas y rencillas personales concentradas que laten en la vida interna de la formación desde la victoria electoral de 2011, e incluso desde el congreso de Valencia de 2008. De nuevo están sobre la mesa la falta de coordinación Gobierno-partido (Soraya Sáenz de Santamaría-María Dolores de Cospedal), el desprecio por la política de comunicación (Rajoy en persona), el problema de la secretaria general que lo es a tiempo parcial por su responsabilidad como presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha, los recelos del aparato por las ausencias de su jefa o la influencia de Javier Arenas sobre el presidente del partido.

Portavoces, peones y fuentes de todos los protagonistas se han pronunciado en los últimos días en el análisis oficioso del desastre andaluz para pasmo de los dirigentes autonómicos que se examinan ante las urnas en mes y medio con malas perspectivas. Espectáculo de desunión en plena precampaña, lo nunca visto en el PP salvo en Madrid, que es lo clásico desde los tiempos de Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre. Y con miles de cargos públicos (nóminas) en el aire.

Una senadora, Carmen Riolobos, acusó a “los que perdieron Andalucía” de desestabilizar a la dirección y cuestionar a Cospedal. Los aludidos, Juan Manuel Moreno y/o Arenas, eludieron la réplica y han guardado después silencio. Rajoy tuvo que intervenir de puertas adentro para aclarar que mantiene su apoyo a la secretaria general (y al modelo de dedicación a tiempo parcial), luego lo dijo en público en Radio Nacional y ahora lo repetirá en la Junta Directiva ante los barones autonómicos y toda la dirección nacional.

El candidato del PP a la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno. (Reuters)
El candidato del PP a la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno. (Reuters)

El problema de fondo en el Partido Popular es el pánico a fracasar en los comicios de mayo, a perder la hegemonía casi absoluta que tienen en el mapa autonómico ahora en juego (toda España menos Asturias, Navarra y Canarias), motivo por el que se han reproducido durante el fin de semana las llamadas a la unidad y la cohesión para no complicar aún más la tarea de los candidatos. Hasta la lideresa de Madrid, con legítimo cartel de oposición interna a Rajoy, ha evitado esta vez entrar en la melé.

El presidente del Gobierno había preparado con cuidado la reunión de la Junta Directiva Nacional para este martes. El lunes sabía que se iban a dar a conocer los mejores datos de creación de empleo de la última década y quería reforzar su apuesta por la recuperación económica ante sus barones pese a que en las urnas de Andalucía no le haya ayudado al PP. Pero la pelea dialéctica de la Semana Santa le obliga a añadir al guion de que el partido “funciona bien” y que no piensa en hacer cambios. Tiene que respaldar a todos sin aceptar la críticas internas porque el modelo de reparto de poder y funciones (Sáenz de Santamaría al Gobierno; Cospedal al partido y también a la Junta) lo estableció él mismo.

La secretaria general es casi la única dirigente del PP que se presenta a las próximas elecciones con muchas posibilidades de repetir mayoría absoluta, según reconocen hasta sus detractores. Todo apoyo será poco, admiten en los mismos medios, en una de las plazas en que se medirá si los populares logran salvar o no los muebles de su poder autonómico.

Rajoy reúne a los miembros de la Junta Directiva (600 si van todos los parlamentarios) con la intención de exigir unidad y más esfuerzo a sus dirigentes en el objetivo de la reconciliación con el votante defraudado que, además de pensar en la abstención, ve en Ciudadanos otra opción dentro del sistema con el mensaje claro y popular del partido que nunca gobernó. Si fracasan, las peleas de verdad empezarán después del 24 de mayo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios