SERÁ EL PRIMER MÉDICO DE SU FAMILIA

Antonio Guerrero, madrileño y número 1 de MIR: “Todavía no me lo creo”

La Universidad de Alcalá de Henares ya puede presumir. Su alumno Antonio Guerrero es el número 1 de MIR. Seguramente se decante por aparato digestivo en el Ramón y Cajal o en el Gregorio Marañón

Foto: Antonio Guerrero (EC)
Antonio Guerrero (EC)

La Universidad de Alcalá de Henares puede presumir, y mucho. Su alumno Antonio Guerrero es el número 1 de MIR (Médico Interno Residente) de este año. Eso significa que hizo el mejor examen entre los más de 12.000 aspirantes que se presentaron y que tiene el mejor expediente universitario en una de las carreras más duras que existen. El resultado final no puede ser mejor: será el primero en elegir especialidad médica de toda España. “Es un privilegio, pero también una gran responsabilidad”, cuenta a El Confidencial.

Aún tiene dudas, pero su principal apuesta es la gastroenterología, es decir, aparato digestivo. Si se decide por ello, lo hará en un hospital madrileño. “En el Ramón y Cajal o en el Gregorio Marañón”, afirma. También le gusta cardiología y hematología. Aún tiene tiempo. Desde luego, lo suyo tiene mérito porque será el primer ‘doctor Guerrero’ de la familia. Y es que, a pesar de ser una profesión de tradición parental, no tiene padres, ni tíos, ni abuelos médicos. “Yo sigo en shock, todavía no me lo creo y no sé si estoy más contento yo o mis padres”.

Antonio no es precisamente supersticioso, pero tiene muy presente una anécdota que, casualidad o no, le trajo suerte el 31 de enero. El día de antes estudió por última vez antes del hacer el MIR y como otras veces se acercó a la tienda de golosinas a la que va siempre al lado de la biblioteca. El dueño le dio una cajita de caramelos de masticar y bromeó: “Llévatelas, que te van a dar a mucha suerte en el examen”. Ni se imaginaba hasta qué punto. Ahora está de viaje, pero en cuanto vuelva se acercará al negocio que ya puede considerar su amuleto.

Su actitud es optimista: “Creo que los médicos españoles están muy bien formados y tienen un gran reconocimiento internacional”. También sabe que la situación laboral actual no es la ideal

Tampoco da el perfil típico de ‘empollón’ de la clase. “En bachillerato supe que quería estudiar Medicina, pero no tenía unas notas increíbles en absoluto. Cuando llegué a la facultad la cosa cambió, estudiar lo que te apasiona lo hace todo más fácil”, cuenta. La preparación ha sido dura. Desde junio a enero ha estudiado entre 7 y 8 horas diarias siguiendo a pies juntillas las pautas de su academia de preparación, el grupo CTO. El día que realmente tenía libre cada semana era el domingo, que lo aprovechaba para levantarse tarde después de trasnochar el sábado, montar en bici, y ver a su novia.

Hasta que empiece la residencia en mayo dedicará su tiempo a descansar y viajar.  Aunque reconoce que tiene ganas de empezar ya y ver la realidad de la Medicina. Su actitud es optimista: “Creo que los médicos españoles están muy bien formados y tienen un gran reconocimiento internacional”. Es consciente de que la situación laboral en la actualidad no es la ideal, pero no está dispuesto a despegar profesionalmente pensando “qué mal está todo”.  

El dilema del ébola

La actualidad al final mandó en el examen y el ébola, como era de esperar, salió preguntado. “Fue un tema muy mediático y en las facultades nos interesó mucho. Se trata de una infección que no estaba presente en España y es normal que causara un poco de alarma”. Antonio confiesa que esa pregunta no la acertó. La hepatitis C es, sin duda, otro de los debates médicos del año. El número 1 de MIR habla con prudencia porque “la situación es muy complicada”, pero no duda en afirmar que debería tratarse a todos los enfermos. “Ahora tenemos una herramienta para erradicar esta enfermedad”.

De Alfonso Alonso no tiene opinión como ministro, “porque lleva muy poco tiempo”, pero Ana Mato, personalmente, no le gustaba. Antonio es partidario, como la gran comunidad profesional, de que al frente de un Ministerio como es el de Sanidad haya especialistas en el campo de la salud.

Cuando el 31 de enero terminó su examen de cinco horas de duración, abandonó el aula inseguro. “Hubo varios temas de esos que nadie se espera y generan inseguridad, que igual las has acertado pero no estás acostumbrado a enfrentarte a esas preguntas. Yo salí inseguro”. A veces las cosas no son lo que parecen. Con ayuda de esas chucherías mágicas o sólo gracias a infinitas horas de estudio y mucho esfuerzo, Antonio Guerrero ha conseguido ser el número uno de esta nueva hornada de médicos españoles.  

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios