tiene casos aparcados por falta de personal

La UDEF recluta de urgencia 30 nuevos agentes ante el alud de casos de corrupción

El fenómeno de la corrupción está generando más escándalos de los que puede digerir la Policía Nacional. La Dirección General del cuerpo ha decidido reforzar con 30 nuevos agentes la UDEF

Foto: La policía requisa expedientes, discos duros y teléfonos corporativo.
La policía requisa expedientes, discos duros y teléfonos corporativo.

El fenómeno de la corrupción sigue generando más casos de los que puede digerir la Policía Nacional, a pesar de las supuestas medidas de regeneración democrática que han impulsado en el último año las instituciones y los partidos. La Dirección General del cuerpo ha tenido que reforzar con 30 nuevos agentes su sección de élite en la lucha contra esta lacra, la ya célebre Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), para evitar que algunas de las investigaciones que tiene entre manos acaben siendo archivadas por falta de efectivos. Las incorporaciones se producirán de forma inmediata, según fuentes policiales consultadas por El Confidencial.

Los nuevos funcionarios han sido elegidos por su perfil académico. La mayoría son graduados en Derecho o Economía, al igual que los 200 agentes que ya integran en estos momentos la sección central de la UDEF, ubicada en el Complejo Policial de Canillas de Madrid, así como los efectivos de las secciones provinciales encuadradas en las Jefaturas de las diferentes comunidades autónomas, que por lo general asumen procedimientos que sólo afectan a sus demarcaciones.

El refuerzo aliviará el colapso al que se había visto abocado la unidad. En total, la Comisaría General de la Policía Judicial, de la que depende la UDEF, mantiene abiertas en estos momentos investigaciones sobre más de 400 causas diferentes. Algunas de ellas están en las mesas de los policías desde hace años, como los casos Gürtel o Bárcenas, pero las fuentes preguntadas revelan que en las últimas semanas se ha producido una avalancha de nuevos procedimientos relacionados con la corrupción y otras infracciones económicas que amenazaba con dejar impunes decenas de actuaciones presuntamente delictivas.

Los funcionarios juran este viernes

Parte de los 30 nuevos efectivos procederá de la promoción de la Escala Ejecutiva de la Policía Nacional que jurará el cargo este mismo viernes. Irán directos de la Academia de Ávila a los despachos de la UDEF en Canillas. El refuerzo se completará con funcionarios de la Escala Básica que han sido repescados para esta labor en diferentes puntos del territorio nacional por sus especiales conocimientos legales y financieros.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Los expertos en delitos económicos de la UDEF son responsables, entre otros casos, de la investigación sobre los presuntos negocios irregulares de Jordi y Oleguer Pujol Ferrusola, dos de los hijos del expresidente de la Generalitat de Catalunya Jordi Pujol; de la estafa masiva en las ayudas para la formación de desempleados en Andalucía; del sobrecoste del 220% en la construcción del tranvía de Parla; y del agujero contable de la compañía tecnológica Gowex. La investigación ya casi concluida del caso Gürtel fue la primera responsable de que el acrónimo de esta unidad haga temblar a los políticos.

El refuerzo era necesario por la dificultad que conlleva el esclarecimiento de este tipo de delitos. En el caso Edu sobre el fraude de la formación ha sido necesario, por ejemplo, interrogar a más de 4.000 alumnos y tutores de cursos irregulares. Y en el caso de Oleguer Pujol, su entramado empresarial incluye complejas triangulaciones societarias en territorios tan opacos como Curaçao, Bahamas, Islas Vírgenes, Isla de Man y Panamá. Los 30 nuevos agentes de la UDEF llegan con el objetivo de acelerar todos estos frentes.

La Guardia Civil, también colapsada

La Policía no es la única que tiene problemas para hacer frente al alud de delitos de corrupción y, en general, económicos. Dos de las principales asociaciones profesionales de la Guardia Civil también denunciaron el pasado mes de noviembre que la Unidad Central Operativa (UCO), la sección del Instituto Armado encargada de luchar contra la corrupción, se está viendo obligada a desechar nuevas investigaciones por falta de plantilla y recursos materiales. En sus dependencias de Madrid, la UCO únicamente dispone por ahora de 75 agentes, a pesar de que es la responsable de casos tan conocidos como el fraude de los ERE y la formación en Andalucía; el caso Púnica de amaño de contratos en la Comunidad de Madrid; y la operación Enredadera contra la adjudicación irregular de licitaciones en Adif, entre otros procedimientos. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios