acusan al gobierno de la falta deliberada de medios

La Guardia Civil denuncia que dejan de investigar escándalos "por falta de agentes"

Las asociaciones de la Guardia Civil han decidido dar un paso adelante para denunciar las condiciones en las que trabajan los agentes de la Unidad Central Operativa

Foto: Agentes de la UCO de la Guardia Civil protegen la salida de un vehículo en la sede de la Diputación Provincial de Sevilla. (EFE)
Agentes de la UCO de la Guardia Civil protegen la salida de un vehículo en la sede de la Diputación Provincial de Sevilla. (EFE)

Las asociaciones de la Guardia Civil han decidido dar un paso adelante para denunciar las condiciones en las que están trabajando los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO), la sección del Instituto Armado encargada de diseccionar los grandes casos de corrupción. Tanto la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) como la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) aseguran que la falta de plantilla y recursos está provocando que los agentes de la UCO tengan que desechar nuevas líneas de investigación, y acusan al Gobierno de Mariano Rajoy de provocar intencionadamente esta carencia de medios.

La UCO es la unidad que se está encargando, entre otros casos, de la investigación del escándalo de los ERE y de la formación en Andalucía, de la trama Púnica de corrupción vinculada a Francisco Granados y, más recientemente, de la Operación Enredadera, unas pesquisas que salen del caso Mercasevilla, también asumido por esta unidad. El trabajo se acumula en las mesas de los integrantes de esta unidad, especializada en delitos económicos y societarios.

Plantilla insuficiente

Desde hace sólo unos meses, la UCO cuenta con un nuevo Grupo de Delitos contra la Administración, pero esta nueva sección apenas ha repercutido en la dotación de su plantilla. “Sólo cuenta con unos 75 agentes en Madrid. Es verdad que, al contrario de lo que ocurre en la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía, la UCO también cuenta con muchos efectivos en las comunidades autónomas. Sin embargo, no dispone de personal suficiente para afrontar todas las denuncias que le llegan”, apunta un portavoz de Aprogc, una de las unidades con más presencia entre los mandos del Instituto Armado.

Agentes de la Guardia Civil registran las dependencias del Ayuntamiento madrileño de Collado Villalba. (EFE)
Agentes de la Guardia Civil registran las dependencias del Ayuntamiento madrileño de Collado Villalba. (EFE)

“Falta gente y medios”, lamentan desde la AUGC. “Y los agentes que ya están en la UCO no tienen de hecho ni jornada laboral. Tienen disponibilidad de 24 horas, y así es imposible realizar un trabajo tan difícil como el que tienen encomendado”. La AUGC, que amplía la denuncia a otras secciones del Instituto Armado, aunque consideran que el caso de la UCO es quizá el más inquietante, ya ha anunciado incluso una movilización de guardias civiles para exigirle al Gobierno que mejore las condiciones laborales del cuerpo.

Los corruptos se quedan en libertad

“La situación está tan al límite que los compañeros de la UCO están teniendo que descartar operaciones que podrían servir para acabar con más tramas corruptas únicamente porque no disponen de la plantilla necesaria para hacerse cargo de esas nuevas investigaciones”, insiste el portavoz de la AUGC.

Desde la Aprogc corroboran ese análisis. “La UCO tiene por desgracia mucho más trabajo del que puede atender”, señala un representante de esta otra asociación. “En la lucha contra ETA había todos los medios y recursos necesarios, pero aquí es distinto. Si nos doblaran la plantilla lograríamos hacer el doble de operaciones y sacar de la calle al doble de corruptos”.

Uno de los agentes de la UCO de la Guardia Civil llega a la sede de la UGT Andalucía. (EFE)
Uno de los agentes de la UCO de la Guardia Civil llega a la sede de la UGT Andalucía. (EFE)

Las cuentas son sencillas pero, según estos portavoces de los agentes, el Ejecutivo no quiere que salgan. Acusan directamente al Gobierno del Partido Popular de mermar la capacidad de la UCO para limitar el alcance de sus investigaciones. “Acaba de aceptar, por ejemplo, que todas las comunidades que no tengan déficit puede sacar plazas para sus policías autonómicas por el equivalente al 100% de su tasa de reposición. La Guardia Civil y la Policía Nacional, sin embargo, hemos estado varios años con el 10% de la tasa de reposición y sólo el próximo año subirá un poco”, apunta Aprogc. Desde esta asociación también subrayan que el plan contra la corrupción anunciado por Moncloa sólo contemple un aumento de jueces y fiscales pero no de las plantillas de la Policía Judicial, que al final “son las que generan el caudal informativo” que permite a la Justicia actuar.

Silencio del Gobierno

Con todo, para Aprogc, el síntoma más evidente de que el Gobierno ha decidido darle la espalda a la UCO es la reacción que han tenidos los máximos responsables políticos de la Guardia Civil tras las últimas operaciones: “Ni el director general de la Guardia Civil, ni el secretario de Estado ni el ministro del Interior han dicho ni una palabra de felicitación por las últimas operaciones de la UCO contra la corrupción de los partidos. Ni una. Y si no dicen nada, ¿qué quieren que pensemos? ¿Que la UCO ha hecho algo mal por investigar la corrupción?”.  

Las carencias no se notan sólo en la Guardia Civil. La Policía experimenta desde hace meses el mismo problema. Este diario ya reveló en febrero de 2013 que la UDEF central, encargada de los casos Gürtel, Bárcenas, Brugal, Edu, Crucero, Gowex y Pujol Ferrusola, entre otros, está derivando investigaciones a sus delegaciones regionales y descartando nuevas por la falta de efectivos. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios