vincula la mecánica de pago y los donantes

La UDEF conecta las facturas falsas de Jordi Pujol Jr. con la trama de CDC en el Palau

El procedimiento para esclarecer el presunto cobro de comisiones ilegales por parte de Jordi Pujol Ferrusola ha abierto una línea de investigación que salpica a CDC

Foto: Jordi Pujol Ferrusola. (Efe)
Jordi Pujol Ferrusola. (Efe)

El procedimiento judicial que inició el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz en 2013 para esclarecer el presunto cobro de comisiones ilegales por parte de Jordi Pujol Ferrusola, el mayor de los siete hijos del expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol Soley, ha abierto una línea de investigación que salpica a Convergencia Democrática de Catalunya (CDC), el partido fundado por el propio jefe del clan Pujol y al que también pertenece el actual jefe del Ejecutivo catalán, Artur Mas, apuntalando las sospechas de que la trama pueda acabar desembocando en otro caso de supuesta financiación ilegal de la formación nacionalista.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía concluye en el último informe que ha remitido al Juzgado Central de Instrucción número 5 sobre las finanzas de Jordi Pujol Ferrusola que éste habría cobrado al menos 12,2 millones de euros en comisiones ilegales mediante facturas falsas con “supuestas prestaciones de servicios” giradas por tres sociedades mercantiles instrumentales. Los agentes también señalan que en esas “relaciones comerciales espurias” participaron más de una veintena de compañías que tenían intereses económicos en Cataluña. Pujol Ferrusola fue el primer destinatario de esos fondos, pero la pregunta es qué ocurrió luego con ellos.

Esa información sólo será accesible si tienen éxitos las comisiones rogatorias a Suiza y Andorra que ha pedido la Fiscalía Anticorrupción para buscar las supuestas cuentas ocultas de los nueve miembros de la familia Pujol. Sin embargo, la UDEF ya apunta que los procedimientos que habría utilizado Pujol Ferrusola para tratar de camuflar el cobro ilegal de comisiones durante más de un década son idénticos a los que empleó CDC para obtener también presuntamente de forma ilícita a través de la Fundación Palau de la Música más de 6 millones de euros, estableciendo así un fuerte vínculo entre ambos escándalos.

Pago en diferido de comisiones

Los investigadores de la UDEF se refieren expresamente al cobro en diferido de las presuntas comisiones. Señalan que Jordi Pujol Ferrusola habría facturado en 2007 a través de una de sus sociedades instrumentales, Iniciatives Marketing i Inversion, la cantidad de 1.519.600 euros por sus supuestas gestiones “en una gran obra pública, licitada por organismos de la administración pública catalana y de gran calado” que “comenzó a desarrollarse a finales de 2002”, es decir, cinco años antes de que se hicieran efectivos los pagos ilícitos. El proyecto en juego era la construcción de la Ciudad Judicial de Hospitalet, valorado en 90 millones de euros, que terminó siendo adjudicado a una UTE formada por las constructoras FCC y Copisa.

Los agentes señalan que la “temporalidad de unos hechos con otros difiere”, pero apuntan a continuación que esta práctica también se detectó en el caso Palau, donde también intervino la UDEF. En ese sentido, el informe indica que en aquel otro escándalo “se apreciaba en la documentación intervenida cómo una constructora, en este caso Ferrovial, había efectuado pagos diferidos en el tiempo con ocasión de adjudicaciones y licitaciones que habían ocurrido con bastante anterioridad, en función de un porcentaje previamente arbitrado, y que en aquel caso se reportaba cómo se desviaba para el enriquecimiento de particulares y financiación de un partido político”. Es decir, que la UDEF no sólo equipara los mecanismos de fraude, sino que ya apunta la posibilidad de que, como ocurrió en el caso Palau, aparezca también la sombra de CDC en la investigación sobre Pujol Ferrusola.

Mas, tras su comparecencia en 2013 sobre el caso Palau.
Mas, tras su comparecencia en 2013 sobre el caso Palau.

Los mismos protagonistas

El pago en diferido de comisiones no es la única conexión entre ambos casos. También compartirían pagadores. En este último informe sobre las facturas falsas emitidas y cobradas por Jordi Pujol Jr., los agentes dedican 24 páginas a detallar sus intensas relaciones comerciales con sociedades del Grupo Copisa. Al menos siete empresas de este holding, controlado por la célebre familia Cornadó, habrían abonado servicios a Pujol Ferrusola por servicios que la UDEF considera inexistentes.

El informe destaca que una “figura esencial” en esos negocios sería el consejero delegado de Copisa, Xavier Tauler Ferre, quien “conoce a Jordi Pujol Ferrusola desde la infancia”. Los agentes afirman que Tauler Ferre “aparece reincidentemente” en las pesquisas sobre el hijo mayor del clan Pujol. Según describen, Jordi Pujol Jr. iniciaba las relaciones poniéndose en contacto con su viejo amigo, y luego éste “redirigía oportunamente la llamada al representante de la sociedad que correspondiera” dentro de su propio holding.

La presencia de Tauler Ferre en las relaciones comerciales del Grupo Copisa con Pujol Ferrusola es tan intensa que los funcionarios de la UDEF infieren que pudo ser aquel quien “orquestara esta operativa”, otro motivo para sostener que el primogénito del expresidente catalán no tendría por qué ser el único beneficiario de esos movimientos de fondos.

Comparecencia en el Parlament

Y para avalar esa teoría, el informe recuerda la implicación de Copisa y Tauler Ferre en el caso Palau. La UDEF apunta que el alto cargo del holding ya tuvo que comparecer el 22 de junio de 2010 “en la Comisión de Investigación que se abrió en el Parlamento de Cataluña (…) para explicar todo lo relacionado” con la participación del grupo en esa trama.

 
Como ha podido acreditarse durante la instrucción del caso Palau, contratistas de la administración catalana contribuyeron con donaciones a la Fundación Palau de la Música que luego eran desviadas a la Fundación Trías Fargas, vinculada con CDC, emitiendo facturas falsas para rescatar los fondos, igual que en el caso de Pujol Ferrusola. Además, los investigadores resolvieron que las empresas habían realizado las donaciones a cambio de contratos, licencias o permisos, las mismas conclusiones alcanzadas por la UDEF en el informe que acaba de remitir a Ruz.

El documento recuerda que al Grupo Copisa le fueron “adjudicadas las obras de remodelación del Palau de la Música en 2007”. La sociedad que realizó finalmente esos trabajos fue Natur System, “de la que Tauler Ferre es presidente, antiguamente dirigida por Danial Osacar i Escrig, extesorero del partido político Convergencia Democrática de Catalunya, y desde hace bastante tiempo beneficiada con adjudicaciones de obras públicas”.

Durante su comparecencia en el Parlamento catalán, Xavier Tauler admitió que Copisa donó a la Fundación del Palau 700.000 euros que se tradujeron luego en varios contratos de obras, entre ellas, las del propio Palau. Los investigadores también pudieron comprobar que una parte de esos fondos engrosó las cuentas particulares de los responsables de la Fundación y el resto acabó en la institución satélite de CDC. Por el momento, en el caso que instruye ahora Ruz, los agentes de la UDEF han detectado que, mediante la “operativa” diseñada por Tauler Ferre, Copisa pagó al menos a Jordi Pujol Ferrusola 3,6 millones de euros. El rastreo del dinero permitirá aclarar si el partido de Artur Mas o alguna de sus organizaciones satélite también habría obtenido fondos en este otro caso.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios