Rajoy descoloca al PP con sus tiempos y deja a su Grupo sin portavoz una semana
  1. España
bermúdez de castro asume de momento el puesto

Rajoy descoloca al PP con sus tiempos y deja a su Grupo sin portavoz una semana

Los tiempos de Rajoy en materia de nombramientos vuelven a descolocar al PP. Ahora dilata el de portavoz y crecen las especulaciones sobre un cambio mayor

placeholder Foto: El portavoz del Grupo Popular del Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro. (EFE)
El portavoz del Grupo Popular del Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro. (EFE)

Los tiempos de Mariano Rajoy en materia de nombramientos vuelven a descolocar a sus fieles. Dejó una semana vacante la cartera de Sanidad hasta que nombró para el cargo al portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, y ahora lleva el mismo camino para designar al nuevo responsable de los diputados del PP. El secretario general del grupo, José Antonio Bermúdez de Castro, ejerce como tal por indicación de La Moncloa y con el portavoz adjunto, Rafael Hernando, y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, encabeza las quinielas que se hacen en la Cámara sobre el relevo de Alonso.

El trámite formal del nombramiento de portavoz empieza por una propuesta del presidente del Grupo Popular, Rajoy, a sus diputados para que den el visto bueno. El jefe del Ejecutivo Gobierno dejó pasar los días desde que Alonso fue nombrado ministro y ya no queda semana para reunir a los parlamentarios. Entre el Consejo de Ministros, la fiesta de la Constitución de mañana y el viaje que tiene previsto a México el lunes resulta que no puede reunirse con el Grupo Popular hasta que el jueves que esté de vuelta.

La próxima semana hay pleno en la Cámara. Rajoy puede desvelar su decisión en cualquier momento, pero el elegido no tendrá el título de portavoz hasta que se reúna el grupo. De esa forma, la sesión en el Congreso arrancará el martes sin portavoz oficial de los populares.

Como Rajoy es siempre muy puntilloso con los trámites legales, en fuentes del PP comentan que el movimiento de cargos puede ser más amplio que un simple cambio por ascenso en el escalafón. Citan a Ayllón como relevo natural de Alonso, dado que el secretario de Estado es ya la mano derecha de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en las relaciones con las Cortes y sólo tendría que cambiar de funciones pero no de materia.

La continuidad en la dirección del grupo, la que ha recomendado el propio Alonso, tiene los nombres propios de los principales colaboradores del hoy ministro de Sanidad: Bermúdez de Castro y Rafael Hernando. La cuestión es que no son sorayistas, sino curtidos dirigentes del PP procedentes del aparato de Génova, donde han ocupado cargos desde los tiempos de José María Aznar. Bermúdez de Castro sí tuvo misiones en el Congreso en la anterior legislatura a las órdenes de Santamaría como pactar con el PSOE leyes como la reforma de la legislación electoral.

Como el nombramiento no llega, en el Grupo Popular se han empezado a manejar otros nombres de figuras en ascenso entre los diputados, como es el caso de la catalana Dolors Montserrat ahora con puesto en la Mesa de la Cámara.

De momento, Bermúdez ha asumido las funciones de Alonso por órdenes “de Moncloa”. Ya ha representado al Grupo Popular en el acto de firma del acuerdo para el desarrollo de la oficina presupuestaria de la Cámara y ha dado réplica a la iniciativa de Pedro Sánchez de registrar en el Congreso una petición para que se cree una subcomisión para estudiar una reforma de la Constitución sobre la que no propone nada concreto.

El secretario general de los diputados del PP contestó con el desdén oficial de Rajoy al asunto, el mismo que el presidente del Gobierno comunicó personalmente a Sánchez cuando le llamó por teléfono. El Ejecutivo y el PP consideran la idea de Sánchez una mera operación de imagen del PSOE que se queda en el enunciado, entre otras cosas porque dentro de su partido no hay un acuerdo sobre el tipo de reforma de la Constitución que quieren proponer.

Pilar Farjas se va, Susana Camarero sigue

Por su lado, Alonso ya ha aterrizado en el Ministerio de Sanidad y empieza a preparar su equipo. Además de contar con alguno de los asesores que tenía en la dirección del Grupo Popular, el nuevo ministro tiene que buscar sustituto para la actual secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, que ya se despidió de sus colaboradores el pasado lunes porque decidió irse al mismo tiempo que la ministra saliente, Ana Mato.

Las dos titulares de las quinielas de esos días, Farjas y la secretaria de Estado Susana Camarero, sabían que estaban descartadas como ministrables. Pedían inútilmente ser citadas como aspirantes al ascenso. Camarero, que entró el ministerio a mitad de legislatura por la salida de Juan Manuel Moreno, está confirmada como secretaria de Estado, según aseguran en fuentes del PP.

El hecho de que Rajoy no se haya decantado en este cambio del gabinete por los relevos más obvios es lo que desata en el Grupo Popular las especulaciones sobre un “baile más amplio de cargos” que afecte a la vez a secretarías de Estado y portavocías del Grupo Popular.

Consejo de Ministros Mariano Rajoy Nombramientos Rafael Hernando Pedro Sánchez Sanidad Juanma Moreno Moncloa
El redactor recomienda