del disuelto grupo de información de gallardón

La Policía investiga la relación de Nicolás con una unidad de información clandestina

El supuesto grupo clandestino encuadrado en la Policía Municipal operaría bajo las órdenes de responsables de seguridad del Ayuntamiento de Madrid

El caso del pequeño Nicolás sigue encerrando numerosas incógnitas pero la Policía Nacional ha decidido abrir una nueva línea de investigación para resolver una de las más relevantes. Fuentes policiales han confirmado a El Confidencial que se ha empezado a indagar en las presuntas relaciones que el joven impostor habría mantenido con un supuesto grupo de información clandestino encuadrado en la Policía Municipal de Madrid y que operaría bajo las órdenes de los máximos responsables de seguridad del Ayuntamiento de la capital.

Los detalles sobre esos presuntos vínculos forman parte del sumario que instruye el juez Arturo Zamarriego, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, que ha acordado mantener bajo secreto todas las actuaciones. Según fuentes cercanas al único acusado por ahora en este procedimiento, Francisco Nicolás Gómez Iglesias -imputado por falsedad, estafa y usurpación de funciones públicas-, en su declaración en comisaría y ante la primera jueza que instruyó el caso, Mercedes Pérez, el chico habría aportado datos sobre sus presuntos vínculos con responsables del área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid. Fuentes cercanas al joven constatan esas relaciones.

Pero de la declaración del muchacho también se deduciría una acusación más grave: la existencia de un supuesto grupo de agentes de la Policía Municipal encargados de labores de inteligencia que presuntamente habría estado actuando al margen de la ley con la complicidad de cargos municipales. Nicolás habría mantenido una relación con ese grupo, pero la intensidad y naturaleza de ese presunto vínculo aún están por determinar. Las fuentes consultadas señalan que habría trabajado como recadero para esa trama.

Una imagen, hasta ahora inédita, de Francisco Nicolás Gómez Iglesias. (El Confidencial)
Una imagen, hasta ahora inédita, de Francisco Nicolás Gómez Iglesias. (El Confidencial)

Será de uno de los principales frentes que deba afrontar la instrucción de este rocambolesco procedimiento, que arrancó como un simpático caso de megalomanía llevada al extremo y ya va camino de provocar dolores en más de una cabeza. La información es tan sensible que la Policía Nacional ha decidido anticiparse al juez y utilizar esas pistas para abrir una línea de indagaciones al margen de la investigación que ya hay en marcha sobre el propio Nicolás.

Según ha podido saber El Confidencial, el exalcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón creó sólo unos meses después de llegar al cargo en junio de 2003 un grupo en la Policía Municipal para integrar y coordinar a todos los agentes que no realizaban labores de vigilancia en las calles. Los escoltas de los concejales y los policías municipales que efectuaban labores más propias de información pasaron a formar parte de ese nuevo grupo. En 2007, esa unidad se transformó en una Oficina de Seguridad Corporativa del Ayuntamiento, encargada de centralizar toda la labor de inteligencia y de protección de personalidades. Sin embargo, la situación económica provocó un drástico recorte en la dotación de esta unidad tras las elecciones municipales de mayo de 2011. Y, tras la llegada de Ana Botella al Consistorio de la capital en diciembre de ese mismo año, la Oficina de Seguridad Corporativa se disolvió. Al menos, oficialmente. Fuentes de la Policía Municipal aseguran que antiguos integrantes de ese grupo continúan realizando labores de información.

El pequeño Nicolás

 

Por ahora, ya hay dos agentes de la Policía Municipal vinculados con el pequeño Nicolás. Se trataría de dos escoltas que le habría acompañado durante la falsa visita del Rey a Ribadeo (Lugo) el pasado mes de agosto. El Ayuntamiento ha apartado a uno de esos dos agentes del Grupo Especial de Protección, aunque el afectado sigue conservando su plaza en la Policía Municipal.

Fuentes oficiales del Consistorio que dirige Ana Botella prefieren no hacer declaraciones sobre la investigación interna abierta por el Ayuntamiento para esclarecer la verdadera relación que los dos escoltas habrían llegado a mantener con el joven impostor y si algún otro funcionario también hizo más trabajos para él. Además, esa investigación interna deberá aclarar si el chico dispuso en algún momento de coches u otro tipo de recursos de propiedad municipal.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios