Es noticia
Menú
El PP presiona en Bruselas para salvar a Cañete y dejar en evidencia a Pedro Sánchez
  1. España
rajoy abre la veda contra el lÍder del psoe

El PP presiona en Bruselas para salvar a Cañete y dejar en evidencia a Pedro Sánchez

La Interparlamentaria del PP revela las urgencias de Rajoy: garantizar que Miguel Arias Cañete sea comisario europeo y evitar el debate sobre el aborto

Foto: Cañete y Rajoy, durante la campaña de las europeas. (Efe)
Cañete y Rajoy, durante la campaña de las europeas. (Efe)

La Interparlamentaria del PP revela las urgencias de Mariano Rajoy más allá de frenar el desafío separatista de Artur Mas: la primera es garantizar que Miguel Arias Cañete sea comisario de Energía de la Comisión Europea y la segunda disimular su renuncia a reformar la ley del aborto. El presidente del Gobierno ha levantado la veda sobre Pedro Sánchez, objetivo ya de todas las descalificaciones de los populares (“va a superar a Zapatero”) por ir contra el nombramiento del exministro de Agricultura. Y también ha enviado a Ana Mato para que hiciera alguna alusión a su ley de “protección de la infancia”.

Los dirigentes del PP han cumplido en la gran asamblea parlamentaria que se celebra en Guadalajara con el guión previsto de presentar a su partido como garante de la unidad de España frente al empeño de Mas y Junqueras en desestabilizar el Estado y romper el marco constitucional.

Con un tono más duro que el Gobierno, todos los portavoces de la organización, desde María Dolores de Cospedal a los vicesecretarios o los presidentes y presidentas autonómicos, con Alicia Sánchez-Camacho al frente, denuncian el “chantaje de los independentistas” y se comprometen a defender la cohesión nacional.

“Si Arias Cañete no pasa como comisario de Energía, el socialista Pierre Moscovici tampoco lo hará como comisario de Economía”. Es el mensaje que han hecho llegar los populares europeos a los socialistas ante el acoso de sus portavoces (animados desde el PSOE) en la “audiencia” de la comisión correspondiente.

La prueba final se desarrolla el próximo martes, primero se vota al ex ministro de Agricultura y los populares confían en no tener que recurrir al chiste del dentista y su paciente precavido ante el dolor: “¿A que no vamos a hacernos daño?”. Luego le tocará el turno a Moscovici y si los populares votan en contra se abriría la primera crisis en la Comisión, incluso antes de formarse el equipo.

En el PP consideran que Pedro Sánchez se ha excedido en el rechazo a Arias Cañete y dan por hecho que los socialistas europeos cumplirán al final con su acuerdo de gobierno de coalición que el sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba insiste en saltarse. Ya denuncian la “falta de patriotismo” de los eurodiputados del PSOE dispuestos a desmarcarse de sus colegas de los demás países y califican a su jefe Sánchez de “irresponsable” por imponerles un “no” que es el de la extrema derecha y la extrema izquierda del Parlamento europeo.

“Va a superar a Zapatero”, soltó Javier Arenas para acusar al nuevo secretario general del PSOE de pensar más en sus intereses de partido que en el de España a la hora de poner obstáculos al nombramiento del comisario español y a la formación de un ejecutivo europeo que incluye a 8 miembros del grupo socialista. El vicesecretario del PP abrió la veda y todos los demás intervinientes empezaron a disparar: primero elogios a Cañete y después descalificaciones para Pedro Sánchez por su “no” o por alguna de sus últimas “ocurrencias”. Se apuntaron desde Esteban González Pons como número dos del Grupo Popular en la Eurocámara hasta los ministros Fátima Báñez, Cristóbal Montoro o Ana Mato.

La ministra de Sanidad fue la única dirigente del PP que tocó, y de refilón, la cuestión más delicada que en el orden interno preocupa al partido: la renuncia a la reforma del aborto. Después del anuncio forzado de Rajoy y la dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, Rajoy sigue sin dar explicaciones, ni a la opinión pública ni a su formación. Mato vendió a los diputados, senadores, eurodiputados y parlamentarios presentes en la asamblea su proyecto de ley de protección a la infancia.

En una mesa redonda sobre “reforma fiscal y agenda social del PP”, la ministra prometió medidas de apoyo a la maternidad y citó el encargo que le ha hecho Rajoy para sustituir la promesa de reformar la ley del aborto: acabar con posibilidad de que las menores interrumpan su embarazo sin conocimiento de los padres. Mato dijo que cambiará la ley “para que se vuelva a garantizar que las menores en un momento de especial dificultad estén acompañadas de sus padres”. Sus palabras no suscitaron ningún debate posterior.

La Interparlamentaria del PP revela las urgencias de Mariano Rajoy más allá de frenar el desafío separatista de Artur Mas: la primera es garantizar que Miguel Arias Cañete sea comisario de Energía de la Comisión Europea y la segunda disimular su renuncia a reformar la ley del aborto. El presidente del Gobierno ha levantado la veda sobre Pedro Sánchez, objetivo ya de todas las descalificaciones de los populares (“va a superar a Zapatero”) por ir contra el nombramiento del exministro de Agricultura. Y también ha enviado a Ana Mato para que hiciera alguna alusión a su ley de “protección de la infancia”.

Parlamento Europeo Mariano Rajoy Jean-Claude Juncker Miguel Arias Cañete Javier Arenas Cristóbal Montoro Pedro Sánchez
El redactor recomienda