El apoyo alemán salva in extremis a Rajoy y da la comisaría de Energía a Arias Cañete
  1. España
"de segunda" pero con peso político

El apoyo alemán salva in extremis a Rajoy y da la comisaría de Energía a Arias Cañete

Rajoy salvó los muebles a última hora, y gracias a su relación con Angela Merkel, coloca a Arias Cañete en la comisaría que pidió en marzo: Energía

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y la canciller alemana, Angela Merkel. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y la canciller alemana, Angela Merkel. (EFE)

Mariano Rajoy salvó los muebles a última hora, y gracias a su relación con Angela Merkel, en las negociaciones para colocar a Miguel Arias Cañete en un puesto relevante en la nueva Comisión Europea: una comisaría de segunda como es la de Energía, pero de peso político y clave para el futuro de la Unión, según aseguran en fuentes del Parlamento Europeo.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ha revolucionado la organización interna de la institución que va a dirigir. Se acaba el reparto por cuotas y áreas de influencia entre los representantes de cada país y se pasa a un gabinete jerarquizado y controlado directamente por el presidente a través de sus coordinadores de área (los vicepresidentes) de los que depende el pelotón de los comisarios rasos. Ese cambio de modelo hace difícil comparar el peso alcanzado en el reparto de poder por cada Gobierno, salvo en el aspecto de las competencias.

El Ejecutivo español ha pasado en cinco días de hacerse a la idea de que Arias Cañete se tenía que conformar con la comisaría de investigación (tercer presupuesto de la UE), pero sin influencia política, a 'ascender' al exministro a la cartera de Energía con el añadido de las funciones en materia de cambio climático.

Vídeo: Arias Cañete, comisario europeo de Energía y Cambio Climático

El acuerdo para el cambio de cartera se cerró el pasado martes desde la Moncloa, según fuentes gubernamentales consultadas por El Confidencial, y después de que Arias Cañete saliera el lunes de su examen con Juncker sin destino concreto.

Rajoy ha hecho valer su exigencia primera, el área de Energía, la que planteó en el mes de marzo cuando se empezó a perfilar el reparto de poder en la UE después de que el Partido Popular Europeo se pusiera de acuerdo en presentar a Juncker como candidato a la presidencia de la Comisión.

El Gobierno se ha empeñado en colocar al ministro de Economía, Luis de Guindos, al frente del Eurogrupo aunque tenga que esperar al final del mandato de su actual responsable, el holandés Jeroen Dijsselbloem. Esa apuesta, avalada por Merkel, dejó a Arias Cañete fuera del reparto de vicepresidencias desde el principio. El logro de última hora del Ejecutivo es haber convencido a Juncker de que el exministro de Agricultura se ocupara de unas responsabilidades a las que también aspiraban alemanes y polacos.

La importancia de la comisaría de Energía reside en el conflicto entre Ucrania y Rusia, que ha confirmado una debilidad fundamental de la UE como es su dependencia de fuentes de energía ajenas a los países de la Unión, y muy especial del gas ruso. Y el interés nacional español está precisamente en la apuesta por la Península Ibérica como alternativa para la importación de gas para toda la UE. Desde España se puede distribuir el gas argelino al resto de Europa.

Arias Cañete tendrá que lidiar con otra cuestión que afecta directamente a España en materia de política energética como es la interconexión eléctrica a través de los Pirineos, una cuestión en la que chocan los intereses nacionales con los de Francia.

Al exministro de Agricultura le falta ahora pasar por el examen que el Parlamento Europeo hace a cada aspirante a comisario en las comisiones correspondientes, un trámite que la izquierda espera para volver a sacarle su traspiés de las declaraciones machistas en la campaña electoral.

Mariano Rajoy Jean-Claude Juncker Miguel Arias Cañete Angela Merkel Moncloa Parlamento Europeo
El redactor recomienda