Cañete: “Voy a sancionar a España si no cumple con la legislación comunitaria”
  1. España
DEFIENDE SU IDONEIDAD PARA SER COMISARIO

Cañete: “Voy a sancionar a España si no cumple con la legislación comunitaria”

Dos compromisos si sale elegido comisario: aplicar la legislación europea y proteger los intereses de los 500 millones de ciudadanos de la UE frente a los Estados

placeholder Foto: Miguel Arias Cañete durante la comisión parlamentaria de idoneidad para el cargo. (AP)
Miguel Arias Cañete durante la comisión parlamentaria de idoneidad para el cargo. (AP)

Dos compromisos claros si sale elegido como comisario de Energía y Acción Climática: aplicar la legislación europea y proteger los intereses de los 500 millones de ciudadanos de la UE frente a los Estados. Y una apuesta para luchar contra el cambio climático para “asociar la palabra renovables con la palabra Europa”. Así se ha expresado Arias Cañete en su examen ante el Europarlamento.

Ninguna de estas dos voluntades puede ser fácil, porque parte de sus competencias están controladas por los Estados comunitarios, como dejó claro el exministro de Agricultura y Medioambiente tras tres horas de inquisiciones sobre un posible conflicto de intereses por su participación en dos petrolíferas. La propiedad del 2,5% en Petrolífera Dúcar y Petrologis Canarias fue vendida rápidamente tras ser nombrado por Juncker, con un beneficio de 437.000 euros.

Lo que ha evitado aclarar Miguel Arias Cañete, pese a los dardos envenenados en forma de cuestiones, es si su cuñado Miguel Domecq Solís preside ahora Dúcar. “Ni yo, ni mi mujer, ni mi hijo, que ha renunciado en el consejo de la empresa, tenemos relación directa”, repitió una y otra vez, empleando como escudo la obligación de que no exista un conflicto de intereses con los familiares cercanos.

Vídeo: "Ni mi mujer, ni mi hijo, ni yo tenemos una sola acción"

Un ejercicio de filibusterismo

Sus colegas del PP europeo, presentes en la bancada y que también preguntaban, ayudaron al Cañete en su comparecencia. Y como las presiones sobre sus vínculos con el sector petrolífero no dejaban de llover, la eurodiputada popular Pilar Ayuso comparó la actuación de “sectores de la izquierda” con la de los piratas que en el siglo XVIII asolaban la costa del mar de las Antillas. “Soy el poseedor de las acciones más famosas en la historia de Europa”, apostilló Cañete.

Verdes, Izquierda Unitaria Europea, los euroescépticos del EFDD e, incluso, socialdemócratas y liberales, ambos teóricos grupos sostenedores de la Comisión Juncker, dispararon a esa línea de flotación que llevó a Cañete a presidir Dúcar entre 2005 –al poco de abandonar el Gobierno Aznar– y 2011–-semanas antes de volver a ser ministro con Rajoy–. “No apoyo al petróleo, apoyo a las renovables, soy un firme defensor en la lucha contra el cambio climático”, llegó a decir Cañete para desviar el debate hacia su nuevo horizonte de actuación.

La cuestión del sexismo ha quedado en un segundo plano pues el candidato ha pedido disculpas desde el primer momento de su intervención por un error que cometió. Y para contentar a la bancada femenina, Cañete se ha comprometido a que su equipo sea paritario.

El patrimonio del candidato

El viaje de Cañete en el hearing ha tenido más sobresaltos. El eurodiputado Ernest Maragall le ha presionado sobre sus presuntas cuentas en paraísos fiscales, algo que el popular ha rechazado proclamando que está orgulloso de pagar al fisco. Sin embargo, el beneficio obtenido con la venta de las acciones petrolíferas, más sus propiedades inmobiliarias y los títulos que posee, junto a su mujer, en los dos principales bancos del país, Banco Santander y BBVA, le convierten en el candidato de la Comisión Juncker con mayor patrimonio.

Un activo engordado en la última semana con los sobresueldos incorporados en su declaración de bienes ante el Europarlamento. No estaban en la inicial y se incorporaron en una nueva versión este lunes. 5.000 € mensuales cobrados antes de impuestos como presidente del Comité Electoral del PP hasta 2011. La cifra no habría superado los 30.000 euros, según fuentes populares, y Cañete ha señalado por activa y por pasiva que “en mi currículo vítae aparecía ese cargo”.

Aunque estos sobresueldos serían un complemento por viajes dentro de su labor como diputado, se unen a la venta apresurada del paquete accionarial en las petrolíferas. Dos escollos mal solventados que, al menos, van a llevar al grupo socialista a pedir un informe jurídico sobre la compatibilidad de intereses.

España, ¿ejemplo de las prioridades Cañete?

Uno de los primeros objetivos políticos que se fija el exministro es que la UE lidere las nuevas propuestas para luchar contra el cambio climático en la Conferencia Internacional de París en 2015. La UE llegará al encuentro con parte de sus deberes para el final de esta década ya cumplidos. Entre ellos, que en 2020 un 20% de la energía que se produzca en cada uno de sus Estados miembros sea verde.

El español querría demostrar este músculo sostenible en la capital gala, una oportunidad para favorecer el desarrollo económico como pide su jefe, Jean Claude Juncker. Sin embargo, la eurodiputada de Podemos, Teresa Rodríguez, ha reprochado que, durante el Gobierno Rajoy del que ha sido ministro, la industria española de las renovables fuese golpeada por las reformas energéticas, que han suprimido las primas. “Nos encontramos con unas primas excesivas que tenían unos rendimientos excesivos”, se ha justificado Cañete.

El impulso energético que busca la Comisión Juncker no sólo pasa por las renovables, también por mejorar las interconexiones entre países. Ahora mismo, Europa cumpliría con el objetivo fijado del 10% de transición de energía entre fronteras en todas menos en una, la franco-española. Cañete apuesta por destinar fondos estructurales y parte de los 300.000 millones de euros con los que Juncker quiere impulsar la economía europea durante los primeros tres años de su mandato.

Porque España es “una isla energética” y los proyectos se desarrollan de forma muy lenta. Especialmente, la interconexión desde el País Vasco hasta el otro lado de los Pirineos. España produce ahora un 17% de su energía con las renovables y esta cuota deberá aumentar en los próximos años porque de lo contrario no cumpliría con los objetivos que exige Bruselas y el español debería penalizar al país para hacerle cumplir la legislación comunitaria.

#StopCañete, la protesta que frena el nombramiento

Este jueves los coordinadores de las dos Comisiones que han examinado a Cañete analizarán qué ocurre con el candidato. El ambiente entre los grupos de izquierda y ecologistas está tan caldeado que, junto a organizaciones sociales belgas, impulsan una campaña en las redes sociales para frenar su candidatura, #StopCañete.

Vídeo: Más de 80 eurodiputados se oponen al nombramiento de Cañete

Por si los vínculos del exministro con el sector petrolífero no fueran suficientes ni las dudas que genera su patrimonio o las declaraciones sexistas pronunciadas en un debate electoral, Iosu Juaristi, de Bildu y en el grupo europeo GUE/NGL, tensó aún más la cuerda para intentar atraer los votos de los socialistas españoles. El eurodiputado vasco mentó al fracking y a la catástrofe medioambiental del Prestige, dos cuestiones que han salpicado a Cañete.

Sobre el conocido como shale gas, el candidato explicó ante el Europarlamento que, como ministro, impulsó “la evaluación ambiental más rígida que se ha aplicado en España, con criterios siempre científicos”. Y sobre sus decisiones tras el hundimiento del petrolero, que cerró los caladeros del norte peninsular para proteger la salud ciudadana, que las ayudas se repartieron entre los marineros y mariscadores en tiempo récord y que, en apenas seis meses, las costas españolas estaban limpias. “”Les invito a ver las maravillosas playas que tenemos”, concluyó Cañete.

Está por ver si su elección es tan pulcra o si las objeciones de varios grupos provocan un voto la próxima semana, que debería aprobar por mayoría simple a Cañete, o hay una nueva llamada a consultas para más preguntas. Dos movimientos más de cara a la galería porque los populares europeos confían en el acuerdo tácito con socialdemócratas y liberales. Pero en Bruselas nunca se sabe y una fuente de los socialistas españoles respondía este miércoles “sí o no” cuando se le preguntaba si sus colegas votarán a favor de Cañete.

Miguel Arias Cañete Comisión Europea Cambio climático
El redactor recomienda