LOS FRENTES ABIERTOS DE MONCLOA

La patada en la puerta de Mariano Rajoy antes de reunirse en Moncloa con Artur Mas

No parece un prodigio de hospitalidad alojar temporalmente a un invitando sacando a relucir unas estadísticas que le desmienten en público

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (Reuters)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (Reuters)

Decía hace muchos años Marcelino Camacho –eran otros tiempos más complicados– que para empezar a discutir un convenio colectivo lo primero que había que hacer era pegar una patada en la puerta del patrón para negociar desde una posición de fuerza. Salvando las distancias, y con mucho mayor disimulo, eso es exactamente lo que ha hecho Mariano Rajoy con la publicación de los saldos fiscales de las comunidades autónomas apenas una semana antes de recibir en el palacio de la Moncloa al presidente catalán, Artur Mas.

No parece un prodigio de hospitalidad alojar temporalmente a un invitando sacando a relucir unas estadísticas –como las llama uno de sus autores, el profesor De la Fuente– que sólo servirán para contaminar un poco más las turbias aguas en las que se bañan Rajoy y Mas con una imponente esclusa por medio que hoy por no se abre. Sobre todo cuando esas ‘estadísticas’ no aparecen en el Plan Estadístico Nacional, y, por lo tanto, su publicación dependía exclusivamente del ministro de Hacienda, sin duda conectado con Moncloa. No hubiera pasado nada retrasar la información unos días o haberla publicado hace semanas, toda vez que el propio estudio lleva fecha del mes de junio. Es decir, antes de que se concretara el encuentro monclovita.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)

No es menos importante, desde luego, el hecho de que lo que dicen los números es que Cataluña no está peor financiada –año 2011– que el resto de comunidades autónomas, lo cual da muy poco margen de maniobra a una hipotética negociación. No parecería muy razonable –si Hacienda confía en sus propios datos– que Cataluña mejorara sus recursos cuando otras regiones están peor financiadas a la luz del estudio sobre saldos fiscales.

Por este vía, por lo tanto, no parece que puedan producirse acuerdos salvo que el Gobierno –lo que es hoy es altamente improbable– aceptara negociar el llamado Pacto Fiscal –la vieja idea del nacionalismo catalán antes de que se embarcara en las procelosas aguas del soberanismo– con los ojos puestos en el Concierto vasco y navarro.

Madrid y Valencia

El problema del presidente Rajoy, sin embargo, no es sólo con Cataluña, también con la Comunidad de Madrid. Su presidente, Ignacio González, lleva todo su mandato clamando contra el actual modelo de financiación, que considera injusto y negativo para los madrileños.

 

Ignacio González pide cambiar el sistema de financiación autonómico

Vídeo: González pide cambiar el sistema de financiación.

 

A la luz de los datos publicados ayer, tampoco parece que haya mucho margen de maniobra para negociar un nuevo sistema. Máxime cuando el propio Montoro se ha cansado de repetir que no habrá nuevo modelo en esta legislatura. Entre otras razones porque no se trata de un juego de suma cero. El nuevo sistema tendría un coste elevado en un contexto de consolidación presupuestaria. A no ser que se quitaran recursos a las regiones más beneficiadas, lo que tampoco parece muy probable teniendo en cuenta que, precisamente, algunas son del Partido Popular.

En esta misma situación se encuentra la Comunidad Valenciana, realmente, junto a Baleares, la más perjudicada por el actual sistema. Y es, precisamente, en Madrid y Valencia donde sin duda el PP tendrá más dificultades para repetir sus mayorías absolutas que le permitan formar gobierno.  Un auténtico círculo vicioso.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios