YA SÓLO TIENE CONTACTO TELEFÓNICO CON SU MUJER

Bárcenas anuncia a sus compañeros de Soto del Real que está a punto de salir de prisión

Bárcenas está a punto de cumplir su primer año dentro de prisión, pero está convencido de que será el último. Cuenta que pisará la calle en semanas

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas, en una imagen de archivo saliendo de la Audiencia Nacional. (Efe)
El extesorero del PP Luis Bárcenas, en una imagen de archivo saliendo de la Audiencia Nacional. (Efe)

Luis Bárcenas está a punto de cumplir su primer año dentro de prisión, pero está convencido de que será el último. El extesorero del Partido Popular ha comenzado a contar a sus compañeros del módulo 4 de Soto del Real (Madrid) que volverá a pisar la calle en cuestión de semanas gracias a un supuesto pacto secreto de su defensa con la dirección de Génova, según fuentes cercanas al recluso consultadas por este diario. Esa convicción ha alterado su estado de ánimo. La resignación que transmitía hasta ahora se ha transformado en euforia.

El responsable de las finanzas del PP hasta 2009 ingresó en prisión preventiva el 27 de junio de 2013 por su presunta implicación en la pieza separada del caso Gürtel en la que se investiga la supuesta contabilidad B de la formación de Mariano Rajoy. El instructor de la causa, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, le envió a Soto del Real al apreciar que podía fugarse o destruir pruebas esenciales para el procedimiento. Desde entonces, su abogado, el exmagistrado Javier Gómez de Liaño, ha solicitado su libertad hasta en cuatro ocasiones, pero en todos los casos ha sido denegada.

Imagen difundida en televisión de Bárcenas en Soto del Real.
Imagen difundida en televisión de Bárcenas en Soto del Real.

Sin embargo, Bárcenas está convencido de que pronto cambiará su suerte. El exsenador popular ha empezado a informar a los reclusos que integran su círculo de confianza más cercano que abandonará el centro penitenciario de forma inminente. Asegura que su letrado ha conseguido un acuerdo de no agresión con la cúpula del Partido Popular que le permitirá seguir el caso Gürtel y la pieza separada que lleva su apellido desde su propia casa. El único detalle de ese supuesto acuerdo que ha revelado Bárcenas tiene que ver con el momento de su ejecución. Según el extesorero, Génova exigió que su libertad se pospusiera hasta después de las elecciones al Parlamento Europeo para evitar que una noticia de esa dimensión se colara en la campaña. Salvada ya esa fecha, sólo faltaría ejecutar el acuerdo.

El abogado del extesorero, Javier Gómez de Liaño niega, por su parte, que haya "celebrado un supuesto pacto secreto con la dirección de Génova" y señala que tampoco ha conseguido "un acuerdo de no agresión con la cúpula del Partido Popular". "Mi trabajo y el de todo el despacho consiste en una asistencia estrictamente jurídica y, por tanto, de ese ámbito quedan fuera actividades ajenas al Derecho", afirma. 

Comportamiento extrovertido

El comportamiento de Bárcenas en los últimos días contrarresta las dudas sobre la existencia de ese pacto. Tras unos primeros meses de adaptación, fuentes penitenciarias aseguran que Bárcenas terminó asumiendo por completo la dura rutina de la cárcel. Comenzó a trabar relación con sus compañeros de módulo y estableció cierta amistad con los funcionarios de prisiones encargados de vigilarle. Su comportamiento terminó mimetizándose con el entorno.

Pero en las últimas semanas, se comporta como alguien que está a punto de salir de la cárcel, afirman las fuentes cercanas al recluso consultadas por este diario. Su relación con el resto de internos y con los funcionarios se ha hecho aún más distendida y afable. Y repite una y otra vez que espera que su salida de prisión se produzca en cualquier momento, en virtud de ese teórico acuerdo con Génova.

Aislado del exterior

Esa adaptación a la rutina carcelaria contrasta con el progresivo aislamiento del exterior que ha ido sufriendo Bárcenas. Fuentes penitenciarias señalan que, a pesar de que tiene derecho a llamar por teléfono a cinco números distintos, hace tiempo que sólo llama al teléfono de su mujer, Rosalía Iglesias, imputada igualmente en Gürtel por delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, falsedad documental y estafa procesal. Iglesias y el hijo de ambos son también las únicas personas allegadas que acuden a visitarle.

(Efe)
(Efe)

Para afrontar los momentos más difíciles de la vida en la cárcel, el extesorero del PP se reúne periódicamente en privado con un asesor espiritual. Bárcenas, que es católico practicante, empezó asistiendo a las misas que se celebran todos los domingos en un espacio común de la cárcel, fuera de su módulo. Pero ya no asiste a misa ni tampoco participa en ninguna de las actividades deportivas y culturales que organiza el centro penitenciario para dinamizar la situación de los presos. El único pasatiempo extraordinario de Bárcenas son sus encuentros con el religioso que le visita regularmente.

Máxima vigilancia    

Pese a su adaptación a la vida carcelaria y los meses que ya han transcurrido desde su ingreso en prisión, el exsenador del PP sigue sometido a los más estrictos controles. Como adelantó El Confidencial, el Ministerio del Interior dio orden a los funcionarios de Soto del Real de que le vigilaran desde el primer minuto y confeccionaran informes exhaustivos detallando su comportamiento y las comunicaciones que mantenía tanto con el exterior como en el interior de la propia cárcel. Aunque no está considerado un recluso peligroso, en la práctica Bárcenas está clasificado desde el principio como si lo fuera.

Las fuentes consultadas por este diario aseguran que, casi un año después de su ingreso en prisión, el extesorero del PP sigue siendo objeto de esa vigilancia. La repercusión mediática de sus declaraciones y el alcance del caso Gürtel parecen haber descendido, pero el Ejecutivo de Mariano Rajoy sigue preocupado por los movimientos del antiguo responsable del partido.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios