llevaba semanas aplazando su decisión

La infanta Cristina dejará de ser Familia Real... y el juez Castro tiene vía libre

La decisión del Rey Don Juan Carlos de abandonar el trono deja a su hija Cristina de Borbón al pie de los caballos en el caso Noós

La decisión del rey Don Juan Carlos de abandonar el trono deja a su hija Cristina de Borbón al pie de los caballos en el caso Noós. Encontrándose en los días de descuento para que el juez de Palma José Castro decida si finalmente la sienta en el banquillo de los acusados por un delito fiscal por colaborar con su marido Iñaki Urdangarin, la abdicación de su padre la deja fuera de la Familia Real. Cuando Felipe VI acceda al trono, Cristina pasará a ser familia del Rey, pero no Familia Real. Y para el juez, un quebradero de cabeza menos a la hora de plantearse su procesamiento.

Si la ley orgánica que se tiene que aprobar para desarrollar el cambio en la Monarquía no incluye –como dan por seguro todos los expertos– ninguna mención expresa, Cristina seguirá siendo Infanta, al tratarse de un título vitalicio, pero no miembro de la Familia Real, que sólo la forman el Rey, consorte e hijos. Al convertirse ahora en hermana del nuevo Rey, su relevancia en el escalón disminuye. De esta manera, se rebaja la tensión de lo que pueda ocurrir en los próximos días en los juzgados de Palma.

Hace un mes que Castro ha finalizado en la práctica la instrucción del caso Nóos. Sin embargo, fuentes próximas al magistrado señalan que ha acordado alguna diligencia más para ganar algo de tiempo. Es más, el último informe de la Agencia Tributaria requerido no aportaba más datos de los ya entregados. Los inspectores ya han certificado en varias ocasiones que a su modo de ver la Infanta no ha cometido ningún delito fiscal, en contra del criterio del juez, que considera que si Urdangarin defraudó a Hacienda a través de Aizoon tuvo que ser con el conocimiento y consentimiento de su mujer. Esta mercantil es propiedad al 50% del matrimonio y para el juez el desvío de fondos del Instituto Nóos obtenidos ilícitamente a esta sociedad tuvo que producirse con la connivencia de Doña Cristina.

Castro tiene el convencimiento de que la hermana del futuro Rey ha podido cometer un delito fiscal o, por lo menos, ha colaborado en la comisión del delito fiscal de su marido. Sin embargo, no acaba de dar el paso de imputarla y abrir procedimiento abreviado contra ella porque no tiene el apoyo de la Policía, Hacienda ni Fiscalía. El instructor sabe que, en caso de seguir adelante contra la Infanta, su decisión tiene pocos visos de prosperar en un recurso ante la Audiencia Provincial de Palma porque si la perjudicada, que es Hacienda, asegura que no se ha cometido ninguna infracción es muy difícil que acabe sentada en el banquillo de los acusados junto a su marido y el exsocio de este, Diego Torres.

La infanta Cristina, a su llegada a los juzgados de Palma. (EFE)
La infanta Cristina, a su llegada a los juzgados de Palma. (EFE)

Fuentes del caso aseguran que, con las últimas declaraciones de este sábado, esta pieza separada que emana del asunto Palma Arena está concluida a la espera del auto de procesamiento de Castro. Estas fuentes calculaban que después de haberse practicado las diligencias acordadas en el último momento, el instructor tiene que dar el paso de zanjar el asunto.

Durante la investigación, el magistrado ha llegado a imputar a Cristina de Borbón en dos ocasiones. La primera, como colaboradora de todos los delitos presuntamente cometidos por su marido. Sin embargo, esa tesis no fue aceptada por la Audiencia Provincial de Palma y le ordenaron retirar esa imputación. No obstante, le dejaron la puerta abierta para que se centrara en un posible delito fiscal y otro de blanqueo de capitales. Así, Castro recopiló todos los datos al respecto, hasta que decidió imputarla de nuevo. En esta ocasión, ni la defensa de ella ni la Fiscalía recurrieron la resolución y el pasado 8 de febrero se producía un hecho histórico: una hija del Rey entraba en los juzgados para ser interrogada por un magistrado.

Fuentes próximas a la defensa esperaban que, tras esa declaración, Castro optara por archivar la causa contra Doña Cristina al no haber indicios contra ella. Sin embargo, no ha sido así y desde los círculos próximos al juez se apunta a su intención de seguir adelante hasta el final aunque su indeterminación estas últimas semanas también hace sospechar que al magistrado le están sobrevolando ciertas dudas. Unas dudas que, con la abdicación de Don Juan Carlos y la pérdida de Doña Cristina de su pertenencia a la Familia Real, podrían disiparse definitivamente.
España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios