promete regular su jornada y darles más medios

Interior ofrece mejoras e incentivos a los antidisturbios para calmarlos tras el 22M

El Ministerio del Interior ha ofrecido a los efectivos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional importantes mejoras laborales para tratar de calmar su enfado por los errores del operativo del 22-M.

Foto: El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (i), saluda al director general de la Policía, Ignacio Cosidó (Efe)
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (i), saluda al director general de la Policía, Ignacio Cosidó (Efe)

El Ministerio del Interior ha ofrecido a los efectivos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional importantes mejoras laborales y materiales para tratar de calmar su enfado por los errores del operativo de seguridad que actuó el pasado sábado contra los violentos en las marchas del 22-M. El despliegue policial se saldó con 67 antidisturbios heridos de distinta consideración, la cifra más alta que haya sufrido nunca esta sección, después de que un subgrupo quedara aislado y fuera vapuleado por una bolsa de un millar de radicales.

Tras esos incidentes, fuentes de Interior han confirmado que la Dirección General de la Policía Nacional ha ofrecido a los cuatro sindicatos más representativos del cuerpo una reorganización de las jornadas laborales de los agentes de la UIP para establecer con antelación los días en los que deben estar operativos, la limitación sus horas de servicio y un aumento de la compensación por los festivos trabajados, entre otros puntos. Las mejoras fueron planteadas ayer por la tarde por el número dos de la Dirección General, el director adjunto operativo (DAO) de la Policía, Eugenio Pino, durante una reunión con los representantes sindicales de los agentes.

Además de las novedades en el campo de la jornada laboral, Pino también garantizó que la Dirección General hará una esfuerzo para que los antidisturbios cuenten con más y mejores medios a su alcance. En concreto, aseguró que en poco tiempo dispondrán de protecciones para las extremedidades inferiores (una de las zonas más expuestas de su cuerpo) y contarán con viseras anti-vaho que no se empañen con la respiración de los propios agentes.  

Se trata de puntos que llevan años siendo reivindicados por los agentes antidisturbios y que habían sido objeto de negociación recientemente entre los sindicatos y la Dirección General de la Policía. Pero Interior no ha considerado oportuno ceder a estas pretensiones de las UIP hasta esta misma semana. 

Antidisturbios piden depurar responsabilidades por los incidentes del 22M. (EFE)
Antidisturbios piden depurar responsabilidades por los incidentes del 22M. (EFE)

Maniobra de distracción

La reunión entre el DAO y los sindicatos de este miércoles se había convocado en realidad con otro objeto: transmitir a los representantes de los agentes las primeras conclusiones de la “información reservada” que se ha abierto para depurar los posibles fallos del despliegue policial del 22-M. Pino reclamó para esta investigación informes a las comisarías generales de Seguridad Ciudadana e Información, y también a las propias UIP. Además, solicitó a los Bomberos y a la Policía Municipal de Madrid que aclararan por qué estaban tres de sus vehículos en la zona más caliente de la protesta, dificultando la actuación de las UIP.

Fuentes de Interior y de los sindicatos consultadas por este diario aseguran que, tras presentar las mejores laborales, Pino se comprometió a informar de la investigación sobre el 22-M con la máxima transparencia posible y dijo que “llegará hasta el final en la depuración de responsabilidades”. El DAO aseguró a los sindicatos que asignará más instructores y secretarios a la información reservada para que sus conclusiones se conozcan en menos de ocho días.

El próximo 4 de abril, el DAO volverá a reunirse con los sindicatos para presentarles los resultados de sus pesquisas. En los próximos días, los agentes que ha designado para que se hagan cargo del caso tomarán declaración a los efectivos que se vieron involucrados en los momentos más tensos del 22-M. Asimismo, anunció que la Dirección General de la Policía ya ha solicitado a la Abogacía del Estado que se persone como acusación contra los 28 detenidos en los altercados del pasado sábado. 

Ceses inmediatos de los responsables del despliegue

Los sindicatos aceptaron estos compromisos pero volvieron a reclamar el cese inmediato de los máximos responsables del operativo del 22-M por los errores flagrantes que en su opinión se cometieron. Denuncian que los agentes de las UIP recibieron instrucciones de no hacer uso del material antidisturbios y no repeler a los violentos porque los mandos policiales no querían transmitir una imagen represiva ante los observadores que desplazó a Madrid el pasado fin de semana la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos (ODIHR) de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Este organismo publicará a finales de 2014 un informe sobre el respeto de los derechos de reunión y manifestación en España.

El malestar en el seno de la UIP es tan profundo que está deparando imágenes inéditas. El pasado domingo, un grupo de unos 500 efectivos de esta unidad se concentraron con ropa de paisano frente a la puerta del complejo policial de Moratalaz, su cuartel general en Madrid, para exigir la asunción de responsabilidades por los errores del 22-M. Este miércoles, los paros se extendieron por la geografía nacional con una protesta convocada en todos los centros policiales en apoyo a las UIP y en contra de los radicales.

Malestar por la matrícula de los antidisturbios

Los despropósitos del 22-M se han acumulado al enfado que los antidisturbios ya habían manifestado con anterioridad por cuestiones laborales, como la escasa recompensa que obtienen por intervenir un festivo (reciben 60 euros, pero esas horas no computan como trabajadas) o la obligación de estar disponibles casi de forma permanente. La decisión de la Dirección General de obligarlos a llevar en un lugar visible un número de identificación desde abril de 2013 también ha provocado la indignación en el seno de esta unidad. Sus efectivos consideran que la medida es completamente innecesaria, criminaliza su trabajo y facilita que los grupos de extrema izquierda pongan en riesgo su integridad personal.

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, se ha comprometido a comparecer en el Congreso de los Diputados para ofrecer las conclusiones de la investigación interna que ha abierto su departamento sobre el despliegue del 22-M. Según fuentes de Interior, aún harán falta varios días para que esas pesquisas estén terminadas. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
63 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios