Rajoy da moral mitinera para las europeas a un PP bañado en 'unidad' y menos impuestos
  1. España
mari mar blanco puede acompañar a cañete

Rajoy da moral mitinera para las europeas a un PP bañado en 'unidad' y menos impuestos

La precampaña para los comicios europeos de mayo ha empezado. Rajoy dio moral al PP en su convención nacinal pero mantiene en vilo a sus eurodiputados

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (EFE)

La precampaña para los comicios europeos del 25 de mayo ha empezado. Al final, las ceremonias de cierre de filas y exhibición de una unidad cuestionada, más el rosario de ministros dando explicaciones sobre su gestión, sirvió al Partido Popular para dar contenido a su convención nacional, al menos en términos de imagen. Pero al PP le falta lanzar al candidato (cosas de los tiempos de Mariano Rajoy), encajar el resto de una lista que tendrá mucha renovación y ajustar las disidencias. Si José María Aznar y Jaime Mayor Oreja disculparon su ausencia, Esperanza Aguirre se hizo notar al saltarse el discurso del jefe.

Los asistentes a la gran asamblea que el PP celebró en Valladolid salieron reconfortados en su moral ante el desfile de ministros y dirigentes autonómicos debatiendo en armonía. También por el homenaje a las víctimas del terrorismo y las intervenciones de su presidente en el partido y del Gobierno, de nuevo empeñado en difundir las buenas nuevas de la salida de la crisis y la inminencia del crecimiento económico y el empleo. Pero más por los compromisos de recuperar el programa electoral de 2011, el de la bajada de impuestos y la firmeza en la defensa de la unidad de España y la lucha contra ETA “hasta su rendición incondicional”.

Pero aparte de las euforias oficiales (“vamos a ganar las elecciones europeas”) y el tono mitinero contra Alfredo Pérez Rubalcaba, Mariano Rajoy deja en vilo a buena parte de su partido antes unas decisiones que parecen inminentes y previsibles después de mucha espera. En el PP se da por hecho que el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, encabezará la lista para las elecciones europeas porque como quiere ser vicepresidente o comisario “tendrá que mojarse”. Falta por saber la fecha del anuncio y el efecto sobre la magnitud que supone en la remodelación del Ejecutivo. El nuevo plazo de espera llega hasta primeros de marzo. Rajoy viaja a Dublín el día 6 de ese mes al Congreso del Partido Popular Europeo y se supone que para entonces debe tener nombrado a su candidato, como el resto de las formaciones del PPE.

Los actuales eurodiputados están sumidos en el desconcierto. Retirado Jaime Mayor Oreja, dependen de los informes que den en la sede de la calle Génova (María Dolores de Cospedal) y en la Moncloa (Mariano Rajoy en persona) el número dos del grupo, Luis de Grandes, y Francisco Millán, el cuñado del jefe con escaño en Bruselas desde los tiempos de Aznar. De los 24 que acaban legislatura, sólo los dos citados tienen segura su continuidad (si es que quieren seguir). Las únicas bajas seguras son las de Alejo Vidal-Quadras, ya en su propio partido pero sentado en el escaño y el cargo del Grupo Popular, y la de Carmen Fraga, hija del fundador del PP que comunicó hace tiempo que prefiere jubilarse.

Los barones regionales presionan al aparato del partido para colocar dirigentes afines por cuota autonómica, pero el grupo popular en Bruselas exige mantener un núcleo de eurodiputados especializados en las distintas responsabilidades del Parlamento Europeo. Es fundamental esta vez que vaya un portavoz potente por detrás de Arias Cañete porque el ministro se irá después del verano a la Comisión. El grupo popular necesita esta vez un dirigente y portavoz dispuesto a volcarse en las cuestiones propias de la UE.

Además de la segura inclusión en la lista del presidente de la Comunidad autónoma de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, en las salas del centro Miguel Delibes de Valladolid corría la especie de que María del Mar Blanco puede relevar a Teresa Jiménez Becerril en la candidatura.

Rubalcaba como garantía de estabilidad en el voto

placeholder Acto de clausura de la convención nacional del pp en valladolid

En fuentes del PP, como ha proclamado Rajoy, dan por hecho la victoria en las elecciones europeas. Pero con unos resultados muy a la baja, conuna horquilla que va entre los 18 escaños de los pesimistas y 20 de los más optimistas. Dicen que el PSOE se ha podido acercar en las encuestas, incluso hasta el empate técnico, pero al final confían en que se quede a uno o dos eurodiputados de los populares.

En el Partido Popular no están preocupados por quién puede ser esta vez el cabeza de lista del PSOE (otro veterano del partido o Elena Valenciano). Sobre los ataques personales de Rajoy a Rubalcaba reconocen que no pasa de ser un desahogo mitinero para animar la precampaña y recordar el pasado del actual secretario general socialista como pilar de la etapa de Zapatero. “Anima a los propios y da protagonismo a Rubalcaba”, dicen. Para los populares es fundamental que el exvicepresidente y exministro de Zapatero siga al frente de la oposición. Le consideran una garantía para evitar cualquier trasvase de voto propio al PSOE.

Mariano Rajoy Miguel Arias Cañete Parlamento Europeo Jaime Mayor Oreja
El redactor recomienda