Es noticia
Menú
Así está evolucionando el organigrama de las marcas de ropa deportiva en la era pospandemia
  1. Empresas
CAMBIOS EN NIKE Y ADIDAS

Así está evolucionando el organigrama de las marcas de ropa deportiva en la era pospandemia

Mientras las dos grandes han prescindido de sus direcciones generales en las filiales europeas, otras firmas de retail deportivo han optado por no alterar las estructuras

Foto: Nike comenzó sus movimientos incluso antes de la pandemia. (Fuente: Deybson Mallony/Pexels)
Nike comenzó sus movimientos incluso antes de la pandemia. (Fuente: Deybson Mallony/Pexels)

Las dos grandes marcas de ropa deportiva han reformado recientemente su organigrama, minimizando estructuras territoriales y centralizando las operaciones en sus sedes europeas. Tanto Nike como Adidas han acelerado este proceso que venía produciéndose desde antes incluso de la pandemia. De hecho, ni siquiera había comenzado el confinamiento cuando la firma norteamericana ejecutó el primer movimiento: Ignacio Serrat, hasta entonces director general de Nike en el sur de Europa, fue sustituido por Marco Deotto, aunque Serrat mantuvo la dirección en la Península Ibérica. Un año más tarde llegaría un ERE para el 40% de la plantilla, entre los que estaban altos directivos como el propio Serrat, José Manuel Arrojo y Marcos Garzo, entre otros. Estos despidos no se produjeron sólo en España. En menos de dos años despidió a más de 700 trabajadores en su sede central de Oregón, a las que se añadió el ajuste en su red internacional.

Adidas, por su parte, empezó los ajustes en 2020 tras anunciar la intención de vender Reebok. Así, de la compañía alemana salió Marta Ríos, directora general en la Península Ibérica, y Juan Luis Pérez, director comercial. España ahora se enmarca en el territorio sur de Europa, en el que también se incluyen Portugal, Francia, Italia y Grecia. Esta nueva etapa se pilota desde Francia, con Mathieu Sidokpohou al frente, aunque cada país tiene un comité directivo con un director de ventas como referente.

El primer movimiento de Nike fue sustituir Ignacio Serrat por Marco Deotto en la dirección de la firma norteamericana en el sur de Europa

Sin embargo, las fórmulas elegidas por Nike y Adidas, mantener la filial con una operativa básica a pesar de estar coordinada desde una supraestructura para varios mercados, no ha sido la mejor opción para otras firmas de retail deportivo como Under Armour o The North Face, desde donde se ha preferido liquidar las filiales territoriales. Esta última prescindió de Quim Tomàs y otros directivos para fichar a Alessandro Alterio como coordinador del mercado español. Under Armour, por su parte, promocionó a Marc Colomer, también director de ventas, en sustitución de Jens Ullbrich, que hoy dirige la nueva filial de On Running en España, la marca participada por Roger Federer.

Otro de los gigantes del segmento outdoor, Columbia, prescindió de la figura del director general para poner al frente a su director comercial en España y Portugal. José María Alabern ocupa desde entonces el puesto de director de ventas y es el primer ejecutivo en ambos territorios. En una línea parecida, Asics nombró a Carlos Paz como responsable del sur de Europa hace ya dos años. Paz ascendió previamente a director comercial en España y Portugal tras los ajustes aplicados en su filial, que conllevaron la salida de Emilio Risques. Al igual que en otras marcas, se apuesta por una bicefalia justo por debajo del director comercial o de ventas: una para los canales multimarca y las grandes cuentas (como El Corte Inglés, Decathlon o JD Sports) y otra para el retail propio.

placeholder También Adidas ha llevado a cabo cambios en su estructura en los últimos años. (Fuente: Jason Blackeye/Unsplash)
También Adidas ha llevado a cabo cambios en su estructura en los últimos años. (Fuente: Jason Blackeye/Unsplash)

Las otras estrategias del mercado

En el lado opuesto en lo que a estrategia se refiere se encuentran otras multinacionales del retail deportivo como Kappa. Al frente de su negocio en España se mantiene Philippe Sachet, que también coordina la filial de Francia. La firma italiana, de hecho, diseñó un plan para integrar todos los distribuidores locales y operar bajo un sistema de filiales y armonizar así su operativa. Algo similar hizo Puma, entidad que mantiene al directivo Javier Ortega, quien, a su vez, coordina todos los mercados del sur de Europa desde 2014. Tampoco ha habido cambios en Decathlon, el operador con mayor cifra de negocio en España, con una facturación de 1.719 millones de euros en 2021. Javier López suma ya ocho años como director general y cerca de dos décadas en la empresa.

Por el contrario, en fase de expansión internacional se encuentran el gigante canadiense Lululemon, que a finales de 2021 abrió filial en España y fichó a la mencionada Marta Ríos, ex directora general de Adidas, como consejera en esta primera fase, y On Running, organización que también ha buscado talentos en las grandes marcas. Jens Ullbrich, con experiencia en la implantación territorial de marcas como Under Armour y Adidas, ha asumido el liderazgo en la Península Ibérica. La danesa Hummel, por su parte, creó la filial en 2019 y es ahora cuando empieza a recoger frutos. Al frente sigue su antiguo socio, que era distribuidor de la marca, José García Coe.

Por deportes, el running ha sido el segmento donde más marcas se han establecido con filial propia. Wolverine, dueño de Saucony, también recompró la marca a su distribuidor en España, Deerfoot, para crear estructura propia e integrarla con su otra marca principal, Merrell, que ya contaba con estructura propia en Barcelona. Al frente de la firma de running está Jerónimo Vázquez-Canónico, quien ejercía como director de la marca en Deerfoot, mientras que en la especialista en outdoor sigue su histórico director general, Josep Maria Morera. Por último, New Balance sí ha tenido cambios: desde hacía 45 años Anna Scheidgen había sido la directora general de Alfico, distribuidora de la marca en España y empresa adquirida en 2016 por la compañía estadounidense, que apostó por controlar su distribución en el país. Su relevo ha sido Ángela Scheidgen, hija de la anterior.

Las dos grandes marcas de ropa deportiva han reformado recientemente su organigrama, minimizando estructuras territoriales y centralizando las operaciones en sus sedes europeas. Tanto Nike como Adidas han acelerado este proceso que venía produciéndose desde antes incluso de la pandemia. De hecho, ni siquiera había comenzado el confinamiento cuando la firma norteamericana ejecutó el primer movimiento: Ignacio Serrat, hasta entonces director general de Nike en el sur de Europa, fue sustituido por Marco Deotto, aunque Serrat mantuvo la dirección en la Península Ibérica. Un año más tarde llegaría un ERE para el 40% de la plantilla, entre los que estaban altos directivos como el propio Serrat, José Manuel Arrojo y Marcos Garzo, entre otros. Estos despidos no se produjeron sólo en España. En menos de dos años despidió a más de 700 trabajadores en su sede central de Oregón, a las que se añadió el ajuste en su red internacional.

Cotizalia Sports
El redactor recomienda