Es noticia
Menú
El surf se reinventa en España: complejos para entrenar fuera del agua con una inversión de 25 millones
  1. Empresas
Surfear sin mar

El surf se reinventa en España: complejos para entrenar fuera del agua con una inversión de 25 millones

La Federación Española de Surf estudia las formas de colaborar con WaveGarden, una empresa vasca que ya ha creado siete parques de olas en todo el mundo que permiten practicar esta disciplina

Foto: La surfista panameña Samanta Alonso. (EFE/Bienvenido Velasco)
La surfista panameña Samanta Alonso. (EFE/Bienvenido Velasco)

Practicar surf fuera del agua y a cientos de kilómetros de la costa ya es una realidad. Los surfistas profesionales buscan alternativas para poder entrenar durante todas las épocas del año sin la necesidad de hacer viajes transoceánicos. Lo que antes parecía una quimera para el mundo del surf se ha hecho posible gracias a las denominadas lagunas de olas artificiales. Complejos como este, cuya inversión alcanza los 25 millones de euros, son capaces de generar más de mil olas por hora y facilitan tanto la formación de nuevos surfistas como la preparación de los deportistas de primer nivel.

No en vano, recintos de la talla del Civitas Metropolitano, estadio del Atlético de Madrid, han anunciado la instalación de complejos de estas características. El del club colchonero es uno de los siete nuevos proyectos que la empresa gipuzkoana Wavegarden tiene en marcha de cara al próximo año. Otras siete instalaciones ya están en funcionamiento en diferentes partes del mundo.

Foto: Foto de archivo de Anna Noguera en el Campeonato de Europa Multideporte de 2018. (EFE/Toni Escobar)

El proyecto, creado por el ingeniero Josema Odriozola junto a la economista alemana Karin Frisch, echó a andar en 2005. Sin embargo, no fue hasta 2015, tras una década de estudio e investigación, que la empresa puso en funcionamiento su primera instalación comercial en Gales.

Según datos de la propia compañía, la inversión necesaria para instalar un Surf Park es de alrededor de 25 millones de euros y, cada uno de ellos, puede recibir hasta 90 surfistas por hora. “Contamos con una tasa de retorno de la inversión del 25% y la recuperación de la inversión suele ser a los cinco años”, asegura Amaia Iturri, portavoz de Wavegarden.

Actualmente, cuentan con centros en Brasil, Suiza, Corea del Sur, Australia y otro en el Reino Unido y, en 2023, desembarcará en el mercado norteamericano con una instalación en California. En España, su presencia aún a se limita a un prototipo que no está abierto al público, pero que se utiliza como centro de entrenamiento para surfistas de primer nivel. La Federación Española de Surf (FES) no quiere perder esta ola y está en conversaciones con Wavegarden para que los surfistas españoles puedan preparar sus competiciones.

Foto: Disfrutar del paisaje, montar en bici o practicar senderismo son algunos de los planes de verano en las estaciones de esquí. (Fuente: Baqueira/Beret)

“Estamos trabajando para colaborar en las instalaciones que estarán en Andalucía o Madrid y llevar su gestión desde la federación”, explica Lourenço Chaves, vicepresidente y gerente de la FES. Una oportunidad de oro para el surf español que se quedó a las puertas de participar en Tokio 2020, primera edición en que la disciplina fue olímpica, y que ahora concentra sus esfuerzos en París 2024.

Los proyectos previstos en Andalucía y en Madrid, junto a otro en Cataluña y en las Islas Canarias, se suman a las decenas de complejos en desarrollo que tiene la empresa por el mundo. “Wavegarden va a cambiar la manera de entrenar y progresar en este deporte y es importante tener acceso a este tipo de complejos ya desde tempranas edades”, añade Chaves.

La tecnología Wavegarden Cove, mediante la cual funcionan sus parques o lagunas de aguas, consiste en replicar el movimiento de las partículas de agua en las marejadas del fondo del océano. Una de sus principales particularidades es la posibilidad de ajustar tanto la forma como el tamaño de la ola, únicamente pulsando un botón.

Nuevos métodos de entrenamiento

Dada la particularidad de la disciplina y las dificultades para practicarla, los surfistas llevan muchos años fijándose en otros deportes que reúnen características comunes al surf. “El surfista está acostumbrado a practicar deportes que tienen transferencias directas como el skate o el snowboard”, agrega el responsable federativo.

A ello se le suman métodos de entrenamiento con los que los surfistas han ido compaginando su preparación en los últimos años. Entre ellos, Power Surf, que tras comercializar su marca y formar a entrenadores en Brasil y Costa Rica, llegó a España en 2021 con un centro en Madrid.

Foto: France sailgp. Reuters

“Trabajamos con gente que ya sabe surfear, ya sea a nivel intermedio o avanzado. Con nuestro método logran tener más consciencia de los movimientos que deben trabajar o entrenar más”, señala Rodrigo Machado, fundador de Power Surf. Asimismo, la compañía ha puesto en marcha una formación online con el objetivo de que el surfista pueda hacer parte de su preparación desde casa.

Practicar surf fuera del agua y a cientos de kilómetros de la costa ya es una realidad. Los surfistas profesionales buscan alternativas para poder entrenar durante todas las épocas del año sin la necesidad de hacer viajes transoceánicos. Lo que antes parecía una quimera para el mundo del surf se ha hecho posible gracias a las denominadas lagunas de olas artificiales. Complejos como este, cuya inversión alcanza los 25 millones de euros, son capaces de generar más de mil olas por hora y facilitan tanto la formación de nuevos surfistas como la preparación de los deportistas de primer nivel.

Surf
El redactor recomienda