Es noticia
Glovo, el reto de seguir siendo catalana con un 83% de capital alemán
  1. Empresas
MASA CRÍTICA

Glovo, el reto de seguir siendo catalana con un 83% de capital alemán

Los cofundadores sostienen en sus círculos en Barcelona que confían en que el nuevo dueño les dé el mismo margen de independencia que ya tenían, como ha pasado con otras compras

Foto: Foto de archivo: EFE.
Foto de archivo: EFE.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El debate sobre los centros de decisión de las empresas y su lejanía o cercanía de Cataluña es mucho más antiguo que el 'procés'. "Antes alemana que catalana" fue el grito de guerra de un determinado sector del PP que se opuso con uñas y dientes a que Endesa cayese en la órbita de Gas Natural en 2005. Ha llovido mucho desde entonces. Ahora Glovo, el unicornio por excelencia del mundo emprendedor catalán, se plantea el reto contrario, seguir siendo catalana con la alemana Delivery Hero invirtiendo 400 millones en controlar hasta el 83,4% de la compañía. La intención de los fundadores Oscar Pierre y Sacha Michaud es cuadrar el círculo: que los alemanes paguen, pero que el centro de decisión siga en Barcelona.

Glovo vale 2.300 millones, según la ronda de financiación que se cerró justo antes de comer las uvas este pasado diciembre y por la que Delivery Hero se hacía con el control mayoritario del capital. Este año espera transaccionar a través de su plataforma operaciones por valor de 5.000 millones de los que un 30%, según explican fuentes de la compañía, son ingresos para la sociedad. Lo divertido es que hay empresas catalanas en el Ibex-35, Almirall, por ejemplo, que valen menos.

Este mes de abril se cerrará la operación, que Delivery Hero pagará en acciones, ya que cotiza en la bolsa de Frankfurt. Para los inversores que salen es una gran noticia y demuestra que desde el punto de vista financiero han jugado bien sus cartas. Se quedan en el accionariado Oscar Pierre, Sacha Michaud y el equipo directivo, que retienen el 16,6% del capital y un jugoso bonus por haber podido cerrar la venta antes de fin de año.

Foto: Decenas de motos de Getir. (Getir)

Oscar Pierre seguirá siendo el presidente y CEO. Este año se ocupará la nueva sede en el 22@, el distrito tecnológico de Barcelona ubicado en Poblenou. Un total de 30.000 m² en los edificios Mile Llull y Mile Àvila donde trabajarán 1.500 personas, pero que en un par de años podrían ser cerca de 5.000. Tanto Delivery Hero como los dos cofundadores coinciden en un enfoque tipo Silicon Valley para el futuro de la compañía: todavía estamos en fase de crecimiento. Lo importante no es lo grande que es Glovo ahora sino lo que pueda llegar a ser en los próximos cinco años.

Glovo nació hace siete, en 2015. En ese momento Wallapop era la niña bonita de un entorno startup en la capital catalana que no deja de sorprender. En estos siete años, los fundadores de Glovo han levantado 900 millones en diversas rondas de financiación y han creado a su vez su propio subsistema emprendedor: una veintena de empresas han sido impulsadas a su vez por extrabajadores de Glovo, en ocasiones con dinero semilla de Oscar Pierre y Sacha Michaud. Como explican fuentes del grupo, es una operativa que casi funciona sola y que la empresa anima porque ya tiene su dinámica propia.

Independencia

Los cofundadores sostienen en sus círculos en Barcelona que confían en que el nuevo dueño les deje el mismo margen de independencia que ya tenían. Así lo muestran los precedentes de Delivery Hero con otras compras en Corea o en Turquía, por ejemplo, que siguen un esquema parecido: mercados en los que la empresa es líder y puede seguir creciendo. Lo que resulta evidente es que en abril, el consejo de administración de Glovo cambiará y que, de tener dos consejeros, los alemanes pasarán a controlar la mayoría de los puestos.

Foto: Dos repartidores de Glovo. (Reuters/Valentyn Ogirenko)

Oscar Pierre apostaba más bien por salir a bolsa a medio plazo. Pero al final ha pesado más la voluntad de Delivery Hero que al principio pactó con los fondos que eran accionistas históricos de Glovo —Seaya, Cathay Capital y Drake Enterprises— y luego acabó extendiendo la misma oferta al resto de minoritarios y acordando con el equipo gestor su continuidad en la compañía, según explican fuentes financieras conocedoras de la operación. Ahora, Delivery Hero tiene las alternativas para invertir 250 millones y muy centrados en que Glovo entre en rentabilidad durante el año en curso. Una opción para el gigante germano de la comida y el reparto a domicilio es hacerlo a pulmón y otra abrir una nueva ronda de financiación y dar entrada a un socio financiero y minoritario.

Países y liderazgo

Glovo está presente en 25 países. Es líder en España y número dos en Portugal, Italia, Polonia, Serbia. También está presente en el mercado del Este de Europa y de forma reciente ha desembarcado en África. En la estrategia de Glovo, el liderazgo es importante. Es lo que le permitió en España, por ejemplo, aguantar el embate de Uber Eats. Uber es mucho mayor que Glovo, está valorado en más 80.000 millones de dólares. Pero en comida a domicilio se estrellaron en España.

Glovo está presente en 25 países, la mayoría en el sur y el este de Europa

Desde la compañía española, relativizan el impacto de las diferencias legales que mantienen con la Seguridad Social en España por las cotizaciones de sus "riders". La compañía tiene aprovisionado este riesgo legal y espera que la nueva reforma de los autónomos que ha avanzado el Gobierno facilite un nuevo entorno legal más flexible con su modelo de negocio.

Carta de Moncloa

Cuando cerraron la operación con Delivery Hero, los máximos responsables de Glovo recibieron una carta de Moncloa felicitándoles por la transacción. La Generalitat no ha buscado ni una reunión, pero la percepción es que desde el 2005 las cosas han cambiado y que ahora el dilema ya no es "alemana o catalana". Se trata de seguir manteniendo un ecosistema emprendedor en Barcelona, que la ciudad siga siendo capaz de atraer talento en estos sectores más tecnológicos y que todo ese tejido empresarial continúe mostrándose dinámico y que, en la medida de lo posible, se aísle de las tensiones políticas. En el caso concreto de Glovo la prioridad es que el modelo de negocio siga creciendo en aquellos países en los que se mantiene una cuota de mercado de líder o de número dos, en esencia en el sur y el este de Europa. El principal objetivo con los alemanes, sigue siendo crecer a través de Glovo. Como lo sería en España o en Silicon Valley con enfoques de negocios equivalentes. Mantener la opción de Barcelona como una de las plataformas de asalto de la economía global.

El debate sobre los centros de decisión de las empresas y su lejanía o cercanía de Cataluña es mucho más antiguo que el 'procés'. "Antes alemana que catalana" fue el grito de guerra de un determinado sector del PP que se opuso con uñas y dientes a que Endesa cayese en la órbita de Gas Natural en 2005. Ha llovido mucho desde entonces. Ahora Glovo, el unicornio por excelencia del mundo emprendedor catalán, se plantea el reto contrario, seguir siendo catalana con la alemana Delivery Hero invirtiendo 400 millones en controlar hasta el 83,4% de la compañía. La intención de los fundadores Oscar Pierre y Sacha Michaud es cuadrar el círculo: que los alemanes paguen, pero que el centro de decisión siga en Barcelona.

Glovo Inversores Tecnología Cataluña Ibex 35 Silicon Valley Partido Popular (PP) Masa crítica Cotizaciones Gas natural
El redactor recomienda