Es noticia
Menú
Programar 'mails' y apagar las luces: Ikea regula la desconexión digital del trabajador
  1. Empresas
ACUERDO CON LOS SINDICATOS

Programar 'mails' y apagar las luces: Ikea regula la desconexión digital del trabajador

El acuerdo reúne medidas y recomendaciones para evitar que el empleado esté perpetuamente conectado al trabajo. Apunta a límites en las comunicaciones y regula el teletrabajo

Foto: Carritos de Ikea. (Reuters/Francis Mascarenhas)
Carritos de Ikea. (Reuters/Francis Mascarenhas)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

¿Cómo evitar que el trabajo se vuelva un bucle infinito de llamadas y 'mails'? Ikea ha alcanzado esta semana un acuerdo con sus sindicatos en España para regularizar la desconexión digital y el teletrabajo. Estas bases entrarán en vigor el próximo 1 de enero y recogerán medidas y recomendaciones para limitar el alcance de las reuniones y comunicaciones, así como para compensar los costes de trabajar desde casa, entre otras cuestiones.

La primera vez que la compañía sueca puso el foco sobre las horas extra fue en 2018. Bajo el acuerdo horario de entonces, incluyó que los trabajadores tenían derecho a “no responder cualquier tipo de comunicación por cualquier canal (correo electrónico, teléfono, WhatsApp, redes sociales, etc.) fuera de su horario de trabajo, salvo causa de fuerza mayor”.

Ahora, la empresa ha ido un paso más allá para implementar una serie de medidas que los equipos deberán tomar. Para los que trabajen en oficina, deberán saber que el edificio central apagará las luces a partir de las 20:00. Además, el acuerdo también regula el auge del teletrabajo: aquellos empleados que lo deseen, podrán acogerse a un trato que rige tres días de teletrabajo y dos presenciales a la semana.

Foto: El teletrabajo, alternativa laboral en tiempos de pandemia. (EFE/Enric Fontcuberta)

Los empleados que se acojan a este sistema, tendrán derecho a un equipo ergonómico compuesto por una mesa, ordenador, monitor, ratón, alfombrilla, teclado, reposapiés, silla, flexo y material de oficina —todo proporcionado por la empresa—. Además, el teletrabajo implicará la compensación de los posibles gastos derivados de la jornada en casa con un aporte extra de 30 euros mensuales, siempre y cuando este haya ocupado al menos un 30% del horario laboral.

Este acuerdo, que será individual y voluntario, solo se implementará en las áreas que así lo permitan: atención al cliente, venta en remoto y oficinas centrales.

Ya en otro plano, el pacto establece la obligación de cerrar las horas de inicio y de fin de cualquier reunión y potenciará el uso de videoconferencias para evitar desplazamientos innecesarios, según el acuerdo. Cualquier reunión fuera del horario de trabajo será voluntaria y considerada tiempo efectivo de trabajo.

El acuerdo también regula el teletrabajo con 30 euros al mes para gastos

En cuanto a los correos u otras comunicaciones, el gigante de muebles recomendará que estas se envíen exclusivamente a las personas implicadas, sin copiar a aquellos trabajadores a los que no les compete la información. Además, Ikea también pretende informar (aunque no obligar) a los jefes y personal de oficinas de la configuración del envío retardado: esos correos que se programan para una hora concreta del día deseado. Así, los trabajadores podrán fechar el 'mail' para el momento en el que el trabajador entre en el horario de trabajo.

Una vez pasado el primer año de aplicación, la empresa realizará una encuesta entre las personas trabajadoras y así disponer de datos del grado de cumplimiento de la política. Además, Ikea implementará un buzón de correo electrónico donde los empleados podrán avisar de cualquier infracción a las reglas.

Ya desde antes de la pandemia, el cumplimiento de la jornada laboral era una prioridad pública. Tras los amagos del PP por hacer que los españoles saliesen a las 18:00 del trabajo, el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos implementó en 2019 el registro de jornada. Luego, con la llegada del coronavirus, el Ejecutivo impulsó una ley de trabajo a distancia que pretendía dejar claras las condiciones a aquellos empleados que se acogían a la jornada en remoto. Sin embargo, España todavía se sitúa a la cola de otros países, donde la legislación ya está mucho más madura. Por ejemplo, Francia ya estableció en 2017 el derecho a la desconexión, una legislación que recogía cómo garantizar el tiempo de descanso de sus ciudadanos.

¿Cómo evitar que el trabajo se vuelva un bucle infinito de llamadas y 'mails'? Ikea ha alcanzado esta semana un acuerdo con sus sindicatos en España para regularizar la desconexión digital y el teletrabajo. Estas bases entrarán en vigor el próximo 1 de enero y recogerán medidas y recomendaciones para limitar el alcance de las reuniones y comunicaciones, así como para compensar los costes de trabajar desde casa, entre otras cuestiones.

Ikea
El redactor recomienda