Doble o nada: Torres y Genç se la juegan a repetir la jugada maestra de Goirigolzarri
  1. Empresas
APUESTA POR TURQUÍA

Doble o nada: Torres y Genç se la juegan a repetir la jugada maestra de Goirigolzarri

En 2000 BBVA hizo una jugada arriesgada al comprar Bancomer cuando México estaba todavía tocado por el 'tequilazo'. Le salió bien, algo que todavía está por ver con Turquía

Foto: Carlos Torres (i), presidente de BBVA, y Onur Genç, consejero delegado. (EFE)
Carlos Torres (i), presidente de BBVA, y Onur Genç, consejero delegado. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Año 2000. Un recién creado BBVA debatía con un consejo de administración dividido una decisión que marcaría, para bien, su futuro: invertir más en México a pesar de los riesgos geopolíticos o buscar apuestas más conservadoras. Se impuso la primera opción, apoyada por el entonces consejero delegado Pedro Luis Uriarte y el director para Latinoamérica, José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de CaixaBank. La entidad se hizo con un 30% de Bancomer, y puso la semilla de una filial que ha tirado de los resultados del grupo en las últimas décadas.

Veinte años después, la entidad presidida por Carlos Torres se ha encontrado con una situación casi idéntica: un consejo dividido ha tenido que decidir si comprar Banco Sabadell —opción descartada inicialmente— o poner más carne en el asador en Turquía, con una opa (oferta pública de adquisición) por el 50,15% de su filial turca que ha sido criticada por el mercado y ha echado por tierra el primer plan estratégico que presenta la compañía en más de una década.

placeholder José Ignacio Goirigolzarri, durante su etapa como consejero delegado de BBVA. (Ángel Díaz/EFE)
José Ignacio Goirigolzarri, durante su etapa como consejero delegado de BBVA. (Ángel Díaz/EFE)

Desde entonces, BBVA ha caído en bolsa en torno a un 20% por el desplome de la lira turca, 'comiéndose' casi toda la subida anterior y devolviendo la cotización al punto en el que la cogió Torres cuando llegó a la presidencia. Aun así, su esperanza y la del consejero delegado otomano, Onur Genç, es poder repetir la receta de Goirigolzarri con Bancomer y convertir a Garanti en un nuevo pulmón financiero para los próximos años.

Como en la actualidad, la decisión de comprar Bancomer tuvo sus pros y sus contras, sus certezas y sus dudas y sus defensores y detractores. Ésta fue la primera gran operación de la entidad tras la fusión de BBV y Argentaria. El grupo contaba entonces con una filial en México, Probursa, que compró en 1995, un año después del estallido de la crisis económica conocida como el 'tequilazo'.

Desembarco en Bancomer

A pesar de que esta filial hacía perder dinero a BBVA, éste decidió aprovechar la salida de un grupo industrial de Bancomer, el mayor banco por aquel entonces junto a Banamex, para estudiar una oferta. Fuentes financieras consultadas por este medio señalan que sus grandes defensores fueron Uriarte y Goirigolzarri, que vieron la capacidad de mejora de gestión que había en Bancomer y el potencial despegue de la economía mexicana de la mano de su vecino estadounidense. En contra tuvieron a Francisco González, entonces presidente junto a Emilio Ybarra, que prefería apostar por First-E, un banco irlandés digital que dio fruto a Uno-e, filial que fue cerrada con los años.

La disputa acabó con empate y la entidad vasca aprobando las dos operaciones, aunque se encontró con una contraopa inesperada en México de Banamex, que hizo que tuvieran que mejorar su oferta con una nueva oposición de los defensores de no elevar el riesgo en México.

placeholder Francisco González (i) y Emilio Ybarra (d), en el cierre de la fusión BBV-Argentaria, en 1999.
Francisco González (i) y Emilio Ybarra (d), en el cierre de la fusión BBV-Argentaria, en 1999.

En los años siguientes, BBVA fue elevando su participación en Bancomer hasta el 60% hasta que en 2004 decidió lanzar una opa por el 100% del capital —como acaba de hacer en Turquía—, tras superar la oposición inicial que se encontró por parte del Banco de México.

En la actualidad, BBVA México aporta un 43% de los beneficios del grupo, un porcentaje que ha llegado a estar por encima del 50% en algunos de los años duros de la crisis.

Turquía, en el espejo mexicano

¿Podrá repetir la misma jugada de Bancomer el banco con Garanti? Las fuentes consultadas y el mercado son escépticos por la situación geopolítica de Turquía. "Hasta en sus peores momentos, México siempre se ha apoyado económicamente en Estados Unidos, incluso con Trump y AMLO al frente. En el caso de Turquía, en momentos de crisis mira más hacia Oriente que a Occidente", expone un banquero de primera fila. "No me parece una buena idea aumentar el 'riesgo Erdogan'", añade otro.

Aun así, todos reconocen que, dentro del país donde está, Garanti es uno de los mejores bancos con una infraestructura tecnológica del nivel de las mejores entidades europeas. "Es un banco buenísimo, incluso mejor que Bancomer cuando lo compramos, y el mercado turco tiene un gran potencial", señala un exdirectivo de la entidad.

La moneda ya está echada al aire. Como hicieron en su día Uriarte, Goirigolzarri y González, el destino de Torres y Genç estará en cierta medida ligado a esta apuesta, que el mercado ha puesto en cuarentena.

Año 2000. Un recién creado BBVA debatía con un consejo de administración dividido una decisión que marcaría, para bien, su futuro: invertir más en México a pesar de los riesgos geopolíticos o buscar apuestas más conservadoras. Se impuso la primera opción, apoyada por el entonces consejero delegado Pedro Luis Uriarte y el director para Latinoamérica, José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de CaixaBank. La entidad se hizo con un 30% de Bancomer, y puso la semilla de una filial que ha tirado de los resultados del grupo en las últimas décadas.

José Ignacio Goirigolzarri Noticias del BBVA
El redactor recomienda