CaixaBank pidió más participación en el crédito para financiar la opa australiana a Naturgy
  1. Empresas
Quería dar más de los 450 M aportados

CaixaBank pidió más participación en el crédito para financiar la opa australiana a Naturgy

La entidad quiso ser más representativa en la financiación pedida por IFM para comprar el 22,69% de la firma, pese a la oposición que ha deslizado la Fundación Bancaria la Caixa

placeholder Foto: El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (EFE)
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (EFE)

CaixaBank pidió contar con mayor peso en el crédito de 1.800 millones de euros solicitado por el fondo australiano IFM para comprar entre el 17% y el 22,69% de Naturgy por alrededor de 5.000 millones. La financiación liderada por BNP Paribas está sindicada con otros bancos. Del total del préstamo, la entidad financiera francesa aporta alrededor de la mitad (unos 900 millones de euros), mientras Banco Santander y CaixaBank aportan casi el resto (450 millones de euros cada uno).

Sin embargo, varias fuentes al tanto de las negociaciones advierten de que el banco dirigido por Gonzalo Gortázar quería aportar un montante superior en dicha financiación sobre la opa a la cotizada energética. Las fuentes consultadas aseguran que la entidad financiera de origen catalán, con su primer ejecutivo a la cabeza, buscaba aportar una cifra muy superior a los 450 millones que dará en caso de que los accionistas de la antigua Gas Natural Fenosa acepten los más de 22 euros por acción que ofrece el fondo de trabajadores australianos jubilados. CaixaBank ha declinado hacer comentarios.

placeholder Isidre Fainé y Gonzalo Gortázar (i). (EFE)
Isidre Fainé y Gonzalo Gortázar (i). (EFE)

IFM confió la financiación de la que se puede convertir en la mayor operación de la firma con sede en Melbourne a BNP Paribas, y quiso, además, que Santander, uno de los bancos con los que más trabaja a nivel mundial, pudiera participar en la opa. También CaixaBank, brazo financiero de la Fundación Bancaria la Caixa, primer accionista del banco ahora presidido por José Ignacio Goirigolzarri. IFM asegura que es muy importante para ellos que Caixa se mantenga en el capital de Naturgy como inversor a largo plazo, con lo que veía con buenos ojos que su brazo financiero pudiera participar en la operación, pero de forma más limitada a lo que le hubiera gustado a la antigua caja de ahorros.

Las fuentes consultadas también advierten, en este sentido, cierto desconcierto en la firma de Australia después de que el 18 de mayo Criteria Caixa, el 'holding' de participadas de la Fundación Bancaria la Caixa, presidida por Isidre Fainé, deslizara sus reticencias a que IFM entre en Naturgy y tratara de entorpecerla. No se explican cómo se les percibe ahora con hostilidad desde Caixa, primer accionista de Naturgy, después de que CaixaBank hubiera sido tan activa a la hora de financiar la operación.

Foto: Oficina CaixaBank (EFE)

A la hora de buscar explicaciones, creen que algo ha sucedido desde que se anunció la opa parcial hasta el pasado mes de mayo, en que CriteriaCaixa anunciara que aumentaría su participación en Naturgy para reducir las opciones de que triunfe la operación de compra de IFM. En el transcurso de estos meses, IFM, fondo que hace gala de su política de ESG ('environmental, social and governance', por sus siglas en inglés), ha tenido que lidiar internamente con la imputación por presunto cohecho en el caso Villarejo de Isidre Fainé, presidente de honor de Naturgy, entre otros cargos.

Según publica 'El Economista', IFM asegura que los indicios de delito que ha cargado la Audiencia Nacional sobre Fainé han preocupado a los gestores australianos, que además no acaban de ver con buenos ojos el sueldo del presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés, retribuido, según detallan, muy por encima de los propios ejecutivos de IFM o los primeros espadas de las compañías donde invierte.

Foto: Francisco Reynés, presidente de Naturgy. (EFE)

Otras fuentes consultadas por este diario creen que la falta de alineación de intereses entre CaixaBank y sus dueños en la opa a Naturgy demuestra la independencia del banco con respecto de sus accionistas. Según su teoría, más allá de la conveniencia de que IFM compre una parte importante de Naturgy, la operación es altamente rentable (al 3,5% ante los bajos tipos de interés) para CaixaBank, de ahí su interés en el crédito, que ha sido aprobado en la comisión delegada de riesgos, un órgano dependiente del consejo de administración donde Fundación Bancaria la Caixa es el máximo accionista y el Estado el segundo a través del FROB por la fusión con Bankia. Otros piensan que si Caixa hubiera rechazado entrar en el sindicado, lo hubiera hecho otro banco, ya que la operación se considera única y con un alto nivel de rentabilidad.

Para que finalmente se desatasque esta operación de financiación, el Gobierno debe dar su visto bueno. Este permiso está previsto que llegue en los últimos consejos de ministros antes de agosto y se espera que imponga fuertes condiciones para evitar que IFM pueda llegar a una concertación con los otros dos grandes inversores internacionales de la compañía gasista, GIP y CVC, que pudieran hipotéticamente poner en peligro activos estratégicos para España (conexiones gasistas con Argelia y Marruecos, contratos de GNL, etc.).

CaixaBank pidió contar con mayor peso en el crédito de 1.800 millones de euros solicitado por el fondo australiano IFM para comprar entre el 17% y el 22,69% de Naturgy por alrededor de 5.000 millones. La financiación liderada por BNP Paribas está sindicada con otros bancos. Del total del préstamo, la entidad financiera francesa aporta alrededor de la mitad (unos 900 millones de euros), mientras Banco Santander y CaixaBank aportan casi el resto (450 millones de euros cada uno).

Naturgy Australia BNP Paribas Isidre Fainé Gonzalo Gortázar Catalán Accionistas Gas Natural Fenosa José Ignacio Goirigolzarri Audiencia Nacional Argelia
El redactor recomienda