Varapalo en Club La Costa: la jueza declara nulos varios ERE tras la denuncia de fraude
  1. Empresas

Varapalo en Club La Costa: la jueza declara nulos varios ERE tras la denuncia de fraude

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Málaga no acepta los despidos y hace suya, en un auto, la tesis de la autoridad laboral por presunta "actividad fraudulenta"

placeholder Foto: Vista de la entrada de la urbanización Club La Costa de Mijas (Málaga). (EFE)
Vista de la entrada de la urbanización Club La Costa de Mijas (Málaga). (EFE)

El concurso de acreedores en el grupo de empresas del Club La Costa World (CLC), uno de los mayores complejos de vacaciones de Europa, se encuentra sumergido en una maraña judicial tras su entrada en quiebra y liquidación. La jueza de lo mercantil ha declarado nulos dos de los seis ERE del complejo tras recibir la magistrada un escrito de 21 páginas en el que se acusa a la autoridad laboral de una presunta "actividad fraudulenta" en el proceso concursal.

En un auto del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Málaga al que ha tenido acceso El Confidencial, fechado el pasado 2 de junio, la juez recoge el planteamiento de la Inspección de Trabajo en la que se indica que la oferta de incrementar a los trabajadores una cantidad no adeudada de indemnización a través del Fogasa (Fondo de Garantía Salarial) para los trabajadores supone "una actuación fraudulenta", ya que la integración del importe de las comisiones percibidas en febrero 2020 queda fuera del módulo temporal utilizado para calcular la indemnización.

Foto: La urbanización Club La Costa de Mijas. (EFE)

Según la Inspección de Trabajo, la administración concursal "no identifica a todas las empresas incluidas en el grupo empresarial ni aporta las cuentas". Tampoco existe "constancia documental de que la comunicación del inicio de las consultas a los representantes legales de los trabajadores incluya los documentos necesarios".

La empresa, el administrador concursal y los trabajadores a través de sus representantes han negociado los aspectos y causas sobre la necesidad de extinguir contratos para hacer las empresas más pequeñas. En alguna de ellas se pedía la extinción de toda la relación laboral y en otros solo una parte de estos. El administrador concursal había alcanzado hace dos meses un acuerdo con el 62% de los despedidos.

Los propios empleados habían aceptado sus despidos a cambio de la indemnización mínima legal (20 días)

En algunas de estas negociaciones ha habido acuerdo para extinguir los contratos de trabajo con los representantes de los trabajadores. Los propios empleados habían aceptado sus despidos a cambio de la indemnización mínima legal (20 días) y unas mínimas mejoras complementarias (bolsa de empleo para en caso de haber ofertas de empleo en el futuro tener prioridad en las nuevas contrataciones). Entre las empresas que aceptaron el acuerdo se encuentra la mercantil Continental Telemarketing Services S.L.

En otras no se ha alcanzado acuerdo: Club La Costa UK (sucursal en España), California Beach Hotel, S.A.U. (llevó la dirección jurídica de los trabajadores) y Picadilly Investments, S.A.U. El resto están ahora en proceso aun de negociación. Tanto las empresas en las que hubo acuerdo, como en las que no lo hubo, el juez de lo mercantil, escuchada la autoridad laboral (delegación de Empleo de la Junta de Andalucía) y la Inspección de Trabajo (Ministerio de Trabajo), debe resolver si extingue los contratos que ha solicitado el administrador concursal.

Alejandro Bueno, responsable de Acción Sindical de Comisiones Obreras Servicios Málaga, explica a El Confidencial que el sindicato denunció en la mesa negociadora unas presuntas irregularidades en la oferta del administrador concursal. "Serán los jueces los que expliquen si hay fraude o no".

Foto: Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, y la vicepresidenta Nadia Calviño. (EFE)

El juzgado de lo mercantil nombró a Juan Carlos Robles, decano del Colegio de Economistas de Málaga, administrador concursal de los ERE en el Club La Costa por su experiencia en este tipo de procesos complejos de quiebras empresariales. Fuentes judiciales próximas al caso, admiten que ante el extenso informe de Inspección del Trabajo al juzgado no le quedaba más remedio que anular los ERE hasta recibir más documentación y analizar todos los detalles. Una de las opciones es empezar la tramitación del ERE desde el principio con el consiguiente retraso para la incorporación de trabajadores. La idea del administrador concursal era empezar de nuevo la actividad en el mes de julio, como adelantó a El Confidencial el pasado 26 de abril.

Robles confía en que los recursos presentados por la nulidad de estos ERE pudieran ser aceptados por la autoridad judicial y justifica su procedimiento al tratarse de un acuerdo alcanzado con los representantes de los trabajadores y ratificado "por una abrumadora mayoría de la plantilla, en torno al 90%". "Esta administración concursal no objetó nada al respecto de dicha oferta, simplemente por existir precedentes judiciales que confirman que acuerdos similares no son fraudulentos", explicó el administrador a este diario.

"Llama la atención que se pueda considerar que el acuerdo alcanzado con los trabajadores (los cuales estaban legalmente asistidos y eran debidamente informados) pudiera suponer un fraude, cuando en el transcurso de la negociación de otro ERE de una empresa del grupo mercantil (Rushbrook, S.L.), también en concurso y que se está tramitando en un juzgado de Tenerife, se llegó a un acuerdo prácticamente idéntico, que incluía las mismas partidas de mejora económica para los trabajadores", añade.

La explicación del administrador

El acuerdo de Rusbrook S.L. fue rubricado no solo por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, sino también por el mismo Juzgado Mercantil número 1 de Málaga. Robles argumenta que el recorrido de ambos ERE ha sido idéntico en ambos procesos y que "el único elemento diferente e incluso contradictorio" es el informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

"Tanto la oferta empresarial como los acuerdos alcanzados en las sociedades de Club La Costa que se encuentran en concurso, son escrupulosamente legales pues, de haber advertido lo contrario, esta Administración Concursal no los habría consentido", explica el economista a este periódico.

Expertos jurídicos consultados por El Confidencial explican que la rapidez en agilizar el complejo proceso de liquidación de empresas se ha convertido en una de las causas que explicarían los problemas en este concurso. La representación empresarial no esperaba un revés judicial a estas alturas, aunque están muy seguros de que la situación se resolverá a su favor en un periodo no demasiado largo de tiempo.

"Yo era muy feliz en mi Club La Costa. Nuestros jefes nos han elogiado siempre. Todo esto es un 'shock' para todos nosotros"

Un trabajador que lleva más de diez años trabajando en el complejo turístico se siente "decepcionado, al igual que mis compañeros" de cómo está actuando la empresa. "El lema de que éramos una gran familia no se está cumpliendo. Están aprovechando el covid para hacer 'limpieza' de los trabajadores y contratar a gente más joven y más barata, claro. No nos han dado explicaciones y se lavan las manos", lamenta el empleado.

Asegura que los clientes "están locos por volver de vacaciones y con reservas hasta 2023". "Estamos agobiados y asustados por el empleo. No es necesario despedir a tanta gente, hacer algo tan brusco. Mi esperanza es que la empresa recapacite y que tengan en cuenta que esto solo ha sido una crisis pasajera. Espero que no haya represalias". Lo explica este trabajador que habla con El Confidencial y pide el anonimato. "Por favor, no diga mi nombre ni el departamento dónde trabajo". Entre la plantilla hay miedo y la incertidumbre es alta desde el punto de vista social, jurídico y empresarial.

"Yo era muy feliz en mi Club La Costa. Nuestros jefes nos han elogiado siempre. Todo esto es un 'shock' para todos nosotros", remata este empleado que vuelve a insistir en que no se desvele su identidad. "No queremos una indemnización. Queremos volver a trabajar".

ERE Ministerio de Trabajo Málaga Inspección de Trabajo Concurso de acreedores
El redactor recomienda