Los bancos españoles piden al BCE que suavice los objetivos de morosidad
  1. Empresas
Piden oxígeno al organismo europeo

Los bancos españoles piden al BCE que suavice los objetivos de morosidad

La reducción de la mora se frenó en 2020 ante el cierre de los juzgados por la pandemia y el BCE ha retomado ya sus exigencias de que las entidades desagüen activos problemáticos

placeholder Foto: Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. (BCE)
Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. (BCE)

La banca española pide oxígeno al Banco Central Europeo (BCE). Algunas de las principales entidades españolas han solicitado al supervisor europeo que suavice los objetivos fijados de reducción de activos problemáticos (créditos dudosos y activos adjudicados) en el actual entorno del covid, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial. Desde el BCE, no hicieron comentarios.

Las mismas fuentes señalan que este fue uno de los asuntos que se pusieron sobre la mesa en la reciente reunión que hubo entre los 11 principales banqueros españoles con el jefe del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), Andrea Enria. Junto a ello, se hizo hincapié en la necesidad de las entidades de que se agilice la aprobación de nuevos modelos internos de capital, que permiten mejorar la solvencia.

Más allá de esta reunión, la solicitud de que se aflojen las tuercas en la gestión de la morosidad es algo que se está sugiriendo al supervisor en el diálogo privado entre entidades y sus equipos de inspección, conocidos como JST (equipos unidos de supervisión, por sus siglas en inglés).

No todas las entidades están sujetas a una revisión específica del BCE del ritmo de desagüe de activos problemáticos. La morosidad de la banca española se ha reducido drásticamente, desde el 13,6% que alcanzó a finales de 2013 hasta el 4,51% con que se situó el pasado mes de marzo. Aun así, la media sigue por encima de la ratio de dudosos de la banca europea, que a finales de 2020 estaba en el 2,63%. Según las fuentes consultadas, el BCE fija objetivos de reducción de activos improductivos a las entidades que están por encima de la media.

Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (Reuters)

De los grupos españoles con mayor morosidad en marzo —de entre los supervisados por el BCE—, destacaban Cajamar, BBVA y Unicaja Banco, todos con tasas de impagos de entre el 4% y el 4,5%.

El problema de estos objetivos, que pueden provocar penalizaciones en la ratio exigida de capital en caso de incumplirse, es que las entidades han estado de brazos cruzados durante gran parte de 2020 debido al covid. Así, el bloqueo de los juzgados y la paralización de los desahucios han hecho que tengan que frenar muchos procesos de ejecución. Por otra parte, la incertidumbre hizo que se secara el mercado de venta de carteras, con las que las entidades se quitan de golpe cientos de millones de créditos dudosos.

La morosidad media del sector financiero español ha seguido cayendo en los últimos 12 meses, aunque a un menor ritmo. Pasó del 4,8% de marzo de 2020 al 4,5% de hace dos meses y medio. A esto se suma que parte de este descenso se debe al efecto que tiene el aumento del denominador gracias a todos los créditos ICO (Instituto de Crédito Oficial) que se dieron el año pasado.

Esta petición de algunos bancos españoles no es fácil que tenga buena acogida en el BCE, ya que el supervisor europeo tiene entre ceja y ceja que los activos improductivos del sector se reduzcan lo antes posible, ante la inminente oleada de impagos que se espera a consecuencia de la crisis del covid. Esta, de momento, no ha llegado gracias a los ICO, las moratorias y los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo). Pero la economía tendrá que enfrentarse en algún momento a la realidad.

Bancos españoles Banco Central Europeo (BCE) Morosidad
El redactor recomienda