El BCE abre inspecciones a bancos españoles por los créditos a hoteles y restaurantes
  1. Empresas
EXPOSICIONES COVID

El BCE abre inspecciones a bancos españoles por los créditos a hoteles y restaurantes

El supervisor europeo lanza revisiones de las exposiciones más tocadas por el covid de los bancos españoles. Las entidades tienen unos 50.000 millones en este tipo de créditos

placeholder Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (Reuters)
Sede del BCE en Fráncfort. (Reuters)

El Banco Central Europeo (BCE) pone el foco en los créditos a hoteles y restaurantes del sector financiero español. El supervisor europeo ha abierto inspecciones en las últimas semanas enfocadas en este tipo de préstamos, para descubrir si los bancos del país tienen morosidad oculta en estos segmentos, los más tocados por la crisis. El sector acumula unos 50.000 millones en este tipo de créditos.

Se trata de las primeras inspecciones en profundidad —inspecciones 'in situ' u OSI, por sus siglas en inglés— que el BCE hace de las entidades sobre exposiciones dañadas por el covid. El supervisor europeo diseña todos los años un calendario de revisiones para sus 110 entidades supervisadas en Europa. Cuando se propagó la pandemia el año pasado, ya había inspecciones en marcha con otros fines, que aunque se adaptaron en parte no fueron 100% enfocadas a las nuevas circunstancias.

El BCE ha arrancado el año con la prioridad de detectar morosidad bajo las alfombras de las entidades. Es la obsesión del supervisor, que los bancos no se confíen y aprovechen los créditos ICO y las moratorias para dar una patada hacia delante a empresas inviables. Y dentro de esta situación, "puede haber sectores que se vean más afectados que otros, y este es un ámbito en el que ahora estamos pidiendo a los bancos que se centren especialmente en evaluar la viabilidad de sus clientes a medio-largo plazo", señalaba en una reciente entrevista Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión, del BCE.

"Tiene todo el sentido, va en línea con lo que han comunicado desde el SSM en los últimos meses. Hasta ahora, no han subido los impagos porque ha habido ayudas públicas que los han contenido. Lo que quiere el BCE es que la morosidad no lo pille desprevenido, saber cómo están de dañadas las carteras", explica Alberto Gil, 'senior director' en Alvarez & Marsal.

La prueba del algodón

Las inspecciones 'in situ' son encargadas a equipos especiales del supervisor, que llegan a una entidad, realizan el informe en unos meses y son destinados a otro banco. Tienen fama de ser más exigentes y aleatorios. Así, por ejemplo, Sabadell afrontó una inspección OSI el año pasado más exigente de lo normal.

Por norma general, las revisiones 'in situ' se traducen en una imposición de provisiones para las entidades, que en ocasiones llegan a cifras de varios cientos o incluso miles de millones.

Junto a estas inspecciones, el BCE tiene equipos de supervisión fijos dentro de las entidades formados por inspectores internacionales y del Banco de España, conocidos como los JST (equipos de supervisión conjuntos, por sus siglas en inglés). Estos ya apretaron las tuercas a las entidades para que adelantaran las provisiones contracíclicas —más de 10.000 millones en el año—, intentando avanzar las pérdidas futuras de acuerdo a las previsiones macroeconómicas.

Foto: Andrea Enria, responsable de supervisión bancaria en el BCE. (Reuters)

Estas dotaciones deberían cubrir las pérdidas cuando lleguen los impagos de créditos este año o el siguiente: "La morosidad va a aumentar en los próximos trimestres, por eso los bancos multiplicaron sus provisiones el año pasado: por tres veces los españoles, frente a las 1,8 veces de los europeos. Estas dotaciones están para eso. Tampoco esperamos que en 2021 haya que provisionar mucho más, la cuenta de resultados será algo mejor", opina Gil.

La exposición al covid del sector financiero depende actualmente de dos palancas: las moratorias y las líneas ICO. Las primeras, que se concedieron a 1,4 millones de préstamos, están venciendo durante estos meses. Los bancos se muestran optimistas sobre que la mayoría continúe al corriente del pago. Las segundas, que se otorgaron a 926.000 pymes y autónomos, están siendo analizadas por las entidades en los últimos meses: algunas se han decidido alargar; otras podrían ser objeto de quitas, cuando ponga en marcha esta medida el Gobierno, y el resto comenzarán a devolver el principal en los próximos meses.

Dentro de estos préstamos, los destinados al turismo y ocio fueron el mayor grupo, con 128.000 empresas apoyadas con estos créditos por valor de 13.250 millones. A la espera de que vuelva la normalidad a estos sectores, su exposición parece la primera gran piedra en el camino de la banca durante esta crisis.

El Banco Central Europeo (BCE) pone el foco en los créditos a hoteles y restaurantes del sector financiero español. El supervisor europeo ha abierto inspecciones en las últimas semanas enfocadas en este tipo de préstamos, para descubrir si los bancos del país tienen morosidad oculta en estos segmentos, los más tocados por la crisis. El sector acumula unos 50.000 millones en este tipo de créditos.

Banco Central Europeo (BCE) Bancos españoles Hoteles Restaurantes
El redactor recomienda