Goirigolzarri pide un ERE rápido en Caixa pese a la presión de sindicatos y Trabajo
  1. Empresas
JUNTA DE ACCIONISTAS

Goirigolzarri pide un ERE rápido en Caixa pese a la presión de sindicatos y Trabajo

El nuevo presidente de CaixaBank justifica que la nueva competencia y los bajos tipos de interés obligan al primer grupo español a redimensionar el tamaño de su plantilla

placeholder Foto: José Ignacio Goirigolzarri, presidente de CaixaBank. (EFE)
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de CaixaBank. (EFE)

El primer discurso de José Ignacio Goirigolzarri ante los accionistas de CaixaBank quedará marcado por el ERE (expediente de regulación de empleo) para 8.000 empleados y las protestas por ello del Gobierno. El banquero vasco ha afrontado la cuestión en su comparecencia de la junta de CaixaBank, intentando justificar el proceso y pidiendo que se ejecute con la mayor rapidez posible: "Soy consciente que son momentos delicados y que esta situación genera incertidumbre para las personas de nuestro equipo, por lo que debemos acotar el tiempo".

Estas palabras llegan tras la petición de los sindicatos del grupo catalán para que las salidas que se pacten en las próximas semanas se difieran en el tiempo, de modo que los empleados que se acojan a las bajas voluntarias lo puedan hacer entre este año y 2023. El consejero delegado Gonzalo Gortázar ya rechazó esta opción.

Foto: Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno. (EFE)

Este ERE, el mayor de la historia de la banca, ha provocado una oposición frontal de los representantes de los trabajadores y ha provocado críticas por parte del Gobierno, llegando a poner en tela de juicio el propio sueldo de Goirigolzarri. De hecho, Trabajo ha enviado esta semana una carta avisando de que se deben plantear medidas para reducir el impacto del ERE, como avanza 'El País'.

De hecho, la junta ha contado con la intervención de 22 accionistas, principalmente representantes sindicales, que han criticado con dureza la decisión de iniciar el ERE teniendo en cuenta los buenos resultados del banco y el sueldo de sus directivos.

A ellos, Goirigolzarri y Gortázar han pedido un "esfuerzo de entendimiento". "Un proceso como éste exige concesiones mutuas", asegura el CEO, quien ha recordado que en 2019 se produjo una situación similar con el ERE emprendido entonces, que se saldó con bajas voluntarias superiores a lo esperado. "Fue un caso de éxito", expone.

Frente a las críticas, Gortázar señala que un mayor ROE beneficia a la sociedad

Ante las críticas de algunos sindicatos de que se esté abandonando el espíritu de La Caixa —primero empleados y sociedad antes que los accionistas—, Gortázar ha defendido que una mayor rentabilidad redundará en devolución de las ayudas del FROB (Fondo de Reestructuración) y una mayor obra social de la Fundación La Caixa.

En esta línea, el banquero vasco ha señalado ante los accionistas que "una fusión como la que estamos llevando a cabo requiere un redimensionamiento de nuestras plantillas en el corto plazo para preservar el máximo número de puestos de trabajo de forma sostenible en el futuro". "Estamos en un proceso de diálogo con los representantes de los trabajadores, proceso en el que tenemos el objetivo claro de llegar a acuerdos, y estoy convencido de que los vamos a alcanzar", añade.

Tensa junta de accionistas de CaixaBank por los despidos

Por su parte, Gortázar ha señalado que "buscaremos activamente" un acuerdo con los sindicatos que permita garantizar el mejor futuro del grupo, y que se priorizará recolocar a todos los empleados que salgan. "Conseguir que la integración operativa se ejecute con éxito es una prioridad para todos". “Las prioridades de la entidad en 2021 son seguir contribuyendo de manera activa a la recuperación económica; realizar con éxito la integración con Bankia, y ser una referencia en banca socialmente responsable", ha añadido.

Motivos

Goirigolzarri ha justificado este proceso por varios desafíos que afronta el sector. El primero son los bajos tipos de interés, un escenario que "va a prolongarse por un periodo largo de tiempo" ya que el mercado prevé que el euríbor siga en negativo hasta finales de 2024.

"Ello nos está obligando a repensar el modelo tradicional, porque determinadas actividades dejan de ser rentables, y es necesario incrementar las fuentes de ingresos con otras actividades", añade el presidente de CaixaBank.

placeholder José Ignacio Goirigolzarri (d), presidente de CaixaBank, y Gonzalo Gortázar, consejero delegado. (EFE)
José Ignacio Goirigolzarri (d), presidente de CaixaBank, y Gonzalo Gortázar, consejero delegado. (EFE)

El segundo desafío es "una auténtica revolución tecnológica cuya velocidad se va a acelerar en el futuro". "En esta evolución tenemos grandes competidores que, o parten desde fuera del sector financiero con una potencia y capacidad extraordinaria, o lo hacen desde la actividad bancaria 'ex novo', sin los 'legacies' que tenemos los bancos tradicionales", explica.

El tercer reto es la "enorme competencia". En primer lugar, por la banca en la sombra, que ya aglutina el 40% de los activos en Europa. Y en segundo lugar por la "caída de las barreras de entrada que permite competir a las grandes tecnologías y también a los nuevos entrantes". "Yo siempre he creído en la competencia, porque creo que es buena para los clientes y también para los bancos, porque nos obliga a muscularnos", expone Goirigolzarri.

En este entorno, el banquero vasco explica que "es indudable que nuestra fusión, que es posiblemente la decisión estratégica más importante que puede acometer una entidad, nos da un extraordinario punto de partida. Pero es eso, un gran punto de partida, no de llegada".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
José Ignacio Goirigolzarri Noticias de Caixabank ERE Sindicatos
El redactor recomienda