Gortázar (CaixaBank) pide que la discusión sobre salarios se quede en el consejo
  1. Empresas
ESPERA ACUERDO PARA EL ERE EN JUNIO

Gortázar (CaixaBank) pide que la discusión sobre salarios se quede en el consejo

El consejero delegado ve posible un acuerdo con los sindicatos para el ERE y recuerda que el 99% de los accionistas aceptó la integración de Bankia en CaixaBank

placeholder Foto: Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank. (EFE)
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank. (EFE)

En medio de las negociaciones para el mayor expediente de regulación de empleo (ERE) de la historia de la banca, CaixaBank ha publicado los primeros resultados tras la integración de Bankia, con un beneficio de 4.786 millones por el impacto contable positivo de la fusión. El consejero delegado, Gonzalo Gortázar, se ha mostrado optimista con que pueda haber acuerdo con los sindicatos y ha recordado que los salarios de los banqueros están regulados. Las acciones han respondido con una caída cercana al 3%, sobre la que no ha querido pronunciarse.

El ejecutivo ha repetido las palabras de sus homólogos en la banca española ante las críticas de la vicepresidenta económica Nadia Calviño sobre las remuneraciones de los banqueros en medio de los ajustes que están negociando CaixaBank y BBVA. “Tenemos que ser deportivos y aceptar las opiniones. Pero es un tema muy regulado, afortunadamente, desde la crisis de 2008”, ha señalado.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Gortázar ha insistido en que “es un proceso que está reglamentado. Escuchamos a todo el mundo, pero las decisiones se tomarán con un consejo reglado”. Además, ha añadido que “la discusión está muy reglada, y debe discutirse en la comisión de retribuciones y en la junta de accionistas. Es el proceso que se debe seguir. Las discusiones internas del consejo son confidenciales”.

Sobre el ERE de 8.300 personas (500 de ellas serán recolocaciones internas) que negocia con los sindicatos, Gortázar ha mostrado optimismo en que pueda haber acuerdo en junio y ha defendido la necesidad del ajuste. “Las decisiones difíciles no gustan, a nosotros tampoco. No es un proceso agradable, pero no podemos irnos a la inacción, porque entonces pondremos en peligro todos los puestos de trabajo, incluyendo los 43.000 que quedarán tras el ajuste”.

“Queremos un acuerdo razonable, que permita a la entidad hacer frente al entorno de los próximos años”, ha remachado Gortázar, que ha insistido en la necesidad del ajuste por el entorno que vive la banca. “Las decisiones las tenemos que tomar nosotros, pero desde una perspectiva de entender la actuación y también lo que pasaría si no hay actuación. Hemos tomado la decisión de hacer una operación corporativa muy importante, porque hay factores estructurales muy fuertes como consecuencia de la digitalización. Las entidades tienen que ser muy eficientes. Por otro lado, la situación de tipos de interés ha desvirtuado el negocio bancario. Es un cambio de paradigma completo, llevamos cinco años y vamos a seguir así más tiempo”.

De hecho, recuerda que el 99% de los accionistas de las entidades aprobaron la fusión, incluyendo al FROB, con el visto bueno de los supervisores. “Alargar el solapamiento de las dos entidades durante mucho tiempo, con 8.300 personas, no es lo más adecuado. Desde el punto de vista social, lo más razonable es que ayudemos a las personas a formarse y recolocarse con nuevas capacidades, o que haya también las que se puedan prejubilar”.

Beneficio contable

Este viernes está previsto que Isidro Fainé declare por el caso Villarejo. Gortázar no ha querido pronunciarse al respecto, salvo para pedir que “haya un desenlace rápido, algo que es bueno y positivo”, y para descartar un riesgo de impacto negativo. Asimismo, ha destacado que Fainé tiene “una trayectoria profesional de 60 años, que es referencia para muchas personas”.

El beneficio de CaixaBank ha estado inflado por el ajuste contable positivo del fondo de comercio ('badwill') que ha obtenido al integrar Bankia. “Desde el punto de vista económico, en el que casi todas las entidades valen menos que su valor contable, tiene poco sentido que cualquier operación corporativa genere un beneficio”, ha reconocido.

Por otro lado, el banco ha reducido en más de 2.000 millones el volumen de activos fiscales diferidos (DTA, por sus siglas en inglés). “En la combinación de negocio, toca hacer un ejercicio de alineamiento y homogeneización. En este entorno, se incluye también el aprovechamiento de los créditos fiscales. Atendiendo también al entorno macroeconómico, y algunos pronunciamientos de supervisores, como ESMA o BCE, que nos pide prudencia y cautela al registrar DTA, hemos considerado razonable no registrar esos 2.000 millones de bases imponibles negativas”, ha explicado el ejecutivo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Gonzalo Gortázar ERE Sindicatos Noticias de Caixabank FROB