Sentencia judicial por la guerra familiar en la burguesía vasca de Neguri, BBVA y Vocento
  1. Empresas
120 MILLONES EN JUEGO

Sentencia judicial por la guerra familiar en la burguesía vasca de Neguri, BBVA y Vocento

Un juez de Madrid falla a favor de Santiago de Ybarra, al que los hijos de Emilio, expresidente del banco, ocultaron cerca de un millón de euros de la matriarca del clan

placeholder Foto: El expresidente de BBVA, Emilio de Ybarra
El expresidente de BBVA, Emilio de Ybarra

La batalla entre los hermanos Ybarra, dueños durante años de BBVA y de Vocento ('ABC' y 'El Correo'), así como de varios palacios en Madrid y Bilbao, tiene su primera sentencia. Un juez de Madrid ha resuelto a favor de Santiago de Ybarra, el que fuera presidente del grupo de medios de comunicación, contra Emilio de Ybarra, el gran jefe de BBVA hasta que Francisco González, ahora imputado por el caso Villarejo, lo expulsó del banco con el escándalo de los fondos opacos de Jersey, junto a todos sus lugartenientes de Neguri.

Según una sentencia a la que ha tenido acceso El Confidencial, el juzgado de primera instancia número 70 de Madrid ha ordenado a los cuatro hijos de Emilio de Ybarra, fallecido el verano de 2019 a los 82 años, pagar cerca de un millón de euros por haber ocultado a Santiago de Ybarra (85 años) parte de la herencia que dejó Dolores Churruca y Zubiría, la matriarca del clan, que murió con 104 años en abril de 2018. Según este auto, María, Lucía, Emilio e Ignacio de Ybarra Aznar, nietos de doña Lola, como se conocía a la madre de Santiago y Emilio, tienen que abonar a su tío la citada cantidad que los partidores contadores del testamento ocultaron a uno de los hermanos.

José María Arriola Arana, jurista del BBVA con el que ha ganado mucho dinero, y Eduardo Barrilero, junto a Arriola encargado de tutelar la herencia millonaria de doña Lola, no reconocieron una deuda de 678.000 euros que la madre tenía con Santiago a través de la sociedad Diliz SA. Cuando esta empresa fue disuelta, el crédito seguía impagado. El hijo no se lo reclamó nunca a la matriarca. Pero a su fallecimiento y a la hora de repartir el legado, le comunicó a su hermano Emilio que se tuviera en cuenta dicha cantidad a la hora de distribuir los bienes.

La enemistad es tan profunda que en las misivas se habla de "maquinación para quedarte con todo", falsificaciones de firmas y reproches

Según fuentes jurídicas, la petición, lejos de ser atendida, acabó en un envío de cartas entre Santiago, Emilio y los contadores partidores con acusaciones muy graves. La enemistad en la familia es tan profunda que en las misivas se habla de "maquinación para quedarte con todo", engaños, falsificaciones de firmas y reproches por actuar sin caballerosidad y elegancia, como corresponde a las personas ilustres de Neguri, además de traición por ser amigo del actual presidente de BBVA, Carlos Torres, al que puso Paco González para gestionar el banco tras su dimisión.

El intercambio de recriminaciones es tan duro que entre ellos sacan a relucir temas tan delicados como las acusaciones por delitos de apropiación indebida como los fondos opacos en Jersey y Alico, por los que Emilio de Ybarra fue condenado inicialmente por la Audiencia Nacional a seis meses de cárcel (2005) y después absuelto por el Tribunal Supremo (2006).

Arriola imputa además a Santiago ser una marioneta de sus dos abogados y de su esposa, una señora venezolana, clave en la guerra familiar, ya que ni Emilio ni sus cuatro hijos la aceptaron nunca en el clan vasco. Se trata de Mercedes Baptista, 17 años menor que Santiago, que como esposa es la heredera final de los bienes de su marido, estimados en unos 200 millones de euros, debido a que no han tenido descendencia. Un hecho que, ni antes el expresidente de BBVA ni ahora sus vástagos (Ignacio es el actual presidente de Vocento desde 2019), han podido digerir, al considerar que a la que denominan como Sargento Caracas no forma parte del ADN de los Ybarra Aznar Churruca.

El hermano que aún vive va a reclamar el reparto de Mezouna, que debería pasar a manos de la venezolana repudiada por no ser de Neguri

El fondo de la cuestión radica en que, cuando Santiago y Emilio acordaron redactar sus testamentos, la madre le pidió al primero que su fortuna no fuera legada a Mercedes Baptista, con la que se casó ya bien avanzados los 50, sino que la pusiera a nombre de sus sobrinos, los hijos de Emilio —María, Lucía, Emilio e Ignacio—, para que la fortuna siempre se mantuviese bajo los apellidos Ybarra Churruca. En uno de los documentos, según reconocen fuentes jurídicas, doña Lola llegó a poner que Santiago solo podría dejar su fortuna a hijos, en el caso de que los tuviera, que fueran consanguíneos y en ningún caso adoptados. Una imposición que ponía de manifiesto la nula aceptación en la familia de la esposa sin ascendencia vasca.

La reciente sentencia, que se acerca al millón de euros, en favor de Santiago, lejos de calmar los ánimos, no ha hecho más que enconar la guerra entre las dos partes. Porque el hermano que aún vive va a reclamar el reparto de Mezouna, la sociedad patrimonial, con activos por más de 70 millones, donde se agrupan las participaciones en empresas emblemáticas como Vocento y Tubos Reunidos y que deberían pasar a manos de la venezolana repudiada por no ser de Neguri.

La batalla entre los hermanos Ybarra, dueños durante años de BBVA y de Vocento ('ABC' y 'El Correo'), así como de varios palacios en Madrid y Bilbao, tiene su primera sentencia. Un juez de Madrid ha resuelto a favor de Santiago de Ybarra, el que fuera presidente del grupo de medios de comunicación, contra Emilio de Ybarra, el gran jefe de BBVA hasta que Francisco González, ahora imputado por el caso Villarejo, lo expulsó del banco con el escándalo de los fondos opacos de Jersey, junto a todos sus lugartenientes de Neguri.

Herencia
El redactor recomienda