A los 82 años

Fallece el ex presidente de BBVA, Emilio Ybarra, de un derrame cerebral

Ybarra fue presidente del Banco Bilbao-Vizcaya (BBV) en los noventa y, tras la fusión con Argentaria, se convirtió junto a FG en el copresidente de la entidad resultante (BBVA)

Foto: El ex presidente de BBVA, Emilio Ybarra
El ex presidente de BBVA, Emilio Ybarra

El expresidente de BBVA Emilio Ybarra ha fallecido este miércoles en Madrid a los 82 años tras sufrir un derrame cerebral, según han informado a Efe y a El Confidencial fuentes próximas al exbanquero, que a finales de 2001 dejó la presidencia de BBVA. Nacido el 9 de noviembre de 1936 en San Sebastián, Ybarra era licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid y en Ciencias Económicas por la Universidad de Deusto.

Ybarra fue presidente del Banco Bilbao-Vizcaya (BBV) en la década de los noventa y, tras la fusión de este con Argentaria en 1999, se convirtió junto a Francisco González en el copresidente de la entidad resultante (BBVA). Más allá de su trayectoria profesional, en la biografía de Ybarra destacan dos procesos judiciales: el del caso Filesa, en el que se investigó la financiación ilegal del PSOE, y el escándalo de las cuentas secretas del BBV.

Un ilustre de Neguri

​La familia de Ybarra (San Sebastián, 1936) era conocida a comienzos del siglo XX en España por controlar algunas de las empresas más destacadas de Vizcaya. De todos modos, la infancia del fallecido se vio truncada por la Guerra Civil, conflicto en el que varios de sus familiares, entre ellos su padre, Santiago de Ybarra, fueron asesinados por su supuesto apoyo al bando sublevado. Consecuentemente, la madre de Ybarra, Dolores Churruca Zubiría, condesa de El Abra, jugó un papel fundamental en la vida del banquero.

Ybarra estudió Derecho en la Universidad de Valladolid y Ciencias Económicas en Deusto, en Bilbao. Tras terminar ambas carreras, comenzó a trabajar como gerente en Orconera, empresa que gestionaba las principales minas de hierro. Sin embargo, en 1964 dio el salto al mundo de las finanzas tras ser fichado por Banco Bilbao: un año después, en 1965, ocupaba ya el puesto de subdirector en la oficina de Bilbao, en 1967 el de subdirector general y en 1971 el de consejero delegado.

El ministro de Economía Luis de Guindos y el expresidente del BBVA Emilio Ybarra en 2012. (EFE)
El ministro de Economía Luis de Guindos y el expresidente del BBVA Emilio Ybarra en 2012. (EFE)

En 1986, ya como vicepresidente del Banco de Bilbao, Ybarra participó en las negociaciones que perseguían alcanzar la fusión de la entidad con Banesto, operación que dio lugar a la primera OPA que se conoce en España. Sin embargo, las conversaciones terminaron en fracaso después de que el mediático Mario Conde, entonces subdirector de Banesto, lograse convencer al consejo de su empresa para que rechazara la OPA hostil del Bilbao.

Pese al fiasco de esta operación, en 1988 se firmó el acuerdo de fusión entre Banco de Bilbao y Banco de Vizcaya, una entidad que poco antes había comprado Banca Catalana. De esta manera, en 1989 se crea un nuevo banco que adoptará la marca de BBV, empresa en la que el fallecido ocupó el puesto de vicepresidente. Al poco de cerrarse la operación falleció el copresidente de la nueva entidad, Pedro Toledo, y el BBV se vio inmerso en una crisis interna de la que Ybarra salió reforzado: en 1990, tras la mediación del Banco de España, fue elegido presidente del banco. "Hemos instaurado la unidad de mando en el BBV", aseguró entonces el propio Ybarra, una frase que acaparó titulares en los principales diarios españoles.

A partir de ese momento, el BBV vivió una época dorada que estuvo marcada por su fuerte expansión en el extranjero, lo que le permitió entrar en países como Perú, Colombia, Venezuela o Chile mediante la adquisición de bancos locales. El BBV patrocinó además algunos de los eventos más importantes de aquella década, como la Exposición Universal de Sevilla en 1992, y también entró en el accionariado de empresas como Repsol, Teléfonica e Iberdrola.

En 1999, Ybarra lideró una de las grandes operaciones de concentración bancaria de la historia de España: la fusión de BBV y Argentaria, entonces presidida por Francisco González. La entidad resultante pasó a conocerse como BBVA y tanto Ybarra como González fueron elegidos copresidentes de la misma. De todos modos, para entonces el fallecido ya se había visto salpicado por varios procesos judiciales, lo que explica en parte que abandonara el cargo tan solo dos años después, en diciembre de 2001.

Filesa, Alico y Vocento

El escándalo de Filesa y la participación del BBV en la trama estalló en mayo de 1991, poco después de que Ybarra fuera nombrado presidente de la entidad. Según se publicó entonces, el BBV pagó 196 millones a Filesa por dos estudios que en la práctica no se llegaron a hacer, acusación que Ybarra siempre negó. De todos modos, el fallecido fue inmputado por los delitos de falsedad en documento mercantil, apropiación indebida y delito fiscal, lo que le obligó a sentarse en el banquillo. En 1996, Ybarra fue absuelto al considerarse que el delito había prescrito, pero su supuesta vinculación con la trama dejó una mancha en su hasta entonces impecable trayectoria.

El segundo escándalo judicial que salpicó la carrera del fallecido fue el de las cuentas secretas del BBV y la constitución de fondos de pensiones para los exconsejeros del BBV, conocido como caso Alico. Desde 1987 hasta el 2000, el BBV mantuvo una contabilidad oculta en paraísos fiscales que se utilizaba para realizar operaciones secretas, como por ejemplo la compra y venta de acciones de Argentaria. Aunque tras la fusión del BBV con dicha empresa la contabilidad oculta se regularizó, esto no impidió al Banco de España iniciar una investigación que acabaría en manos del juez Garzón y que llevaría a Ybarra al banquillo una vez más.

Emilio Ybarra y Francisco González tras la fusión de BBV y Argentira en 1999. (Reuters)
Emilio Ybarra y Francisco González tras la fusión de BBV y Argentira en 1999. (Reuters)

El banquero dejó de ser presidente en diciembre de 2001 y, tan solo seis meses después, en junio de 2002, reconoció ante la Audiencia Nacional el haber ordenado pagos políticos, el manejo de las cuentas secretas de la entidad y la constitución de fondos de pensiones millonarias para algunos ejecutivos del BBV. En este sentido, el banquero habló incluso sobre cómo el BBV había financiado una campaña al presidente venezolano Hugo Chávez, país en el que la entidad había desembarcado poco antes.

Tres años después de esta declaración, en noviembre de 2005, Ybarra fue condenado a seis meses de prisión por apropiación indebida. De todos modos, en noviembre de 2006, el Tribunal Supremo exculpó al fallecido al considerar que este "tenía un poder para constituir fondos o planes de pensiones" y "actuaba como apoderado por el consejo", negando así que Ybarra hubiera causado perjuicio alguno al patrimonio del banco.

[Vocento nombra vicepresidente a Ignacio Ybarra]

El último caso que llevó a Ybarra a los tribunales se remonta a una pelea con su hermano Santiago, con el que se disputó el control del Grupo Vocento. Dicho choque se vio motivado por la propiedad de la sociedad familiar Mezouna S. L., constituida por los dos hermanos y por su madre en 1973m y poseedora del 11% de acciones de dicho grupo de comunicación. En 2009, tanto Emilio como su madre María Dolores denunciaron a Santiago al considerar que había realizado varias operaciones para quedarse con el control de la empresa, dando lugar a una serie de batallas judiciales que partieron a la familia en dos frentes.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios