Solo uno de cada cuatro clientes escapa de las comisiones de la banca
  1. Empresas
ENCUESTA

Solo uno de cada cuatro clientes escapa de las comisiones de la banca

Tarjetas, mantenimiento, custodia, depósitos... los bancos encuentran cada vez más motivos para cobrar a sus clientes ante el escenario de bajos tipos de interés

placeholder Foto: Uno de cada cuatro clientes no pagan comisiones a los bancos. (pixabay)
Uno de cada cuatro clientes no pagan comisiones a los bancos. (pixabay)

Cada vez menos usuarios de los bancos españoles escapan a las comisiones. Las entidades financieras han popularizado en los últimos años el cobro de sus servicios por diferentes conceptos, como el mantenimiento de la cuenta, la tarjeta, la custodia de valores, los cajeros y, más recientemente, determinados depósitos.

Solo se libran de este peaje un porcentaje cada vez más reducido de clientes, los más vinculados y que cumplen cada vez más condiciones por parte de sus entidades. Una encuesta llevada a cabo por mejor-banco.com a más de 1.000 usuarios refleja que solo un 26% de los clientes no pagan nada por las cuentas y las tarjetas. Mientras, el 70% paga hasta 60 euros, con una media de 57 euros.

Foto: Se reabre el debate sobre los depósitos bancarios. (iStock)

Esta situación responde a la estrategia de los bancos de vincular a sus clientes. Solo aquellos que reúnen una serie de requisitos: ingresos mínimos vía nómina, domiciliaciones y un número mínimo de gastos al mes con la tarjeta, se libra de todas las tasas. Es decir, que solo los usuarios rentables con su operativa habitual son los que no están en el foco, de momento, de las entidades.

Otro de los cambios más recientes en la estrategia comercial de las entidades ha sido el paso que han dado BBVA e ING de cobrar por los depósitos a una serie de clientes. En el caso de la entidad presidida por Carlos Torres, un 0,3% anual a clientes "muy poco vinculados y saldos muy elevados", con posiciones de 200.000 euros principalmente en cuentas. En el del banco holandés, 10 euros al mes a aquellos clientes con 30.000 euros o más en la cuenta naranja que no tengan ingresos domiciliados. El resto del sector vigila de cerca esta jugada y no descarta seguir los mismos pasos, de demostrarse una estrategia exitosa.

Temor a las fusiones

Este salto de cobrar a los clientes está impulsada por la caída del euribor, que ha secado la parta de la cuenta de resultados de los bancos, y por el impulso de los inversores y del Banco Central Europeo (BCE) para que las entidades busquen nuevas vías para ser rentables. De hecho, desde el Banco de España se lleva años lanzando el mensaje de que los bancos busquen nuevas vías para generar comisiones.

Esta situación se podría agravar ante el proceso de consolidación que está en marcha en el sector financiero, con operaciones como la de CaixaBank y Bankia y la de Unicaja y Liberbank. Desde la OCU temen “una subida de precios de los servicios financieros a medio y largo plazo, como se ha podido comprobar después de la crisis financiera, un problema acrecentado por las trabas que ponen los bancos para trasladar las cuentas de una entidad a otra”.

Foto: Tarjeta de crédito. (Pixabay)

En el lado de factores positivos para el cliente, la encuesta de mejor-banco.com destaca la cada vez mayor digitalización de los usuarios. De hecho, el 78% de los clientes prefieren operar online que en las oficinas físicas. Y los principales motivos para fijarse en una entidad en lugar de otras son las comisiones (56%), la app tecnológica (55%), el número de cajeros a disposición (36%), el acceso a una tarjeta (27%) y el poder ser atendido en oficinas (18%).

Este entorno es propicio para la irrupción de nuevos competidores digitales, como neobancos como Revolut, N26 o Myinvestor, de Andbank. Así lo exponía recientemente la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado: “La clientela ´digital´ no considera muy relevante que su banco cuente con una extensa red de sucursales. En cambio, demanda una experiencia de usuario óptima y una oferta de productos totalmente personalizada. Se trata de un cliente poco cautivo, que puede cambiar fácilmente su proveedor de servicios financieros tanto a nivel nacional como internacional”.

Las entidades tradicionales están ante la tormenta perfecta: la necesidad de generar nuevas comisiones ante unos clientes cuya principal demanda es no pagarlas, y con nuevos competidores ajenos a sus problemas. La batalla está servida.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Banca Comisiones bancarias
El redactor recomienda