El banquero que montó Altamira (Santander) lanza una gestora para fondos y 'family offices'
  1. Empresas
eduardo quintana lanza quinlan

El banquero que montó Altamira (Santander) lanza una gestora para fondos y 'family offices'

Eduardo Quintana, el hombre que terminó de ordenar las filiales de Santander en la pasada crisis, se ha aliado con el ex Aguirre Emilio Langle para lanzar Quinlan Asset Management

placeholder Foto: Eduardo Quintana y Emilio Langle.
Eduardo Quintana y Emilio Langle.

Una década después, Eduardo Quintana, el hombre que organizó todo el ladrillo de Grupo Santander en la pasada década y capitaneó Altamira, vuelve a primera fila para poner en valor su experiencia ante los nuevos tiempos que ha traído el covid-19. Lo hace acompañado de otro nombre propio del sector, Emilio Langle, responsable de Negocio Internacional en Aguirre Newman durante más de una década y en Altamira en los últimos dos años, 'servicer' que abandonó el pasado octubre para lanzar Quinlan Asset Management.

La nueva firma tiene como clientes a fondos medianos y 'family offices', interesados en operaciones de entre dos y 20 millones de euros, y su signo diferencial es el profundo conocimiento del mercado que tienen los dos socios, tanto por el lado de la deuda como por el inmobiliario. "Por nuestra experiencia, sabemos que hay operaciones que muchas veces se escapan en la gestión de la deuda, porque tiende a incurrirse en labores de recobro muy procedimentadas, sin un conocimiento profundo del colateral inmobiliario y de las oportunidades que ofrece", señala Quintana.

Foto: Sucursal de Banco Santander. (EFE)

Además de crear y vender a Apollo el 'servicer' Altamira Asset Management, Quintana presidió durante cinco años Altamira Real Estate, filial inmobiliaria de Santander propietaria de los activos, fue consejero de Aktua y vicepresidente de Reintegra, un amplio abanico que le permite ahora conocer a gran parte de los protagonistas de este nuevo ciclo, ya que tanto Aktua como Reintegra forman actualmente parte del Grupo Intrum, otra de las grandes plataformas de venta de activos de España.

Quinlan ve los grandes 'servicers' como un aliado de su negocio, ya que son la puerta natural a la que llamar para detectar oportunidades. Del mismo modo, tampoco considera que vaya a rivalizar con las grandes consultoras inmobiliarias. "Nosotros no vamos a competir por adquirir un local en Serrano, sino que nuestra propuesta de crear valor es a través de la deuda, de vendedores que necesitan deshacerse de patrimonio y a través de operaciones de creación de valor, con gestión activa", explica Langle.

placeholder Altamira está participada por Apollo (85%) y Santander (15%). (Getty Images)
Altamira está participada por Apollo (85%) y Santander (15%). (Getty Images)

Su experiencia internacional le permite ahora tener acceso a muchos vehículos extranjeros pequeños y medianos —así como a fortunas latinoamericanas— interesados en adquirir activos en España. Unas operaciones que abarcan todo el espectro de este mercado, desde hoteles hasta oficinas, pasando por residencias de estudiantes o viviendas. No obstante, cuando se les pregunta qué se está demandando más, la respuesta es clara: promoción residencial para alquiler, un llave en mano que ahora se ha rebautizado como 'built to rent'.

Convencidos de que la obra nueva va a saber surfear las olas de esta nueva crisis económica, Quintana y Langle tienen entre una de sus apuestas la adquisición de edificios para su completa transformación, como se ha visto en el barrio de Salamanca con numerosos inversores latinoamericanos, pero ampliando el foco a otras áreas de la capital como Chamberí, Argüelles, Madrid Río, Arganzuela e, incluso, Tetuán. Operaciones que tienen futuro tanto para vender como para alquilar, dependiendo de cada caso concreto.

Foto: Altamira está participada por Apollo (85%) y Santander (15%). (Getty Images)

Defensores de que la actual crisis, a diferencia de la anterior, no va a ser duradera en el mercado inmobiliario, también reconocen que todo va a depender de cómo evolucione el desempleo, aunque se muestran optimistas. Respecto a cuándo vamos a empezar a ver un mayor número de transacciones, sostienen que un momento crítico va a ser cuando haya que empezar a devolver los ICO y se acabe la moratoria hipotecaria. "Ahora mismo, estamos anestesiados", sostiene Langle.

Para abordar las operaciones, Quinlan se ha aliado con el despacho de arquitectura PJ & Partners, con el ex Aguirre Ángel Díaz Caro, que desde 2011 dirige su propia empresa de consultoría técnica inmobiliaria y tiene amplia experiencia en temas de licencia y urbanismo, y con Íñigo Carrión, socio de Lawic Abogados, que está especializado en temas inmobiliarios y procesales. El equipo de Quinlan lo completan José Manuel Rasines (Gestión de Deuda), Antonio López Gálvez (Gestión de Proyectos) y Mónica Arduán (Valoración y Análisis).

Una década después, Eduardo Quintana, el hombre que organizó todo el ladrillo de Grupo Santander en la pasada década y capitaneó Altamira, vuelve a primera fila para poner en valor su experiencia ante los nuevos tiempos que ha traído el covid-19. Lo hace acompañado de otro nombre propio del sector, Emilio Langle, responsable de Negocio Internacional en Aguirre Newman durante más de una década y en Altamira en los últimos dos años, 'servicer' que abandonó el pasado octubre para lanzar Quinlan Asset Management.

Altamira Real Estate Venta de activos Aguirre Newman Aktua Gestión activa
El redactor recomienda