El Gobierno explora vías para favorecer la industria nacional en las subastas renovables
  1. Empresas
Existe esta fórmula en otros países

El Gobierno explora vías para favorecer la industria nacional en las subastas renovables

Transición Ecológica quiere evitar que se deslocalice la producción para energías limpias. Fuentes gubernamentales muestran su malestar con Siemens Gamesa por los recientes cierres

placeholder Foto: Un parque eólico. (Reuters)
Un parque eólico. (Reuters)

El Gobierno se plantea potenciar la industria nacional de renovables en detrimento de aquellos que opten por las deslocalizaciones de su producción a otros países a través de las nuevas subastas. El Ministerio para la Transición Ecológica quiere que las pujas de energía limpia que se convocarán durante la próxima década sean sensibles no solo al precio de venta de la electricidad sino también a toda la cadena de valor que generarán los proyectos adjudicatarios, explican fuentes gubernamentales.

Las nuevas subastas, que arrancan la próxima semana, realizan una serie de requerimientos de información a los aspirantes sobre "estimaciones de impacto sobre el empleo local y la cadena de valor industrial", según detalla el artículo 11 de la orden TED/1161/2020, que recoge el funcionamiento de las pujas.

En el mismo, el departamento dirigido por Teresa Ribera pide datos sobre la estrategia de compras y contratación, estimación de empleo directo e indirecto creado durante el proceso de construcción y puesta en marcha de las instalaciones y durante la operación de las mismas, distinguiendo entre el ámbito local, regional o nacional u oportunidades para la cadena de valor industrial local, regional, nacional y comunitaria. Incluyendo un análisis sobre el porcentaje que representa la valoración económica de la fabricación de equipos, suministros, montajes, transporte y resto de prestaciones realizadas por empresas localizadas en los citados ámbitos territoriales, en relación con la inversión total a realizar, entre otras cosas.

Foto: Foto de archivo de un parque eólico en Indiana (EEUU). (Reuters)

Sin embargo, estos requerimientos son simplemente a título informativo, ya que no inciden a la hora de seleccionar uno u otro proyecto como adjudicatario. No obstante, las fuentes consultadas se plantean poder primar de alguna manera aquellos proyectos que generen más valor para la industria nacional en detrimento de otros.

Esta fórmula, además, no es ajena a la realidad de otros países. Fuentes del sector explican que otros países de nuestro entorno tienen esquemas específicos, más o menos exigentes, para primar su industria nacional a la hora de otorgar precios regulados a las infraestructuras de renovables. Esto otorga más facilidades de financiar sus proyectos gracias a la garantía del Estado que proporciona la subasta.

Yann Dumont, CEO de Reolum y presidente de la Asociación española de Almacenamiento de Energía (Asealen), señala que "la demanda interna [nacional] puede servir de base para sostener las inversiones industriales y es importante que haya una visión plurianual clara", y destaca que "las subastas o concurso de energías renovables con obligaciones de contenido local se han usado en muchos países en el pasado aunque tienden a desaparecer". "Ha habido experiencias en países como Sudáfrica, Brasil, China, Turquía o India, pero lo importante es fomentar no solo la producción local, también la exportación", concluye.

Malestar con Siemens Gamesa

Este planteamiento se da después de que Siemens Gamesa haya anunciado el pasado 11 de enero el cierre de dos de sus fábricas de material eólico en España, lo que supondrá el despido de 266 trabajadores de Galicia y Cuenca. Esta situación ha generado un fuerte malestar en el seno del Ejecutivo. El Ministerio de Industria, el de Transición Ecológica, la Xunta de Galicia y el Gobierno de Castilla-La Mancha lamentaron y expresaron su rechazo por esta decisión.

Las distintas administraciones señalaron que han trabajado intensamente, junto a las empresas y los centros de innovación, para ofrecer un marco estable y atractivo para la inversión y la creación de empleo vinculado a las renovables.

Foto: La vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)

En este sentido, el Gobierno y las comunidades autónomas afectadas destacan que "el marco estable está compuesto, entre otras medidas, por el Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, que prevé la instalación de 60 nuevos GW de energía renovable en la próxima década, la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, en tramitación parlamentaria, así como la creación del Instituto para la Transición Justa, la aprobación de la Hoja de Ruta del Hidrógeno Renovable, la convocatoria de nuevas subastas de renovables con un nuevo marco retributivo —con un objetivo de 3.000 MW, de los que al menos 1.000 MW serán eólicos terrestres y la Agenda Sectorial de la Industria Eólica. Adicionalmente, en las próximas semanas se aprobará la Estrategia Off-shore, que prevé la asignación de fondos del plan de recuperación para facilitar la implementación de estas tecnologías".

Con esta situación, las fuentes consultadas creen que Siemens Gamesa se va a aprovechar de los fuertes pedidos que supondrán las subastas de renovables y eso puede redundar en una mayor carga de trabajo, pero fuera de España. Esta cotizada ha logrado que sus acciones pasen de 15 euros en junio a más de 34 euros en la actualidad. Tras anunciarse los despidos, los sindicatos mayoritarios del fabricante eólico señalaban que "mientras todo el resto de empresas del sector crean empleo y montan fábricas, amplían plantillas en España, Siemens Gamesa se lleva la producción de palas a Portugal".

Foto: Foto: Reuters.

Los trabajadores acusan a la empresa de deslocalizar la producción de España a Senvion en Portugal, una firma que compró hace un año cuando se encontraba en proceso de reestructuración. Una versión que dista de la ofrecida por la empresa, que justificó los cierres en que los modelos de palas y otros componentes fabricados en las plantas cerradas se han quedado obsoletos y ya no obtienen pedidos. Se trata de material para molinos de una potencia y tamaño más reducidos de lo que se está demandando en la actualidad.

Los cierres se producen después de que la propia Siemens Gamesa anunciara la clausura de Aoiz en Navarra, con un ERE para 239 empleados. Previamente, en 2018, la firma cerró la planta de Miranda de Ebro, donde trabajaban 133 personas. En este caso, la razón de abandonar la actividad también fue la falta de pedidos de un material que había quedado obsoleto.

placeholder La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)
La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)

Si embargo, otras fuentes creen que lo importante es que las subastas se salden con el menor precio posible para que eso traslade los menores costes en la factura de los consumidores de luz. Además, consideran que una reforma para premiar la industria nacional debe hacerse con sumo cuidado, ya que la mayoría de material fotovoltaico se importa a China. El director de Reolum y presidente de Asealen no le ve gran recorrido a la subasta con obligaciones de contenido local: "Estos esquemas han desaparecido porque en su gran mayoría son cortoplacistas".

Además, de retocarse las subastas, esto también afectaría al mercado nacional, que se sabría en una posición de ventaja respecto a la competencia foránea y podría aprovechar la coyuntura. No obstante, en España, hay competencia interna. Además de Siemens Gamesa, otros grandes proveedores como GE, Vestas (que cerró una planta en León en 2018) o Nordex (Acciona) tienen fábricas de material eólico en territorio nacional y esperan engrosar su lista de pedidos durante los próximos años gracias al plan de transición energética de España. Mantener el vigor de esta industria en España, destacada por su competitividad a nivel mundial, es el objetivo de la ministra Ribera con la potencial reforma de las subastas.

Ministerio de Industria Venta ERE Electricidad Teresa Ribera Industria Transporte
El redactor recomienda