Abanca y Haitong valoran en negativo el negocio de Novo Banco en España
  1. Empresas
PROYECTO TORO

Abanca y Haitong valoran en negativo el negocio de Novo Banco en España

El coste laboral es uno de los factores que llevan a los interesados en la filial del banco luso a hacer valoraciones en negativo. Se están buscando formas de mejorar el precio

Foto: Oficina de Novo Banco en Lisboa. (Reuters)
Oficina de Novo Banco en Lisboa. (Reuters)

Pagar por vender algo es algo impensable para la mayoría de las personas, pero algo casi del día a día en el sector financiero. La última operación que podría acabar con este resultado es el traspaso del negocio de Novo Banco en España, que podría salir a pagar a la entidad portuguesa. Este banco, heredero del antiguo Banco Espírito Santo, decidió salir de España hace meses, con un objetivo inicial de entre 100 y 200 millones de euros.

Sin embargo, el grupo controlado por el fondo Lone Star tiene sobre la mesa dos muestras de interés que arrojan un valor negativo a su sucursal española, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial. Las propuestas son del grupo gallego Abanca y del chino Haitong. Esta situación ha llevado a todos los protagonistas a buscar fórmulas para optimizar el precio, sacando de la operación algunos activos.

Aunque las negociaciones están muy abiertas, se espera que Novo Banco y su asesor, Deutsche Bank, tomen una decisión entre esta semana y principios de la próxima. El candidato mejor posicionado, según las mismas fuentes, es Haitong.

Foto: Oficina de Novo Banco en Lisboa. (Reuters)

Desde Novo Banco, señalan que todavía no se han recibido las ofertas finales —con el proceso de 'due diligence' todavía abierto— y que están estudiando las opciones más rentables. Dentro de ellas, remarcan que liquidar la sucursal española no es una alternativa. Responden así a un rumor que hay en el mercado de que la matriz de Novo Banco venderá su filial española si el precio es superior —o menos negativo— de lo que resultaría liquidar, asumiendo que salir de España va a tener un coste.

Las fuentes consultadas explican que lo más interesante de esta operación para los compradores es parte de la cartera de clientes de banca privada y empresas. A la contra, están una base de depósitos remunerados por encima de la media del mercado —un hándicap con los tipos en negativo—; la exposición a un negocio tocado por la pandemia como son las pymes; el acuerdo de venta de la gestora de fondos a Trea, y los costes laborales, ya que —por lo menos en el caso de Abanca— gran parte de la plantilla saldría con la venta.

Déficit de provisiones

Entre los bancos que han participado en el proceso de análisis de Novo Banco, varias fuentes coinciden en un déficit de provisiones. Una de las entidades explica que aplicando el modelo de morosidad esperada al segmento pymes, que concentra la mayor parte del crédito concedido por la filial del grupo portugués, el colchón de dotaciones sería mayor que los fondos propios de la entidad.

El resultado de meter todas estas variables en el Excel es una cifra en rojo que complica la operación. Por ello, se están contemplando distintas variables, como trocear el banco para minimizar el golpe. Andbank y Singular han estudiado pujar por la cartera de banca privada, aunque sin mucho entusiasmo, según fuentes conocedoras. Novo Banco también ha ofrecido paquetes de sucursales a algunas de las entidades que han participado en el proceso, opción que tampoco ha resultado suficientemente atractiva para recibir ofertas.

Oficina de Haitong en Shanghái. (Reuters)
Oficina de Haitong en Shanghái. (Reuters)

“El problema es que hay una parte que Novo Banco quiere vender dos veces”, explican desde una entidad, dado que dentro de los 2.000 millones que dice gestionar en banca privada, 600 millones están gestionados por la gestora que ha traspasado a Trea después de 13 meses de tensas negociaciones. A esto se suma la salida de varios banqueros, entre los que destaca un equipo de tres profesionales liderados por Garikoitz Olabera.

Esta operación es importante en Portugal tras la crisis política que se generó en verano por nuevas pérdidas que ha generado Novo Banco a los contribuyentes lusos. Así, la venta de Novo Banco España debería liberar recursos propios que la matriz podría dedicar al negocio en Portugal.

Haitong, el favorito

De los dos candidatos, el más interesado en la operación es Haitong. Este banco chino, liderado por antiguos banqueros de inversión de Novo Banco en Portugal, lleva años intentando entrar en España. Estuvieron a punto de hacerlo en 2017 con la compra de Tressis, pero se encontraron con la oposición de los reguladores. Por su parte, Abanca es el banco más activo en cuanto a adquisiciones en los últimos años en la península Ibérica. Esta operación no es determinante para el grupo liderado por Juan Carlos Escotet por su reducido volumen, pero podría cuadrar en función del precio.

Según la información distribuida por el banco a inversores, este contaba en España con 1.600 millones en créditos y 1.900 millones en depósitos, concedidos a 24.700 clientes a través de una red de 10 oficinas con 180 empleados. De estos clientes, 640 son de banca privada —con activos por más de un millón— y 5.900, de banca personal —entre 150.000 euros y 1.000.000—. El resto son principalmente pymes y empresas.

Pagar por vender algo es algo impensable para la mayoría de las personas, pero algo casi del día a día en el sector financiero. La última operación que podría acabar con este resultado es el traspaso del negocio de Novo Banco en España, que podría salir a pagar a la entidad portuguesa. Este banco, heredero del antiguo Banco Espírito Santo, decidió salir de España hace meses, con un objetivo inicial de entre 100 y 200 millones de euros.

Novo Banco Noticias de Abanca
El redactor recomienda